Jurídico 


Juicios rápidos: concepto y porqué se producen

Juicio rápido

Juicio rápido

Los juicios rápidos son aquellos procesos que se producen en la jurisdicción penal, como consecuencia de que el proceso penal se inicie con atestado policial y la Policía Judicial haya detenido a una persona y la haya puesto a disposición del Juzgado de Guardia o que, aún sin detenerla haya sido citada a comparecer ante el Juzgado de Guardia por ser el denunciado en el atestado, siempre y cuando el delito tenga como consecuencia una pena de privación de libertad no superior a 5 años, u otra pena de distinta naturaleza que no exceda de 10 años. Tal y como lo define el artículo 795 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, en su apartado 2, tipifica los requisitos cuyos procesos se desarrollen como juicio rápido. Estos son:

1.- Que se trate de delitos flagrantes, es decir, el que se estuviese cometiendo o se acabare de cometer cuando el delincuente sea sorprendido en el acto. Se entenderá sorprendido en el acto no sólo al delincuente que fuere detenido en el momento de estar cometiendo el delito, sino también al detenido o perseguido inmediatamente después de cometerlo, si la persecución durare o no se suspendiere mientras el delincuente no se ponga fuera del inmediato alcance de los que le persiguen. También se considerará delincuente in fraganti aquel a quien se sorprendiere inmediatamente después de cometido un delito con efectos, instrumentos o vestigios que permitan presumir su participación en él.

2.- También, que se trate de alguno de los siguientes delitos:

a) Delitos de lesiones, coacciones, amenazas o violencia física o psíquica habitual, cometidos contra las personas a que se refiere el artículo 173.2 del Código Penal.

b) Delitos de hurto.

c) Delitos de robo.

d) Delitos de hurto y robo de uso de vehículos.

e) Delitos contra la seguridad del tráfico.

f) Delitos de daños referidos en el artículo 263 del Código Penal.

g) Delitos contra la salud pública previstos en el artículo 368, inciso segundo, del Código Penal.

h) Delitos flagrantes relativos a la propiedad intelectual e industrial previstos en los artículos 270, 273, 274 y 275 del Código Penal.

3.- Que se trate de un delito cuya instrucción o investigación se presuma sencilla.

Por último, el juicio rápido no cabe bajo supuestos en los que se haya decretado el secreto de las actuaciones ni cuando estemos ante delitos conexos, es decir, realizados por dos o más personas, bien de forma simultánea o en lugares y tiempos diferentes pero existiendo un acuerdo previo de voluntades.

Vía| Legalitas

Más información|Ley de Enjuiciamiento Criminal

Imagen|Juicio rápido

RELACIONADOS