Cultura y Sociedad, Historia 


Jósef Rudolf Mengele o “Doctor Muerte”(II)

 

Entre los muchos experimentos que llevó a cabo el doctor Mengele, podríamos citar que sacaba los ojos a sus victimas y los ponía en la pared (como un muestrario de heterocromas), intentó cambiar el color del pelo por la vía química con dolorosas inyecciones subcutáneas, realizaba castraciones, practicaba con la médula espinal (dejando a los prisioneros paralíticos), sumergía a algunos en agua helada para ver las reacciones que tenían ante la hipotermia…etc.

Pero lo si había algo que para él suponía un misterio indescifrable de la genética, eran los gemelos, a los que ubicaba en un recinto especial y los trataba de “mejor manera” que al resto de los prisioneros.

Pero por supuesto, este “tratamiento diferencial” hacia los gemelos no era más que una cortina de humo: les practicaba cirugías brutales (algo que también hacia con los demás prisioneros, como las disecciones que hacia con judíos vivos, extirpaciones de hígado, riñones o incluso cerebro que practicaba sin anestesia alguna en sus victimas).

En una ocasión se sabe que quiso crear siameses de manera artificial. ¿La manera? Unió a dos hermanos por las venas, lo que trajo como único resultado que las manos de aquellos hermanos se infectaran gravemente.

Mengele se sentía muy orgulloso de sus experimentos, pero en 1944 quería un cambio, pretendía ascender en el escalafón de las Waffen SS haciéndose evaluar por un inspector.

El coronel de la SS emitió un informe en el que destacaba la personalidad, profesionalidad y el celo del deber de Mengele, dándole méritos para un ascenso y nuevo puesto.

Finalmente, sabiendo que Alemania perdería la guerra, el 17 de Enero de 1945 Mengele huyó de forma encubierta del campo, antes de la liberación por el Ejército Rojo.

Se fue al campo de concentración de Gross-Rosen, pero éste, también fue cerrado en agosto de 1944 y en abril de 1945 huyó camuflado hacia el oeste como un miembro de la infantería regular alemana con identidad falsa, donde fue capturado.

Lo hicieron prisionero de guerra cerca de Nüremberg, pero lo liberaron los aliados porque no sabían quién era.

Josef Rudolf Mengele fue nombrado genocida durante los juicios de Nüremberg, pero él huyó a Sudamérica donde se habían escondido numerosos criminales nazis perseguidos, creyendo que la cacería no le alcanzaría a él.

En los años 50, llegó a utilizar su autentico nombre de nuevo, yendo incluso a Suiza a visitar a su hijo Rolf en 1956, sin que nadie sospechara de él ni de su terrorífico pasado.

Su familia le apoyaba económicamente, por lo que prosperó y monto una tienda de juguetes.

Pero alguien delató a las diligencias judías de que Mengele estaba vivo y residía en Argentina, solicitando entonces el gobierno de Bonn la extradición, pero se la denegaron alegando que Mengele no vivía allí.

Y así fue como huyendo, renunciando a los lujos y adoptando identidades falsas, consiguió vivir impunemente durante 35 años sin que nadie pudiera apresarlo y hacerle pagar todos los delitos cometidos.

Incluso hay testimonios de que sus experimentos no acabaron en Auschwitz, sino que siguió llevándolos a cabo en Brasil (su último destino) siguiendo con aquella fantasía de la raza aria.

Mengele falleció en 1979, cuando viviendo en brasil, se bañó en una playa poco profunda y se ahogó.

No se sabe si fue un calambre, un paro cardiaco o como algunos decían, que se golpeó con un madero, pero lo más inquietante es que Mengele no sabía nadar.

Seis años después de su muerte, sus restos fueron exhumados e identificados en medio de la presión mediática por parte de Israel, EE.UU y otros grupos antinazis.

La identificación de los restos de Mengele, aunque no fueron concluyentes al cien por cien, resultaron satisfactorios para quienes lo estaban buscando. Coincidía la edad, estatura y el defecto dental (tenia un gran espacio interdental que lo caracterizaba).

Al igual que otros tantos asesinos nazis, Josef Rudolf Mengele, falleció en la impunidad.

Vía| DestylouEl País

En QAH| Irena Sandler, heroína del siglo XXJósef Rudolf Mengele o “Doctor Muerte”(I)

Imagen| Destylou

RELACIONADOS