Patrimonio 


José Benlliure y su Visión del Coliseo

José Benlliure, Autorretrato. Museo de Bellas Artes de Valencia.

José Benlliure, Autorretrato. Museo de Bellas Artes de Valencia.

El arte del siglo XIX es un arte lleno de sorpresas, además de ser un completo desconocido para la mayor parte del público actual. A finales de esa centuria, cuando parece que lo gótico y lo romántico han desaparecido, encontramos pinturas como la Visión del Coliseo del pintor valenciano José Benlliure (1855-1837), de la que hablaremos hoy.

Benlliure pertenecía a una familia de artistas, siendo su hermano el escultor Mariano Benlliure (1862-1947), responsable de muchas de las obras que forman parte de monumentos de diversas ciudades españolas (por ejemplo, suyo es el retrato ecuestre de Alfonso XII que encontramos en el Parque del Retiro). José empezó su formación como pintor a muy corta edad y fue enviado a estudiar a Roma con 24 años, visitando además otras muchas ciudades europeas. Muy pronto consiguió reconocimiento internacional.

En 1887 presenta la obra que nos ocupa, la Visión del Coliseo, a la Exposición Nacional de Bellas Artes, muestra que se celebraba en Madrid generalmente cada dos años y a la que los artistas podían enviar sus obras de pintura, escultura y artes decorativas o sus proyectos de arquitectura. El jurado decidió concederle la medalla de primera clase, el máximo galardón, que Benlliure compartió (pues una misma medalla se entregaba a varios participantes), entre otros artistas, con el pintor Ulpiano Checa, que presentó una obra de tema romano titulada La invasión de los bárbaros. Benlliure llevó su obra a otras exposiciones, esta vez internacionales, donde obtuvo también numerosos premios.

La Visión del Coliseo es una obra de grandes dimensiones que se encuentra actualmente en la sala de entrada del Museo de Bellas Artes de Valencia. En ella se nos narra la aparición nocturna de san Almaquio o Telémaco, un monje ermitaño que vivió en el siglo IV d.C. y que, cierto día, llegó a Roma y se presentó en el Coliseo con la intención de abolir las luchas de gladiadores.

0d09b427d60481db54e3843d019edd5do

José Benlliure, La Visión del Coliseo, 1887. Museo de Bellas Artes de Valencia.

Según ciertas fuentes, fueron los propios gladiadores quienes lo asesinaron por orden del prefecto de la ciudad; según otras, al tratar de interrumpir los juegos, los espectadores lo mataron a pedradas. Parece que habría sido a raíz de este acontecimiento cuando el emperador decidió suprimir este espectáculo. Sea como fuere, la leyenda cuenta que desde ese día, san Almaquio se aparecía la Noche de Difuntos y recorría las ruinas del Coliseo acompañado de otros mártires y justos y entonando el “Miserere mei, Deus”.

A pesar de haber recibido la medalla de primera clase en la Exposición Nacional de Bellas Artes en 1887, la pintura no levantó las mismas pasiones entre los críticos. Por ejemplo, en el periódico El Imparcial se leía esta crítica, publicada de manera anónima:

Graves faltas tiene el enorme lienzo del señor Benlliure, La visión del Coloseo. La principal es que la visión creada por el pincel del artista produce el efecto de una ráfaga de condenados más bien que el de una procesión de santos (…) Esta es la gran falta de concepto que tiene el cuadro. De ejecución se observan algunas (…) Pero, en medio de estas faltas, asombra La visión del Coloseo por la grandeza de la concepción, lo perfecto del dibujo, su relieve y vigor extraordinarios

 

Vía| Catálogo de la Exposición Internacional de Múnich de 1888; PANTORBA, Bernardino de: Historia y crítica de las exposiciones nacionales de Bellas Artes celebradas en España. Madrid: Ediciones Alcor. 1948.

Imagen| Autorretrato; Visión del Coliseo

En QAH| La pervivencia del Romanticismo en los siglos XIX y XX

 

RELACIONADOS