Historia 


Jorge Juan, el espía ilustrado

A lo largo de la Historia aparecen hombres cuya vida podría llenar decenas de biografías. Algunos lo hacen a la luz de la fama, otros son olvidados por la posteridad. Este es un pequeño homenaje a uno de ellos. Jorge Juan y Santacilia, también conocido en toda Europa como el sabio español. Marino, científico, diplomático y espía. Personalidad de múltiples facetas y saberes, Jorge Juan fue un referente científico en la Europa de la Ilustración.

Jorge Juan y Satancilia

Jorge Juan y Satancilia

Comienzos

Jorge Juan nace en 1713, en Novelda, Alicante. Miembro de la pequeña nobleza local, queda huérfano de padre de niño y es enviado con 12 años por su tío a Malta, para formar parte de la orden de San Juan. Esta antigua orden religiosa y militar se dedicaba por aquellos años a combatir contra las flotas Turcas y corsarios berberiscos en el Mediterráneo.  Es aquí donde probablemente comienza su vocación marinera.

A los 16 años regresa a España e ingresa en la academia de guardiamarinas de Cádiz. Ésta había sido creada tan solo unos años antes por Felipe V, y con ella se pretendía dar una formación mixta científico-práctica a los futuros oficiales de la Marina de Guerra. Fue una incipiente isla ilustrada en aquella España que desconfiaba de lo extranjero y del progreso. Jorge Juan fue el perfecto modelo de lo que se pretendía crear en dicha academia, de la que más adelante acabaría siendo Director.

Expedición de La Condamine

Con tan solo 22 años, es elegido junto con Antonio de Ulloa para participar en la famosa expedición de “La Condamine”. Una expedición geodésica Hispano-francesa a la por entonces América española para medir el arco de un meridiano en el Ecuador y resolver con ello una larga controversia científica. Desde el siglo XVI se sabía que la tierra era esférica, pero se discutía si estaba achatada por los polos como una sandía (teoría acertada y defendida por Newton) o se extendía por ellos como si fuera un melón. No era un tema trivial, ya que para hacer la cartografía fiable era imprescindible conocer las proporciones exactas del planeta.

Observaciones astronómicas y físicas hechas de orden de S. Mag. en los reinos del Perú

Observaciones astronómicas

 

Jorge Juan formó parte del equipo de cálculo, tomando un papel destacado en la esta aventura científica multidisciplinar que duró 9 años y en la que también se descubrió la quinina, el caucho, el platino.

Pero su labor en la misión no fue solamente científica…

Como oficial naval además Jorge Juan trabajó en mejorar las defensas de Lima y Guayaquil.

Por otra parte, Jorge Juan debía de realizar una labor de contraespionaje. Las defensas de América eran un secreto celosamente guardado, ya que ésta era objeto de deseo del resto de potencias Europeas…y la expedición hispano-francesa iba a recorrer la mitad del continente. Jorge Juan se encargó de que los franceses no obtuvieran  información comprometida sobre los puertos, fortalezas y ciudades del Nuevo Mundo.

Otro de sus encargos fue el de trabajar como agente de inteligencia. Los informes que llegaban de América a la corona española eran insuficientes y con frecuencia sesgados por intereses particulares. Tomó registro de las carencias que encontró en la américa española, resultando estos de gran utilidad. Las críticas de Jorge Juan hacia la tiranía que sufrían los indios por parte de los gobernantes fueron rotundas.

En 1746 Jorge Juan vuelve a Europa y siendo reconocido por sus trabajos en la expedición, es nombrado miembro de las academias de Ciencias de Londres, Berlín y socio de la de París. Sin embargo, sus trabajos no despertaron ningún interés en España.

A pesar de la indiferencia que recibió en nuestro país, cuando más desesperado estaba, obtuvo el patronazgo de uno de los ministros más brillantes del reino, el Marqués de la Ensenada. Gracias a él, Jorge Juan y Antonio de Ulloa pudieron escribir el libro “Observaciones astronómicas y físicas hechas en los Reinos del Perú”, con todos los resultados de la expedición geodésica, de la que se infería la figura y magnitud de la Tierra. A pesar diversos problemas con la Inquisición, que en primera instancia paró su edición, finalmente pudo ser publicado. Esta obra sentó las bases del prestigio de Jorge Juan, extendió su fama de sabio a nivel internacional y colocó a España en el marco de la ciencia ilustrada.

La paz armada y la gran misión de espionaje del siglo

Jorge Juan se convirtió en una pieza clave para la política de rearme del Marqués de la Ensenada, que pretendía aprovechar la paz obtenida por los pactos de familia entre Francia y España para modernizar y reorganizar la armada española. Ambos, conocían los problemas de maniobrabilidad de los barcos españoles y el alto coste de material en su fabricación. Eran pesados y lentos. Ideales para el transporte de mercancía pero inadecuados para la guerra. Por el contrario, el sistema inglés era mejor, permitiendo fabricar buques más rápidos y ligeros.

Así que 1749 Jorge Juan desembarca en Inglaterra para espiar la construcción naval británica. Pero no solo debía espiar y aprender sobre construcción naval. Durante más de un año envío valiosísima información a España sobre la construcción naval, el lacre, contrabando inglés en América, planes ingleses para invadir América, organización de hospitales de inválidos, aranceles, las novedosas máquinas de vapor… y trajo numerosos libros e instrumentos para ilustrar a nuestras clases dirigentes de marina. Jorge Juan además gestó una masiva fuga de cerebros,  contratando a 4 destacados constructores navales y más de 50 técnicos para llevarlos a España a enseñar a los marinos españoles la fabricación de barcos inglesa. Existían dos Jorge Juan en Inglaterra, el miembro de la royal society y el espía… Finalmente la trama fue descubierta y Jorge Juan tuvo que huir de Inglaterra disfrazado de marinero y embarcarse rumbo a Francia.

construcción naval

Astillero naval de la época

A su vuelta a España, comenzó la gran reforma de la Armada española, y Jorge Juan fue colocado a la cabeza de la construcción de buques y arsenales. Se diseñaron los diques de reparación más avanzados del mediterráneo y se aplicaron principios científicos al diseño de barcos, dando lugar al sistema Jorge Juan.  Por primera vez España contaba con un sistema de construcción uniforme, que permitía que el mismo barco fuera fabricado en el Ferrol o en Cádiz.

Fue nombrado capitán de la real compañía de guardiamarinas de Cádiz y su academia donde una vez más impulsó con ahínco la formación científica.

Ocaso

Pero desde Inglaterra se vieron estos avances con preocupación, así que intrigaron en la corte española a través de su embajador en Madrid para que Ensenada fuera depuesto de todos sus cargos y desterrado en 1754. El ritmo de construcción de navíos de guerra se redujo considerablemente y el sistema Jorge Juan fue abandonado. Se desaprovechó una gran oportunidad y hay quién dice incluso que el desastre de Trafalgar 50 años más tarde podría haber tenido un final muy diferente de haber culminado Ensenada y Jorge Juan su rearme.

Jorge Juan nunca volvería a tener tanto peso en España como con el marqués de la Ensenada. Sin embargo, continuó al frente de la real compañía de guardiamarinas y la academia. Fundó el observatorio astronómico de Cádiz (uno de los más avanzados de Europa) y la asamblea amistosa literaria (tras su fracaso al intentar constituir en España una academia de Ciencias como las europeas).

Su obra cumbre fue el “examen marítimo teórico práctico”, que es considerado el mejor tratado de mecánica de fluidos del siglo XVIII y que lo consagraría como uno de los mayores científicos del siglo.

Con la llegada al trono de Carlos III, el rey ilustrado, Jorge Juan se convirtió en consultor y hombre para todo de la corona. Recorrió España en diversas misiones y fue enviado a Marruecos en una crítica misión diplomática que una vez más resolvió de forma excelente.

Pero sus continuos y ajetreados viajes, junto con un accidente en un astillero en el que estuvo a punto de perder la vida, acabaron pasándole factura.

En 1773, a los 60 años, aquejado de lo que parecía ser epilepsia, fallecía Jorge Juan, el sabio español que fue marino, científico, diplomático y espía. Que dedicó su vida a su país, promoviendo la modernización a través de la aplicación de avances científicos y la mejora de la educación. Tras su prematura muerte, su obra quedaba incompleta, pero dejaba una huella indeleble en el siglo de las luces español.

Si algún día queréis visitarlo, sus restos descansan en Cádiz, en el panteón de marinos ilustres junto con los de su amigo el marqués de la Ensenada.

* Vía|Jorge Juan: espía y marino, Jorge Juan: el sabio español, El ilustrado Jorge Juan: espía y diplomático, Jorge Juan y Santicilia: Ciencia y enseñanza en la España del siglo XVIII, Muerte, funerales y sepultura del científico Jorge Juan a través de la correspondencia de su secretario Miguel Sanz
* Imagen|Jorge Juan y Santacilia, Observaciones astronómicas, Astillero naval de la época

RELACIONADOS