Patrimonio 


El Jardín Andalusí versus el Jardín Barroco Francés

intro_02

Patio toledano en época Taifa

Con tres siglos de diferencia entre la aparición del primero y el segundo, este artículo analiza las relaciones y particularidades de estos dos grandes tesoros del Patrimonio Europeo: el Jardín Andalusí y el Jardín Barroco Francés. A día de hoy siguen siendo dos enormes referentes del mundo del landscapingdado que son prácticamente los cánones más emblemáticos del diseño de jardines. Pero ¿cuándo comienzan a tomar carácter y autodenominación propia? Veamos ambos procesos de forma paralela.

El espíritu landscaping andalusí vino con los ocho siglos de conquista árabe en la península ibérica, anteriormente heredado por ellos de la civilización persa. Previa a la llegada de los árabes, la entonces Hispania se inspiró también en los jardines y patios romanos. Los franceses, por su parte, sumaron ya en el siglo XVII las perspectivas renacentistas con los jardines de las villas clásicas y terminaron convirtiéndose en espacios barrocos al aire libre. Aunque sus orígenes apenas se crucen, la idea base de sus diseños es la misma: la geometría. Los dos jardines cuentan con ejes y figuras geométricas para delinear sus espacios y domar a la Naturaleza. El jardín andalusí traza dos ejes perpendiculares que dan resultado a cuatro espacios doblemente simétricos, mientras que el jardín barroco proyecta sobre un gran eje (o dos en paralelo) una perspectiva infinita que une las primeras y cuidadas zonas ajardinadas hasta fundirse con el salvaje e incontrolable bosque.

Planta general de los jardines de la Alhambra (Granada)

LEP16354

Esquema y trazado de los jardines de Versailles (Francia, 1660)

Sin embargo, una gran diferencia separa a ambos preciosos espacios y ésta es sus límites. El jardín hispano-islámico, como los patios romanos o los jardines árabes y persas, está encerrado en un alto muro perimetral para incrementar la sensación de paraíso cazado dentro del espacio. Por su parte, los jardines franceses determinan sus cotas según el crecimiento de la naturaleza salvaje camuflándose entre los bosques. En escala humana y visual, los franceses buscaban la perspectiva y la longitud mientras que los de Al-Ándalus se empeñaban en desarrollar un trozo paradisíaco en todos los sentidos geométricos.

 

Los protagonistas de ambos paisajes son elementos como el agua, las plantas, el olor, los colores, la arquitectura y la luz. Como los andalusís, los franceses construían largos canales de agua a lo largo de sus trazas, especialmente acompañando su gran eje. Los andalusíes tomaron el agua de sus ancestros y la combinaron con la flora exótica y rica de sus tierras, dando lugar a mágicas sensaciones y olores. Contrariamente, los franceses forzaron de forma artificial estos elementos, pues sus dueños eran siempre reyes y nobles ambiciosos e impacientes que admiraban la grandiosidad de los jardines de Al-Ándalus como la Alhambra. El uso de la luz, sin embaro, está en ambos espacios relacionada con la arquitectura, puesta en escena en forma de pabellones, invernaderos e incluso columnatas, todo ello inspirado en la cultura clásica de los espacios exteriores. Los helenos solían mostrar a sus dioses en torno a sus villas sin apenas vegetación, por lo que es importante este paso dado por ambos tipos de jardines de inmiscuir las piezas construidas dentro del ambiente natural.

2012_12_01_Vaux

Jardines de Vaux de Viconte (Francia) diseñados por Le Nôtre (1656-1661)

generalife_01

Eje central del patio de la acequia (La Alhambra, Granada)

De esta forma, observamos la importancia de distinguir dos tipos de jardines con sus características propias pero sin olvidar que sus interpretaciones se han basado en los mismos ejemplos del pasado. Al fin y al cabo, el diseño no es más que la constante mejora de una buena idea, y no es por ello menos destacable el hecho de que el jardín barroco francés, como ya el jardín persa lo fuera, se unió en 1979 a la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO. El jardín andalusí aún no ha sido considerado como tal, pero tras este breve y conciso análisis se ha querido mostrar las capacidades de éste de convertirse en el nuevo y protegido tesoro de la península ibérica que tantas ricas culturas ha albergado y tales riquezas propias ha cosechado de ellas.

 

Vía|  Tesis “Los Jardines Hispano Islámicos”, Artículo “El Jardín Francés en el siglo XVII”

Más información| Artículo “Orígenes y tipología del Jardín Islámico”, Tesis “El Jardín Barroco o la Terza Natura”, Artículo “The characteristics of the Islamic Garden”, Artículo “El Jardín Andalusí”, Tesis “El Jardín Barroco español y su expansión a Nueva España”, Artículo “Sobre el Jardín Andalusí”

Imagen| Artículo “El Jardín Francés en el siglo XVII” , Artículo “El Jardín Andalusí”Artículo “Palacio del Generalife” , Artículo “Claves esenciales del Jardín Francés”Patronato de Granada: recursos de investigación de la Alhambra

En QAH| El Jardín Persa: el Patrimonio de los jardines islámicosArte en los jardinesEl papel del patio en la vivienda: desde los egipcios hasta los romanosLa arquitectura del paisaje (I)

RELACIONADOS