Cultura y Sociedad, QAH Viajeros 


Isla de Pascua y las cabezas de piedra

Los moáis eran el centro de toda actividad humana en la isla.

A 3.600 kilómetros de la costa chilena está la Isla de Pascua, una isla pequeña de sólo aproximadamente 16 km de larga y 11 de ancha, pero nada más que un apacible paraíso en el medio de la nada en el Océano Pacífico.  Rapa Nui -así llamada en la lengua nativa- será más conocida por las misteriosas cabezas de piedra que tiene, pero poca gente sabe la historia verdadera de éstas y de la isla.

Según tradición oral, los rapanui llegaron a la isla en el siglo IV en sus balsas desde Polinesia y rápidamente empezaron a cultivar la tierra y a desarrollar una cultura sofisticada con agrupación de clases (sacerdotes, guerreros, escultores, pescadores, campesinos, etc.) que interactuaban y que poseía centros políticos, religiosos y ceremoniales. Todo se centraba en el culto de los moáis: estas estatuas eran los espíritus de los ancestros muertos que velaban por la buena vida de los rapanui. Hoy hay más de 900 moáis en la isla. Los hay desde un par de metros de altura hasta los que alcanzan los 20 metros y pesan hasta 80 toneladas. Los esculpieron de la roca volcánica y en una escala casi industrial.

La civilización rapanui alcanzó su máximo desarrollo entre los siglos XIII y XVI y contaba con 6.000 y 10.000 personas. Luego sufrió una crisis social que se ha atribuido a la sobrepoblación y devastación del ecosistema; talaban árboles para la agricultura, leña, balsas y la construcción de moáis. Esta última requería muchísimos recursos. Y enfrentándose a problemas de recursos que iban mermando, se volvieron hacia los moáis y construyeron más, y más grandes moáis para agradar a los espíritus y recibir la gracia de los dioses.

La tala de los bosques terminó la civilización. Según los rapanui llegaron hasta cortar el último árbol en la isla. Sin madera no podían cultivar la tierra ni construir balsas para pescar en alta mar, y sólo les quedaban los recursos marítimos costeros y los huevos de aves marinas que anidaban en la isla, lo cual no alcanzaría.

La  falta de alimentos llevó al colapso de la compleja sociedad, que empezó a simplificarse y dividirse en clanes que competían por los recursos restantes. En frustración tumbaron los moáis, que ya no les servían, y hubo guerra y canibalismo. La población cayó hasta la nueva capacidad de carga y había sobre 2.000 personas cuando los holandeses llegaron a la isla en 1722.

http://youtu.be/_au21lmkP2E

La cultura rapanui se recuperó al inventarse una competición en que el clan con el hombre físicamente más fuerte y más valiente reinaría toda la isla por un año, pero la Isla de Pascua queda como un ejemplo clásico de qué pasa en un ecosistema finito con recursos limitados si un especie lo sobrepobla y consume todo sin dejar para las futuras generaciones. Problemas que estamos teniendo en el mundo ahora.

¿Qué pensó el rapanui que cortó el último árbol? ¿Crees que la Isla de Pascua es un ejemplo de qué pasará en el mundo? ¿Nosotros también tenemos “moáis”?

 

Vía| El misterio de los gigantes de la Isla de Pascua

Más información| Crisis Planetaria 

Imagen| Moáis 

En QAH| ¿Existe la sobrepoblación?

En QAH| ¿Qué es el Desarrollo Sostenible?¿Qué es la Estrategia 2020?

Vídeo| Youtube: El misterio de los gigantes de la Isla de Pascua

RELACIONADOS