Economía y Empresa 


Isaac Newton y el Patrón Oro

Isaac Newton nace en la Inglaterra del XVII y, a lo largo de su vida, muchos fueron los logros que consiguió en varios campos de la ciencia. Destacan sus contribuciones en el campo de las matemáticas o la física, siendo quizá la más importante la Ley de Gravitación universal, recogida en sus Principia. Dicha Ley, clave para conocer las fuerzas gravitatorias que rigen las relaciones entre cuerpos con masa, nos ayudó a comprender los movimientos producidos entre los distintos cuerpos de nuestro Sistema Solar, siendo, en suma, una de las contribuciones más importantes en la historia de la ciencia.

Newton se adentró en varios campos de la ciencia, lo que hace que algunas de sus contribuciones queden relegadas a un segundo plano. Una de estas contribuciones en cierto modo olvidadas o menos comentadas es la de su aportación a la Teoría Monetaria, pues el científico inglés profundizó en la misma con su ensayo sobre el Patrón Oro.

Isaac Newton y el Patrón Oro

Con el Patrón Oro se fija el valor de una moneda en oro, garantizando así la convertibilidad de la moneda en el metal determinado por parte de los Bancos Centrales. La moneda, en definitiva, estaba respaldada, lo que provocaba que el poseedor de la misma tuviese la certeza de su valor real, a diferencia de la actual moneda fiduciaria, que fluctúa continuamente. Además, el Patrón Oro provocaba efectos estabilizadores en las economías que utilizaban dicho sistema monetario.

A saber, si una economía tenía un déficit en su balanza comercial, es decir, que importaba más de lo que exportaba, dicho país estaría experimentando flujos de salida de oro. Al ser mayores las importaciones y, con ello, reducirse la oferta monetaria, los precios dentro de un mercado determinado, caen. Cuando ocurre esto, las exportaciones se reactivan, compensando los flujos de salida de oro e invitando a que regresen fruto de dichas exportaciones. Este efecto estabilizador del Patrón Oro suponía equilibrios económicos prolongados de los que se beneficiaba la población.

Isaac Newton fue director de la Real Casa de la Moneda de Inglaterra y fue entonces cuando asignó un nuevo diferencial entre el oro y la plata. Esta tasa haría que la segunda se devaluara hasta quedar fuera de circulación, provocando la asunción del Patrón Oro. Este sistema ha sido utilizado a lo largo de varios periodos históricos, siendo el más conocido el posterior a los Acuerdos de Breton Woods de 1944 y que estuvo vigente hasta 1971, cuando el presidente de los EEUU, Richard Nixon, decidió suspender la convertibilidad del dólar en oro.

En definitiva, Newton aportó a la teoría monetaria, o al menos adoptó, uno de los principios económicos que mayor estabilidad han dado a la economía. Los motivos principales por los que se abandonó el Patrón Oro están relacionados con la intención de los gobiernos de imprimir moneda sin ningún respaldo para financiar gastos públicos desmesurados, lo que provoca inflación, pérdida del valor de los ahorros e inestabilidad económica. Esto ocurrió, a lo largo del siglo XX, en numerosas ocasiones, para financiar gastos derivados de contiendas bélicas.

No cabe más que aplaudir a uno de los científicos más importantes de la historia de la humanidad, tanto por la importancia de sus hallazgos, como por la vigencia de los mismos a lo largo de los siglos.

Vía| Enqueinvertir

Más información| OroyFinanzas

Imagen| El País

En QAH| La burbuja en la que Isaac Newton perdió sus ahorros

RELACIONADOS