Historia 


Irlandeses en América (I): el Ejército español del XVIII como puente

Iniciamos hoy una pequeña serie donde empezaremos a analizar los diferentes mecanismos que permiten la llegada de los irlandeses como sector social al territorio americano, centrándonos de momento en América Latina.

La llegada irlandesa a América Latina no se entendería sin el puente que supone la Monarquía Hispánica de la Edad Moderna, no sólo en la medida en que era la metrópoli de prácticamente toda Suramérica, Centroamérica y parte del Caribe, sino también en la medida en que sirvió de punto de refugio a los centenares de irlandeses que desde el siglo XVI huyeron de la Isla Esmeralda buscando una salida a la situación de persecución que tenían bajo el dominio inglés, acentuado por la persecución anglicana de la reina Isabel I de Inglaterra contra los católicos.

rathmu1

Mapa que muestra el itinerario seguido por los condes irlandeses fugados

Contextualizando, podemos establecer las primeras llegadas de irlandeses a España en el siglo XVI, dando testimonio de este hecho la fundación en toda la Península de varios “Colegios de Irlandeses” en varias ciudades, sirviendo así de refugios para los sacerdotes huidos de la persecución inglesa, y a los que se le sumaban una amplia cifra de personas de diversas índoles, entre los que destacan un numero influyente de nobleza irlandesa, cuyo viaje de huída desde Irlanda se conoce cómo la “huída de los condes” (Flight of the Earls). Este hecho, que tiene lugar a principios del siglo XVII, marca el punto máximo de ese proceso de migración irlandesa que busca acogida en la Monarquía Hispánica, basándose en los lazos que unen ambas regiones desde tiempos antiguos. La Batalla de Kinsale de 1601, el exilio jacobita de 1688 o el Tratado de Ryswick de 1697, confirman esta política de apoyo y auxilio entre ambos pueblos, dando paso entre tanto a una serie de impulsos migratorios que en mayor o menor medida, permitirá la aparición de un sector irlandés en la vida sociopolítica y militar de la historia de España.

En este sentido se ve la llegada a España de irlandeses y, por lo tanto la situación de puente hacia la América española, no olvidando que en otras regiones del continente americano el flujo migratorio procedería de otros mecanismos de distinta procedencia, siendo esto otro asunto a tratar en otro momento.

Debemos ver diversos factores en los que la mencionada inmigración irlandesa se integra para escribir parte de la historia de España y de América Latina, tanto en la Edad Moderna cómo en la Contemporánea. Los principales factores grosso modo, podrían ser ejército, política y religión, siendo los factores con una mayor incisión de irlandeses en lo que al asunto migratorio concierne, incluso estando a menudo interconectados en uno o varios personajes. El ejército es el mecanismo que presentamos aquí.

 

Avanzada la Edad Moderna, y metidos en el siglo XVIII, es vital conocer la presencia irlandesa en el Ejército español, en la medida en que sería la principal vía de acceso a América de estos inmigrantes.

El fin de la Guerra de Sucesión española y el asentamiento de la nueva dinastía borbónica en España traerán un conjunto de reformas a nivel social, político-administrativo y militar. El ejército, en esa política reformista, sufre una modernización logística y organizativa adoptando la organización francesa de regimientos, siendo el punto y final formal de la clásica unidad estándar española, el Tercio.

El sistema regimental formaliza la presencia de unidades regulares irlandesas en el Ejército, con ejemplos como el Regimiento de Ultonia, compuesto por irlandeses al servicio de España. Su legado, no sólo queda confirmado en su presencia, sino en sus símbolos: el arpa, la música, etc.

De los regimientos establecidos en las reformas militares de finales del XVII y del siglo XVIII en la, destacarán tres: el regimiento Irlanda (1698), el de Hibernia, y el de Ultonia, ambos creados en 1709.

Soldado del Regimiento de Ultonia a finales del XVIII, con sus banderas

Soldado del Regimiento de Ultonia a finales del XVIII, con sus banderas

La aparición de los mismos atiende al contexto arriba explicado sobre las salidas de la Isla Esmeralda por culpa de los conflictos y presiones inglesas. Por lo tanto, la formalización de dichas unidades dentro de un ejército profesional modernizado en el siglo XVIII, tiene tras de sí alrededor de 100 años de antecedentes en forma de unidades mercenarias dentro de los Tercios de infantería españoles en la Guerra de los Cien años. No hay que olvidar que el contexto de la creación de dichas unidades cae dentro de las mencionadas Fugas de los gansos salvajes y el resto de oleadas migratorias desde Irlanda a España y otros territorios europeos.

Cómo unidades militares del Ejército español tuvieron amplios historiales de batalla, y suponen uno de los puntos de entrada de irlandeses en América Latina, así cómo en otros puntos del Continente. Por ejemplo, el Regimiento de Ultonia, en el marco de la guerra de los Siete Años llega a la América colonial, quedándose en dichos territorios algunos de sus componentes.

Estas unidades extienden sus servicios hasta principios del siglo XIX, y tendrán también una influencia muy fuerte en el momento en que se desencadenan las independencias latinoamericanas, no sólo por los diversos personajes que ya se habían quedado en el territorio americano y que habían hecho allí vida, sino por los nuevos irlandeses que llegarán, también en el marco de las unidades pertenecientes al Ejército Británico, y por supuesto, de un alto número de mercenarios que probarán fortuna en los ejércitos independentistas, obteniendo luego un papel fundamental en el desarrollo de las sociedades y políticas en América Latina.

Por lo tanto, el estudio de la presencia irlandesa en los ejércitos movidos por las diferentes causas ya mencionadas, nos permite ver su expansión por el continente americano (y otras partes del mundo), en la medida en que se desplaza un alto número de gaélicos junto con dichas unidades, no sólo nobleza sino también gente llana, que se asentarían en los nuevos territorios tras licenciarse u obtener favores, y que a partir del siglo XIX, declinarían sus balanzas para apoyar causas diversas, bien a favor de la metrópoli española, o bien a favor de las nuevas apuestas americanas, abriendo un amplio abanico de posibilidades y personajes con una importancia enorme dentro de la historia de América, a los cuales trataremos en el próximo artículo de esta serie.

 

Vía| FLORISTÁN, A. (coord.). Historia de España en la Edad Moderna. Barcelona, Ariel, 2004

GARCÍA HERNÁN, E. (et. Al). Irlanda y la Monarquía hispánica. Kinsale 1601-2001: guerra, política, exilio y religión. Madrid, CSIC, 2002

GARCÍA HERNÁN, E. y RECIO MORALES, O., Extranjeros en el ejército: militares irlandeses en la sociedad española, 1580-1818, Madrid, Ministerio de Defensa, 2007

Imágen| Soldado y enseñas del Regimiento de Ultonia, flight of the Earls.

RELACIONADOS