Coaching Profesional 


Ir de la mano

ir de la manoCada día, en el mundo, ocurren multitud de cambios. En todos los ámbitos. Desde pequeños en lo más personal y las relaciones sociales de las personas, pasando por los cambios en la tecnología que cambian la forma de realizar muchas tareas o actividades que toda la vida hasta hoy se hacían de otro modo, hasta los cambios en los sistemas políticos de los países. Hemos pasado de lo local a lo global, o de que hoy sea un día normal y mañana cambie la historia de un país entero porque se proclama un nuevo rey. ¿Somos conscientes de cómo cambia el mundo que nos rodea y de qué forma nos afecta?

El mundo evoluciona y las personas, con él, también. Sabemos que quien no lo hace, se queda rezagado, atrás, no nos referimos a quien no tiene un súper smartphone no, sino a quien no es capaz de reaccionar a los cambios que le afectan en su vida diaria para adaptarse a la situación, al contexto. La necesidad de cambiar radica en la necesidad de adaptarse. De ser consciente de que los cambios, son ley de vida y que debemos cogerlos de la mano, para que nos lleven a buen puerto o que no nos desvíen demasiado o, mejor aún, llevarlos nosotros a ellos porque nos hemos adelantado a su efecto estando preparados con anterioridad.

¿Qué sentimos cuando vamos cogidos de la mano? Seguridad. Confianza. Entre otras cosas, ¿verdad?

Pues se trata de hacer lo mismo con el mundo. Ir de la mano del mundo significa simplemente ser coherente con la realidad en la que hemos encajado por casualidad al nacer en esta época. ¿Nuestro objetivo? Conseguir la felicidad dentro de él.

Quizás esto muchos lo rechacen porque se niegan a “pertenecer” al llamado “sistema” que nos ha sido impuesto, pero no para nada hablamos de eso, hablamos de la consciencia, de la coherencia, de la forma de ver y adaptarse a los cambios que inevitablemente sufrimos tanto nosotros como lo que nos rodea a lo largo de los años.

Un ejemplo sencillo: Tengo un amigo que quiere enseñar historia, porque la ama, y ve casi imposible poder sacarse la carrera a estas alturas -sobre todo por el coste-, pero piensa que incluso terminándola, no podrá llegar a dar clases en la universidad o el instituto como es su sueño desde pequeño. Quizá lo que sí pueda hacer es “inventar” otra forma de contar historia, vía Internet, e-learning, a través de cursos específicos, o incluso buscar gente interesada realmente en conocer historia… No sé, seguro que existen muchas más maneras. La cuestión es encontrarlas en este mundo, y para ello, hay que ir de su mano. 

Es fundamental ir de la mano de los cambios y del mundo para conseguir adaptarnos, y poder cohesionarlo simplemente con la mejor forma de alcanzar la felicidad.

PD: Se puede ir de la mano del mundo viviendo en un retiro espiritual, o con un huerto sostenible en una pequeña parcela. Hay muchas formas de “ir de la mano al mundo”. ¿Hemos encontrado ya la nuestra?

Más info | El Mercado de la Incertidumbre

Foto | Adrián Luque

RELACIONADOS