Economía y Empresa, Finanzas 


Inversión en Startups: ventajas de las etapas inicales

Invertir hoy en día en empresas como Facebook, Apple, Google o Microsoft no permite tener una rentabilidad demasiado elevada ya que son empresas consolidadas con poca volatilidad en su cotización. Sin embargo, quienes hubieran invertido cuando éstas apenas facturaban y eran unas pequeñas startups en Silicon Valley, verían hoy en día multiplicada su inversión por varias decenas de veces. Es conocido el caso de aquél joven que pintó la pared de Facebook y fue retribuido con acciones de la empresa (ya que no le podían pagar en metálico), y hoy en día su fortuna asciende a algo más de 200 millones de dólares.

Invertir en startups conlleva un determinado gusto al riesgo. Son muchas las empresas que en menos de dos años han tenido que cerrar, ahora bien, las que consiguen cruzar esa línea tienen opciones de revalorizarse notablemente. Y es justo este punto el que queremos enfatizar. Invertir en empresas en fase semilla es una muy buena opción para diversificar una cartera de inversión. Hace falta un análisis a conciencia para saber qué startup reúne las condiciones que cada individúo considera oportunas para que tenga éxito, pero una vez este trabajo está hecho, el rendimiento de esa operación puede ser más que elevado. Por poner un ejemplo, UBER, la conocida empresa a la cual se le ha regulado su actividad (y que ha sabido reinventarse cambiado su modelo en España), vale hoy en día más de $40.000 millones, habiendo empezado hace 6 años con un valor algo superior a $20.000, lo que supone aproximadamente una revalorización de un 2.000.000%. No hay ningún producto en el mercado que pueda acercarse a las rentabilidades que las startups ofrecen.

Como podemos ver en el gráfico siguiente, las empresas se diferencian por las diversas etapas en las que se encuentran a medida que van creciendo, empezando desde una simple idea y acabando con una salida a bolsa. La clave está en identificarlas e invertir cuando están en etapa de formación o semilla y empezar a buscar una salida cuando la gran banca o el Capital Riesgo entra en ella (una salida a bolsa no es lo normal en términos generales, aunque varias lo hayan conseguido).

Mynbest CrowdfundingComo hemos dicho, no es tarea fácil identificar qué startups tienen un potencial verdaderamente alto, pero hay plataformas especializadas con potentes equipos técnicos que se dedican a filtrar muchos proyectos para lanzar campañas de empresas que verdaderamente pueden llegar lejos.

Diversificar. Como bien dice la teoría financiera, hay que diversificar para reducir los riesgos asociados y la volatilidad. Al igual que en una cartera de renta variable no se aconseja de ninguna de las maneras invertir todo el capital en un solo producto, en startups tampoco, por lo que identificar 3 o 4 compañías e invertir en ellas proporcionalmente es una buena apuesta para no jugárnoslo todo a una carta.

Imagen| elaboración propia

En QAH| ¿Cómo valorar una startup (I)?¿Cómo valorar una startup (II)? 

RELACIONADOS