Economía y Empresa 


Los intereses negativos

Han aparecido en la prensa referencias a préstamos con intereses negativos. Efectivamente, se trata de préstamos de dinero en los que, en lugar de recibir dinero en forma de intereses, se pagan intereses por prestar dinero. El objeto de esta entrada es explicar este fenómeno.

Y para ello, imaginemos que somos los tesoreros de una aseguradora de, por ejemplo, coches.  Como tesdinero segurooreros de la aseguradora recibimos todos los días dinero de las primas de seguro (el precio del seguro). Y como es lógico, tenemos que asegurarnos de que ese dinero está muy seguro. Es más, legalmente estamos obligados a invertir en activos muy seguros.

También debemos asegurarnos de que ese dinero, o una parte importante, esté disponible en todo momento pues los coches chocan y hay que pagar los siniestros de los asegurados.  Esa disponibilidad se llama liquidez.

Y, hombre, a final del año los accionistas nos van a exigir que el dinero de las primas nos haya generado más dinero, es decir, que hayamos generado rentabilidad con los activos que hemos comprado.

Pues bien, para lograr los tres objetivos, no podemos dejar el dinero en la cuenta corriente del banco pues no es del todo seguro, puede devenir insolvente. Es cierto que nos daría liquidez, pero nos daría poca rentabilidad.

Lo normal es que diversifiquemos, que invirtamos un poco en cuenta corriente y una parte importante en bonos de distinto tipo y otras inversiones como inmuebles que ahora no analizaremos.

Los bonos son unos papeles que emiten los estados o las empresas. Los estados o las empresas necesitan mucho dinero para, por ejemplo, construir carreteras. Así, por ejemplo, una emisión de bonos de 1000 euros pagará un interés anual de dos por ciento y al final de treinta años devolverá el principal.

Los bonos alemanes son muy líquidos se venden muy fácilmente. Sin embargo, la deuda de, por ejemplo, Malta no se vende fácilmente, no es muy líquida. Los bonos de Alemania, pagador seguro, dan poco interés. Los de Grecia dan mucho interés, pero ojo, no son muy seguros ni muy líquidos.

Cada inversión nos da diferentes grados de seguridad, liquidez y rentabilidad.

Pasa el tiempo y vemos que la prensa habla de el fin del euro y de inestabilidad sistémica. Lógicamente, todos los tesoreros de las aseguradoras se ponen nerviosos y reconsideran sus inversiones, sacrifican rentabilidad y premian seguridad. Nosotros decidimos vender los bonos griegos pues pensamos que Grecia, como estado soberano, va a repudiar al deuda. Y como Grecia es un estado soberano no la podemos llevar al juzgado, no podemos embargar a Grecia. Una vez vendidos, decidimos comprar bonos alemanes.

Mientas tanto, en Berlín, el tesorero de la República Federal Alemana, al ver que sus bonos son muy demandados decide amortizar anticipadamente (pagar anticipadamente) varias emisiones y emite nuevas emisiones, pero ojo, con menor tipo de interés.

caida_interesesPasa el tiempo y vemos que Grecia paga más y más interés para atraer inversores, sin embargo, Alemania paga menos y menos interés y sus bonos se siguen colocando entre los inversores (la diferencia entre los dos es la llamada prima de riesgo). Es más, llega un momento en el que Alemania emite bonos de 1000 euros, se compran a 1000 euros, pero un año después pagan solo 990 euros, es decir, un uno por ciento menos. Un interés negativo de un uno por ciento.

Nosotros, como tesoreros de la aseguradora, preferimos comprar bonos alemanes aunque nos cueste dinero. Entre otras razones, porque estamos obligados por ley a tener la mayoría del dinero de las primas (llamado reservas) en bonos seguros.

A mayor riesgo, mayor rentabilidad. Ahora bien, en un contexto de alto riesgo, como es el de salidas del euro, la rentabilidad que estamos dispuestos a tener no solo es baja, sino que los tesoreros estamos dispuestos a una rentabilidad negativa, estamos dispuestos a pagar a cambio de seguridad.

Imagen| Dinero, Caída intereses

En QAH| ¿Qué determina los tipos de interés hoy? ¿Cuántos tipos hay?

RELACIONADOS