Jurídico 


Intereses moratorios vs. Intereses procesales. ¿Cuáles deben ser solicitados? (II)

La cuestión a la luz de la jurisprudencia
La Jurisprudencia es clara en el sentido de la obligatoriedad de solicitar los intereses de demora, y la innecesariedad de que se soliciten los intereses procesales. La Sentencia del Tribunal Supremo de 18 de marzo de 1993 (RJ1993/2400), establece lo siguiente: .“El alegato confunde los intereses moratorios derivados del incumplimiento grave de las obligaciones asumidas en el contrato y como componentes de la indemnización de daños y perjuicios, procedentes conforme a los arts. 1.101 y 1.108 del Código Civil, con los intereses legales-procesales regulados en el precepto 921 LEC [Hoy, art. 576 LEC]. Ambos son propios intereses, pero de la naturaleza y operatividad distinta, ya que los intereses legales, al ser considerados como punitivos o sancionadores, nacen ope legis, sin necesidad de petición e incluso de expresa condena”.Tasa de Interés Legal                                    
También la más reciente Sentencia del TS de 23 de noviembre de 2011 (STS 8900/2011), muestra claramente la misma interpretación, aunque con un voto particular de Salas Carceller, que no resta méritos a la claridad y la paz de esta cuestión en la jurisprudencia:
“En efecto, como establecen las sentencias números 988/1996, de 18 de noviembre, 274/2002, 21 de marzo, y 741/ 2008, de 18 de julio, entre otras, los intereses moratorios han de ser solicitados por las partes, de modo que no pueden los Tribunales condenar a su pago de oficio sin incurrir en incongruencia. Por el contrario, para hacer efectivas las consecuencias restitutorias de la declaración de ineficacia de un contrato ejecutado, íntegramente o en parte, y para impedir, en todo caso, que queden a beneficio de uno de los contratantes las prestaciones que del otro hubiera recibido, con un evidente enriquecimiento sin causa, la jurisprudencia – sentencias 105/1990, de 24 de febrero, 120/1992, de 11 de febrero, 24 de febrero de 1992 (recurso número 105/1990), 81/2003, de 11 de febrero, 812/2005, de 27 de octubre, 934/2005, de 22 de noviembre, 473/2006, de 22 de mayo, entre otras – considera innecesaria la petición expresa del acreedor para imponer la restitución de las prestaciones realizadas, con inclusión de sus rendimientos, en cumplimiento del principio “iura novit curia” y sin incurrir en incongruencia, al considerar que se trata de una consecuencia directa e inmediata de la norma que atribuye retroactividad al efecto liberatorio derivado de la declaración de ineficacia”.                                                                                                                                                                                                                                     
Por ello, como hemos mencionado, no es exigible que se solicite el abono de los intereses procesales por la parte actora en su escrito de demanda. El contenido material de esta obligación legal que surge para la parte demandada condenada en Sentencia, viene regulado en el art. 576 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, a cuyo tenor:

“Desde que fuera dictada en primera instancia, toda sentencia o resolución que condene al pago de una cantidad de dinero líquida determinará, en favor del acreedor, el devengo de un interés anual igual al del interés legal del dinero incrementado en dos puntos o el que corresponda por pacto de las partes o por disposición especial de la ley”.                                                                                                       
La cuestión a la luz de la doctrina científica

doctLa cuestión también es pacífica entre los especialistas en la materia. Entre ellos, LORCA NAVARRETE considera que el interés procesal tiene naturaleza legal, por lo que en este caso no considera necesaria su petición por la actora para la concesión y devengo, produciéndose su generación ope legis. Son intereses ejecutorios, distintos a los moratorios de los artículos 1.100 y1.108 del Código Civil, que sí que deben ser solicitados por la parte actora en su demanda.
En la misma línea se encuadran los autores FERRER GUTIÉRREZ Y ORDÁS ALONSO. Éste último distingue los dos intereses distintos según su finalidad (los intereses procesales pretenden incentivar la ejecución de sentencias, mientras que los de demora indemnizan al acreedor por el cumplimiento tardío de las obligaciones pactadas) de su momento de satisfacción (los procesales ope legis, sin necesidad de solicitud; los de demora hasta la Sentencia que los declare, siendo necesario que la actora los reclame).
Conclusión  

Parece claro en este punto que los intereses de demora deben expresamente ser solicitados en la demanda para que en la Sentencia puedan ser concedidos sin incurrir en incongruencia extrapetita, mientras que los procesales, que nacen desde la Sentencia, no es necesario que sean reclamados y, por lo tanto, incluidos en el petitum de la demanda, por aplicación del principio iura novit curia.

Vía | Ministerio de JusticiaComentario del Código Civil. 2010; Lorca Navarrete, Comentarios a la nueva Ley de Enjuiciamiento Civil, Editorial Lex Nova, Valladolid, 2.000, pág. 2804

Más información | Ferrer Gutierrez, Ley de Enjuiciamiento Civil comentada, coord. Martínez-Pardo, J.M. Volumen II, Editorial Sepin, Madrid, 2000, pág. 1266; Ordás Alonso, El interés de demora. Editorial Aranzadi, 2004

En QAH | Intereses moratorios vs. Intereses procesales. ¿Cuáles deben ser solicitados? (I)Interés legal e interés moratorio: Cobrar el último céntimo sobre cada céntimo es posible

Imagen | Intereses, doctrina

 

RELACIONADOS