Jurídico 


Intereses moratorios vs. Intereses procesales. ¿Cuáles deben ser solicitados? (I)

Los principios de justicia rogada (art. 216 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, en adelante LEC), y de congruencia (art. 218 LEC) se configuran como dos principios básicos dentro del derecho procesal; en base a los mismos, los Jueces y Tribunales no pueden apartarse de las pretensiones deducidas por las partes en los escritos de Demanda, Contestación, Recursos, etc.
Por ello, y sin perjuicio de que todos y cada uno de los aspectos de dichos escritos deban ser tenidos en cuenta, desarrollados y analizados convenientemente, es capital prestar atención preferente a la parte más importante: el Suplico.

No obstante, estos dos principios deben modularse por aplicación de otro principio definitorio de nuestro sistema judicial: el principio iura novit curia, por el cual los Jueces conocen el Derecho sin necesidad de que las partes lo invoquen.
Sentadas las bases de lo anterior, procede a la luz de dichos principios estudiar la necesidad de que se soliciten los intereses de demora en la demanda, y la inexigibilidad legal de que se soliciten los intereses procesales, entendidos como aquellos que surgen desde la firmeza de la Sentencia hasta su ejecución definitiva.            intereses
Los intereses moratorios son aquellos que se generan cuando el deudor deja de cumplir sus obligaciones en el plazo establecido para ello contractualmente o por disposición legal, y tienen la función de resarcir al acreedor del daño que se genera por haber incurrido en mora. Vienen establecidos en los artículos 1.100 y 1.108 del Código Civil (en adelante, CC), a cuyo tenor:

Artículo 1100. Incurren en mora los obligados a entregar o a hacer alguna cosa desde que el acreedor les exija judicial o extrajudicialmente el cumplimiento de su obligación.
No será, sin embargo, necesaria la intimación del acreedor para que la mora exista:

   1º Cuando la obligación o la ley lo declaren así expresamente.
  2º Cuando de su naturaleza y circunstancias resulte que la designación de la época en que había de entregarse la cosa o hacerse el servicio, fue motivo determinante para establecer la obligación (…)”.

Por su parte, el art. 1.108 del CC establece:                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                            “Si la obligación consistiere en el pago de una cantidad de dinero, y el deudor incurriere en mora, la indemnización de daños y perjuicios, no habiendo pacto en contrario, consistirá en el pago de los intereses convenidos, y a falta de convenio, en el interés legal.”                                                                                                                                                                                                                                                                 
Este artículo encuentra su fundamentación en la línea marcada por el artículo 1017 del Proyecto de Código Civil de 1851 (el llamado Proyecto García-Goyena), que a su vez es fiel reflejo del art. 1153 del Código Civil francés – “(…) ne consistent jamais que dans la condamnation aux intérêts au taux légal (…)”.
Nótese, en primer lugar, que para que exista mora en el pago debe intimarse judicial o extrajudicialmente el cumplimiento de la obligación, a no ser que la obligación (el contrato) o la ley así lo declaren expresamente (entre otros casos, el más paradigmático es el del art. 5 de la Ley 3/2004, de 29 de diciembre, por la que se establecen medidas de lucha contra la morosidad en las operaciones comerciales).
interesesEstos intereses de demora son exigibles hasta la resolución judicial que finalice el procedimiento, y deberán ser abonados, como adelantábamos al inicio de nuestro artículo, sólo en el caso de que se solicite en la demanda por la parte actora.

Los intereses procesales tienen como finalidad la restitución de las prestaciones otorgadas por las partes, como consecuencia de un aprovechamiento ilícito derivado de la declaración de nulidad y de ineficacia del contrato. Al ser obligatoria la restitución por las partes de las recíprocas prestaciones según el art. 1.303 del Código Civil, junto con los intereses legales que de ellas se hubieran derivado, como consecuencia de la retroactividad del efecto liberatorio de la declaración de ineficacia del contrato, es clara la innecesariedad de la petición de dichos intereses procesales, por el principio iura novit curia y por así disponerlo una norma con rango legal.

Por lo demás, el tipo de interés procesal o legal bien puede pactarse por las partes, como el sometimiento a arbitraje o a los tribunales de justicia de una determinada localidad, siendo este pacto válido según lo dispuesto en el art. 576 LEC. A falta de pacto, se estará a lo dispuesto en la Ley Orgánica de Presupuestos Generales del Estado de cada año para el cálculo de dicho interés legal.

Vía | Ministerio de Justicia, Comentario del Código Civil. 2010; Lorca Navarrete, Comentarios a la nueva Ley de Enjuiciamiento Civil, Editorial Lex Nova, Valladolid, 2.000, pág. 2804

Más información | Ferrer Gutierrez, Ley de Enjuiciamiento Civil comentada, coord. Martínez-Pardo, J.M. Volumen II, Editorial Sepin, Madrid, 2000, pág. 1266; Ordás Alonso, El interés de demora. Editorial Aranzadi, 2004

En QAH | Interés legal e interés moratorio: Cobrar el último céntimo sobre cada céntimo es posible

Imagen |  Intereses, cálculo de intereses

RELACIONADOS