Jurídico 


Interés legal & Interés moratorio: Cobrar el último céntimo sobre cada céntimo es posible

Para la elaboración de cualquier demanda que pretenda otorgar a nuestro cliente lo que en justicia le pertenece, no basta con ser minucioso a la hora de llevar a cabo un estudio técnico-jurídico de todos y cada uno de los aspectos que puedan frustrar u otorgar a nuestro cliente una sentencia favorable; también es preciso conocer algunas de las reglas más importantes que tanto la ley como la jurisprudencia han ido modelando y poder así, desenvolvernos con completa seguridad y soltura a lo largo de cualquier proceso.

En este artículo, desvelaremos una de las formulas básicas más útiles de cara a satisfacer en su máxima expresión las pretensiones de vuestros clientes a la hora de acudir a la tutela judicial, y convertirla a través de nuestra pericia forense en efectiva. Nos referimos a una de las partes accesorias de la demanda, pero de altísimo impacto económico en muchos de los casos: los referidos intereses.

Interés legal & Interés moratorio ¿Cuáles son las diferencias?

Los intereses moratorios cumplen la función de resarcir al acreedor del daño que se considera le causó el deudor de la suma de un dinero liquido, vencido y exigible, por haber incurrido en mora en el cumplimiento de una determinada obligación o su directo incumplimiento y su base legal es el artículo 1108 C.C.

Hemos de conocer, que el propio Código Civil nos dice que es preceptivo un requerimiento previo (bien judicial o bien extrajudicial), para el comienzo de su efectivo cómputo (art.1100 CC).

Pero los intereses no siempre constituyen el objeto de una prestación indemnizatoria.

En ocasiones son considerados frutos o rendimientos de un capital,  estos serían los comunes intereses legales. Es decir, los que por imperio de la propia ley pertenecen al acreedor. La justificación de éstos últimos se sustancia en una triple vía según la jurisprudencia más reciente:

  1. Por un lado la presunción de productividad del propio capital.
  2. Por otro las reglas sobre la restitución integral de prestaciones realizadas en cumplimiento de contratos declarados ineficaces.
  3. Y por último la interdicción del enriquecimiento sin causa (más conocido como prohibición de enriquecimiento injusto).

Dicha justificación viene recogida en los artículos 1295, primer párrafo y 1303 C.C. reforzados a su vez por las reglas generales sobre la liquidación de los estados posesorios contenidas en los artículos 451 a 458 CC.

tipo interes demora

Y ¿Qué utilidad tiene esta diferenciación, con respecto a nuestra demanda?

Muy sencillo, la jurisprudencia ha dejado claro en infinidad de ocasiones que los intereses moratorios han de ser solicitados expresamente por las partes en la redacción de la demanda, de tal modo que los Tribunales no pueden condenar dicho pago de oficio sin incurrir en “incongruencia extra petita” (como exigencia del principio de justicia rogada recogida en el art.216 en relación al art. 218 LEC en toda sentencia y susceptible de ser recurrida en su caso por excederse de lo pedido).

Por el contrario, los intereses legales, es decir, los que van destinados ha hacer efectivas las consecuencias restitutorias de la declaración de ineficacia de un contrato ejecutado, íntegramente o en parte, y para impedir , en todo caso, que queden a beneficio de uno de los contratantes las prestaciones que del otro hubiera recibido, con un evidente enriquecimiento sin causa, la jurisprudencia considera innecesaria la petición expresa del acreedor para imponer la restitución de las prestaciones realizadas, con inclusión de sus rendimientos, en cumplimiento del principio iura novit curia y sin incurrir en incongruencia en este caso (art.218 LEC).

Y esto es así porque se considera que se trata de una consecuencia directa e inmediata de la norma que atribuye retroactividad al efecto liberatorio derivado de la declaración de ineficacia en sí misma por parte del órgano judicial.

Por lo tanto, incluso cuando el contratante hubiera omitido reclamar la restitución del precio y, aún habiéndolo reclamado, no hubiere hecho referencia expresa a los intereses del mismo, el tribunal a través de su condena, obligará a los demandados al abono de los intereses legales del capital que han de restituir, los cuales se contabilizan siempre desde la fecha en que recibieron aquel por parte de los demandados.

interes compuesto

A modo de resumen hemos de tener claro por tanto:

  1. Intereses moratorios: Tienen carácter indemnizatorio (resarcir tras no haber satisfecho una vez se ha requerido judicial o extrajudicialmente), y han de ser solicitados por las partes, no sujetos a pronunciarse de oficio sobre los mismos los Tribunales sin incurrir en incongruencia por “extra petita” (art. 576 LEC, art.1100 y 1008 CC y STS 988/1996, de 18 de noviembre, 274/2002, 21 de marzo y 741/2008, de 18 de julio, entre otras). Si ocurriere, que se pide expresamente intereses moratorios, y el Tribunal a través de sentencia no se pronuncia ni a favor ni en contra, deberíamos estudiar promover subsanación y complemento de sentencia (art.215.2 LEC) en el plazo de 5 días, por haber omitido manifiestamente pronunciamientos relativos a pretensiones oportunamente deducidas y sustanciadas en el proceso y no estaríamos en principio incurriendo en incongruencia.
  2. Intereses legales: Son consecuencia directa e inmediata de la norma (por imperio de la ley) que atribuye plena retroactividad al efecto liberatorio proveniente de la simple declaración de ineficacia por parte del propio tribunal en la oportuna sentencia. Por tanto no es necesario pedirlos expresamente a través de suplico (aunque sí recomendable, ya que ahorra tener que promover aclaración de sentencia en su caso (art.214.2 LEC en plazo de 2 días y siempre que no produzca “mutatio libelli”: mutación o cambio de la demanda. Una vez fijada la materia que va a ser objeto del litigio, el actor no puede cambiarla por otra distinta mientras dura el proceso).

Vía| Noticias jurídicasWikipedia.

Más información| CENDOJ STS

Imagen| Interés de demora, Interés,  Interés legal

RELACIONADOS