Actualidad Jurídica, Derecho Civil, Jurídico 


Interés casacional en el recurso de casación civil

I.-  CONSIDERACIONES GENERALES.

El recurso de casación es un medio de impugnación de las sentencias dictadas en segunda instancia en un procedimiento civil.

Como es lógico, al igual que está prevista una vía para impugnar las resoluciones dictadas por los Juzgados de Primera Instancia (o incluso los de Paz) –ex art. 455 Ley Enjuiciamiento Civil-, debe existir también esa misma posibilidad para las resoluciones de las Audiencias Provinciales.

En efecto, el art. 477 Ley Enjuiciamiento Civil (en adelante, “LEC”) declara que,

“Serán recurribles en casación las sentencias dictadas en segunda instancia por las Audiencias Provinciales, en los siguientes casos:

1.º Cuando se dictaran para la tutela judicial civil de derechos fundamentales, excepto los que reconoce el artículo 24 de la Constitución.

2.º Siempre que la cuantía del proceso excediere de 600.000 euros.

3.º Cuando la cuantía del proceso no excediere de 600.000 euros o este se haya tramitado por razón de la materia, siempre que, en ambos casos, la resolución del recurso presente interés casacional.”

Ahora bien, el motivo único del recurso ha de ser la “infracción de normas aplicables para resolver las cuestiones objeto del proceso”. Es importante tener esto en mente, pues, aunque puede producir confusiones, solo hay que saber leer para comprender que, ex art. 477.1 LEC, el recurso de casación civil solo tiene un único motivo, y este no puede ser otro que la infracción de las normas aplicables para resolver las cuestiones objetos del proceso, esto es, no se permite en el recurso de casación aducir motivos procesales ni formales, únicamente cuestiones de fondo. Así, por ejemplo, no procederá aducir ninguna cuestión relativa a la valoración de las pruebas.


II.- INTERÉS CASACIONAL. 

Nuestro objeto de estudio va a ser el punto tercero del art. 477 transcrito ut supra. Este precepto permite la posibilidad de recurrir en casación, aun cuando la cuantía del procedimiento no supere los 600.00 euros o aquel se haya tramitado por razón de la materia, siempre que acreditemos el interés casacional.ts

Pero… ¿Qué significa aquello del “interés casacional”? Pues bien, según el 477.3 LEC, podemos agrupar los requisitos que debe reunir el interés casacional en tres grupos:

  1. Que la sentencia recurrida se oponga a la doctrina del Tribunal Supremo.
  1. Que la sentencia recurrida resuelva puntos y cuestiones sobre los que exista jurisprudencia contradictoria de las Audiencias Provinciales.
  1. Que la sentencia recurrida aplique normas que no lleven más de cinco años en vigor, siempre que no exista doctrina del Tribunal Supremo relativa a normas anteriores de igual o similar contenido.

También, cuando se trate de recursos de casación de los que deba conocer un Tribunal Superior de Justicia, se entenderá que también existe interés casacional cuando:

  1. La sentencia recurrida se oponga a doctrina jurisprudencial o;
  1. No exista dicha doctrina del Tribunal Superior sobre normas de Derecho especial de la Comunidad Autónoma correspondiente.

III.- ACUERDO DE 30 DE DICIEMBRE DE 2011 DE LA SALA PRIMERA DEL TRIBUNAL SUPREMO. 

El Acuerdo de la Sala Primera del TS de 12 de diciembre de 2000 desarrolló el concepto de interés casacional tipificado en el artículo 477.3 LEC. Este precepto permanece en vigor tras la Ley 37/2011. Por su parte, en el Acuerdo de 30 de diciembre de 2011 se desarrolla este concepto y se exponen los elementos que pueden integrarlo conforme al Acuerdo de la Sala Primera del TS de 12 de diciembre de 2000 y con arreglo a la experiencia en su aplicación con el fin de lograr la máxima claridad en el conocimiento de los criterios seguidos por esta Sala. El objetivo es la uniformidad en la apreciación de los requisitos, tomando como base la doctrina del Tribunal Supremo en los casos en los que se ha pronunciado sobre esta cuestión.

En el precitado Acuerdo se establecen varios requisitos para cumplir la exigencia del interés casacional:

  1. Un requisito general y formal: el escrito de interposición del recurso de casación debe expresar con claridad en el encabezamiento o formulación del motivo la jurisprudencia que se solicita de la Sala Primera del TS que se fije o se declare infringida o desconocida.

Además del anterior requisito, para que el recurso de casación por razón de interés casacional sea admisible debe concurrir alguno de los elementos que pueden integrarlo, que son:

  1. La oposición o desconocimiento en la sentencia recurrida de la doctrina jurisprudencial del TS.

Como sabemos, el concepto de jurisprudencia comporta, en principio, reiteración en la doctrina de la Sala Primera del TS, esto es, dos o más sentencias de la Sala Primera del TS, y que se razone cómo, cuándo y en qué sentido la sentencia recurrida ha vulnerado o desconocido la jurisprudencia que se establece en ellas. No obstante, no existe dicho carácter jurisprudencial cuando exista otra formulada en sentencias más recientes que se añejen de ella.

No obstante, no es necesario que las sentencias invocadas se refieran a un supuesto fáctico idéntico al resuelto en la sentencia recurrida.

Tampoco es admisible esta modalidad de recurso cuando:

  • la alegación de oposición a la jurisprudencia de la Sala Primera del TS carezca de consecuencias para la decisión del conflicto, atendida la ratio decidendi de la sentencia recurrida;
  • el criterio aplicable para la resolución del problema jurídico planteado dependa de las circunstancias fácticas de cada caso, salvo que estas sean idénticas o existan solo diferencias irrelevantes;
  • la aplicación de la jurisprudencia de la Sala Primera del TS invocada solo pueda llevar a una modificación del fallo recurrido mediante la omisión total o parcial de los hechos que la AP considere probados;
  • concurra cualquier otra circunstancia análoga que implique la inexistencia de interés casacional.

Si bien, las reglas anteriores sufren dos excepciones:

(i) Cuando se trate de sentencias del Pleno de la Sala Primera del TS o de sentencias dictadas fijando doctrina por razón de interés casacional. En estos casos basta la cita de una sola sentencia invocando su jurisprudencia, siempre que no exista ninguna sentencia posterior que haya modificado el criterio seguido.

(ii) Cuando, a criterio de la Sala Primera del TS, la parte recurrente justifique debidamente la necesidad de modificar la jurisprudencia en relación con el problema jurídico planteado porque haya evolucionado la realidad social o la común opinión de la comunidad jurídica sobre una determinada materia.

  1. La existencia de jurisprudencia contradictoria de las AAPP sobre alguno de los puntos o cuestiones resueltos por la sentencia recurrida.

En consecuencia, este elemento exige que sobre un problema jurídico relevante para el fallo de la sentencia recurrida se invoquen dos sentencias firmes de una misma sección de una AP que decidan en sentido contrario al seguido en otras dos sentencias, también firmes, de una misma sección. Esta última ha de ser distinta, pertenezca o no a la misma AP. Las sentencias han de haber sido dictadas con carácter colegiado. Una de las sentencias invocadas ha de ser la recurrida. Con el fin de evitar toda confusión, por razones de congruencia y contradicción procesal, cuando se cite un número elevado de sentencias en cada grupo solo pueden tenerse en cuenta, además de la recurrida, las que la parte recurrente destaque expresamente o, en su defecto, la más reciente o las dos más recientes.

No es admisible el recurso en el que se invoque este elemento cuando:

(a) exista jurisprudencia de la Sala Primera del TS sobre el problema jurídico planteado;

(b) se invoquen menos de dos sentencias firmes dictadas por una misma sección de una AP en las que se decida colegiadamente en un sentido;

(c) se invoquen menos de dos sentencias firmes dictadas por una misma sección de una AP, diferente de la primera, en las que se decida colegiadamente en sentido contrario;

(d) en el primer grupo o en el segundo no figure la sentencia recurrida;

(e) la contradicción entre las sentencias invocadas carezca de consecuencias para la decisión del conflicto, atendida la ratio decidendi de la sentencia recurrida;

(f) el criterio aplicable para la resolución del problema jurídico planteado dependa de las circunstancias fácticas de cada caso, salvo que estas sean idénticas o existan solo diferencias irrelevantes;

(g) la aplicación de la jurisprudencia invocada como contradictoria solo pueda llevar a una modificación del fallo recurrido mediante la omisión total o parcial de los hechos que la AP considere probados en la sentencia recurrida;

(h) concurra cualquier otra circunstancia análoga que implique la inexistencia de interés casacional.

No obstante, Es admisible el recurso de casación cuando, a criterio de la Sala Primera del TS, conste de manera notoria la existencia de jurisprudencia contradictoria de las AAPP sobre el problema jurídico planteado. Para ello es necesario que el problema jurídico haya sido debidamente puntualizado por la parte recurrente y se haya justificado la existencia de un criterio dispar entre AAPP mediante la cita de sentencias contrapuestas. Recordemos que, a tenor de lo prevenido en el art. 481.2 LEC, la falta de aportación del texto de las sentencias en las que se pretenda apoyar la existencia de un interés casacional es causa de inadmisibilidad del recurso.

  1. La aplicación por la sentencia recurrida de normas que no lleven más de cinco años en vigor, siempre que, en este último caso, no existiese doctrina jurisprudencial del TS relativa a normas anteriores de igual o similar contenido.

El cómputo de los cinco años de vigencia de la norma aplicable debe efectuarse tomando como dies a quo la fecha de su entrada en vigor y como dies ad quem aquella en que se dictó la sentencia recurrida. Si la parte recurrente justifica con claridad que fue anterior, se tomará como dies ad quem la fecha en que la norma fue invocada por primera vez en el procedimiento.

Vía| Acuerdo de la Sala Primera del Tribunal Supremo de 30 de diciembre de 2011.

Más información| Ley de Enjuiciamiento Civil 
Imagen|Derecho Procesal Civil 

RELACIONADOS