Coaching Profesional, Coaching y Desarrollo Personal, Reflexiones 


¿Insociable? No, introvertido

Ser introvertidoRodeados por más desconocidos que conocidos, disfrutaba de la sobremesa. De pronto se quedó pensativo. Le sorprendió su propia actitud, aparentemente distante, de escucha, la mayoría del tiempo observando. Digamos que no era el centro de atención de la noche. Y eso le dio que pensar…

A las personas se nos puede catalogar de muchas formas. Las hay altas, bajas, ricas, pobres, listas…, bueno lo dejaremos en menos listas, pero también las hay extrovertidas e introvertidas. Personalmente, soy algo introvertido, lo reconozco. Pero ojo, nada que ver con la timidez. Pronto me entenderéis.

Lo cierto es que durante esa tertulia muchas fueron las ideas que le acecharon.

Por ejemplo que lo extrovertido suele identificarse con popular, atractivo, sociable. Para muchos equivale también a oportunidad, logro e incluso felicidad. Todo lo contrario que introvertido al que le envuelve cierto halo de negatividad e inferioridad. Bien, pues me van a permitir aclarar algunos aspectos.

De entrada, el introvertido no es menos sociable que su contrario. Nada tienen que ver la frecuencia o la intensidad de nuestras relaciones. Es más una cuestión de calidad que de cantidad. Déjame que te lo explique. Al supuesto tímido le gusta hablar. Pero de cosas que le interesen. Será difícil verlo enfrascado en extensas y estériles charlas. Aborrece las conversaciones superficiales. Mas aun si desconoce el tema. En tal caso, puedes estar seguro de que nuestro protagonista desconectará para acabar absorto en su propio mundo. Entonces, no te lo tomes a mal. Ni es pasotismo ni desdén. Si acaso algo de aburrimiento. Recuerda, vive mas dentro que fuera.Introvertido

Y aquí quizás esté gran parte de la clave. Mientras que para el extrovertido lo importante sucede en el exterior, para el introvertido eso mismo impera en su interior. Una vez leí que “los extrovertidos son aquellos que son más dinámicos en presencia de otros, mientras que los introvertidos son aquellos que lo son cuando están con ellos mismos”. Magnífica definición ¿verdad? Lo que algunos ven como la ocasión perfecta para recargar pilas, otros lo entienden como una pérdida inútil de energía. Mismo fin, diferentes formas. En efecto, ambos buscan lo mismo, revitalizarse, recobrar fuerzas. Los unos conversando y departiendo principalmente, los otros, escuchando y atendiendo.

Otra falsa creencia sería la de pensar que al introvertido, a diferencia del tímido, le desagradan los entornos sociales. Ni le molestan ni los padece. Al contrario, sabe disfrutarlos, pero a su manera. Llegado el caso, será igual de asertivo, de espontáneo y de sincero que cualquier otro. No lo dudes.

Tampoco es una cuestión de capacidades o aptitudes. Ni siquiera de soltura. Si se lo propusiera nada le impediría ser hasta el alma de la fiesta. Pero a cuento de qué habría de serlo y pretender ser quien no es exponiéndose así a perder su identidad? No lo hará. No lo necesita. Olvídalo, está mejor que nunca.

Yo-introvertidoPor último y para desmitificar un poco todo lo que envuelve a los introvertidos, te diría que para muchos, esta sociedad donde la audacia, el riesgo y el equipo están por encima de la moderación y del individualismo, nunca fue un hándicap para lograr el éxito y la excelencia. Sino que se lo digan a Chopin, Newton, Einstein, Gandhi, o más recientemente a All Gore, Bill Gates, Spielberg o Mark Zuckerberg.

Así que la próxima vez que no acepte tu invitación o te parezca que esté aislado del mundo, no te preocupes. Ni me encuentro mal o ni estoy cabreado. Sencillamente puede que no me apetezca y tenga una alternativa a tu propuesta para divertirme, relajarme y recargar las pilas. No habré sido grosero, sólo distinto.

Imagen│Introvertido Introversión Insociable

RELACIONADOS