Coaching Profesional, Coaching y Desarrollo Personal 


Insaciables e inconformistas

“Las personas fueron creadas para ser amadas,  las cosas fueron creadas para ser usadas. La razón por la que el mundo está en caos, es porque las cosas están siendo amadas y las personas están siendo usadas” 

John Green (Buscando a Alaska)

2015-04-Life-of-Pix-free-stock-photos-coffee-people-table-cup-morning-leeroy

Imagen

Nos encontramos ante un mundo que ha perdido la ilusión por las cosas bien hechas,  ha perdido la batalla sin ni siquiera salir a luchar y se ha rendido a mitad de camino; bienvenidos a ésta, nuestra sociedad inconformista.

Como bien sabemos, vivimos en la era de la tecnología, caracterizada por la inmediatez, el exceso de información y ¡cómo no! donde el materialismo es una pieza fundamental. Queremos todo y lo queremos ¡YA! nos hemos vuelto caprichosos e impacientes y, aunque no lo creamos, todo ello nos pasa factura… Creemos necesitarlo todo, cuanto más mejor y ese ansia de poder nunca termina siendo suficiente.

Por si fuera poco, además de pretender conseguir “lo mejor” en el menor tiempo posible, nos hemos convertido en personas de usar y tirar, derrochadores natos que al  mínimo desinterés ¡a la basura, sin reparos! porque una vez conseguimos lo que deseamos ¡tachán! en ese momento nos ha dejado de interesar  y… ¡A por otra cosa, mariposa! 

SW_Aundre+Larrow (2)

Imagen

Está genial que nos despertemos cada día buscando nuestra mejora personal, con un sueño sobre la mesa y nuevos objetivos bajo la manga que nos permitan luchar para alcanzar nuevas metas y así conseguir cumplir un propósito. Pero…¿Qué decir de ese inconformismo desmesurado? Ese afán impaciente y egoísta de tener más y más, ese quiero, quiero y quiero pero solo cuando quiero y como quiero:

AQUÍ Y AHORA!

De tanto aspirar a tener, olvidamos lo que poseemos, de tanto pretender conseguir aquello que no tenemos, dejamos de valorar aquello que siempre ha permanecido a nuestro lado.

¿Dónde nos lleva todo esto? Sin lugar a dudas, por muy mal camino…

Podría llevarnos un buen rato examinar ejemplos de diversos contextos en los predomina esta mentalidad ya que repercute enormemente en todos y cada uno de los ámbitos de nuestras vidas pero, más que ejemplos trataría de buscar remedios, más que excusas trataría de buscar razones y más que palabras intentaría encontrar hechos. Intentaría encontrar, ante todo, una manera de concienciarnos, un grito que diga: ¡¡¡BASTA!!! Somos personas, no objetos, somos adultos, no niños:

¿Qué es eso de encapricharnos con todo lo que se nos mete entre ceja y ceja independientemente de su repercusión?

Es necesario aprender a valorarnos más por lo que somos que por lo que poseemos, busquemos la belleza en las cosas más sencillas en lugar de respaldarnos siempre en el mundo material y tangible. Tratemos de tomar las riendas de nuestra propia vida sin necesidad de pasar por encima de la del otro.

Adelante, sin rodeos ni tapujos, ¡luchemos por un mundo mejor!

Vía | Belén González

RELACIONADOS