Economía y Empresa 


Innovar finanzas en tiempos de crisis (II)

Innovador es aquel que se mantiene informado en todo momento y de esto se beneficia la empresa. Nos podemos encontrar varias vías en este camino  y también varias transformaciones en la economía en la cual juega la empresa:

La innovación desde el área financiera de la empresa (II)

Mantente atento a los cambios

– Cambios no lineales como los que se están dando en sectores tecnológicos o de comunicación.

– Discontinuidad en los clientes: la evolución de la población, aparecen nuevos mercados.

– Competidores no tradicionales: aquí nos encontramos con Brasil, Rusia, India y China, que entran en mercados tradicionales para competir.

Nos tenemos que realizar la pregunta como si fuéramos un director financiero, el cual debe ayudar a la alta dirección a crecer e innovar. Es la hora de hacer la referencia a Vijay Govindarajan para sus tres situaciones:

 

Gestionar el presente

Estamos en estos momentos apagando fuegos sin más.En esta situación el departamento financiero estaría en un segundo plano y no se esta aportando nada a la empresa. Sólo trabajamos con datos del pasado sin mirar más allá.

 

Olvidar selectivamente el pasado

Estamos en un momento hibrido entre hacer sólo caso del pasado y establecer algún mecanismo de predicción.

 

Crear el futuro

Nos debemos plantear en utilizar la tripleta de confianza, entonces nos planteamos establecer tres escenarios diferentes:

La innovación desde el área financiera de la empresa (II)

Reflexiona sobre que camino quieres elegir

– Escenario pésimo: fijamos las peores condiciones de ventas y aumentamos los gastos hasta un nivel razonable. Nos planteamos lo que nuestra empresa puede hacer en este caso. Podemos plantearnos varios ejemplos como estudiar una alternativa a los mercados que trabajamos actualmente y/o buscar financiación en entidades públicas para establecer sedes o promoción fuera de nuestras fronteras.

– Escenario normal: según nuestras expectativas de mercado, se establece sobre el papel lo que ya sabemos, ni más ni menos, se realistas… Nos debemos plantear dibujar una situación realista y a partir de ahí dirigir nuestros pasos de la empresa para conseguir el escenario más optimista. Ejemplos serían potenciar la fuerza de ventas en aquellas regiones o países donde esperemos un crecimiento según planteamientos macroeconómicos, o proponer la comercialización de nuevos productos según necesidades detectadas de los actuales clientes.

– Escenario optimista: es una situación idílica y estamos en una nube. Soñar en bueno pero deja los pies en tierra, y  fundamentar en aquellos proyectos o ventas que tengamos cerrados en un mínimo del 75% del proceso. No nos podemos dormir y, como en la situaciones que nos hemos planteado con anterioridad, debemos establecer estrategias y objetivos.

Ahora hay que plantearse en que momento estás tú y  la empresa.

Imagen| Building Global , cambios

En QAH | Tendencias en la economía y  la empresa a nivel mundialPlan financiero para ajustar gastos y rentabilizar ahorros

RELACIONADOS