Patrimonio 


Los inicios de la historia de la fotografía (V)

En lo que se refiere a los adelantos técnicos de la fotografía, el último que habíamos comentado era el colodión húmedo, que aunaba las ventajas del daguerrotipo (la calidad de la imagen) y del calotipo (la posibilidad de realizar copias de una misma imagen). En este último artículo de esta serie hablaremos sobre el invento técnico que sucedió al colodión y las mejoras que aportó al desarrollo de la fotografía.

A pesar de todos los puntos positivos que tenía el colodión húmedo, presentaba también una gran desventaja: al necesitar estar la placa húmeda para la toma de imágenes, este procedimiento no podía utilizarse, por ejemplo, al aire libre, ya que se necesitaba en todo momento disponer de una sala oscura en la que se pudiera realizar todo el proceso. Por tanto, el colodión húmedo era sobre todo una técnica que debía desarrollarse en interiores. Es por ello por lo que se buscó un nuevo método que mantuviese la placa seca a la hora de tomar las imágenes.

Esta solución llegó en 1878 de la mano del fotógrafo Charles E. Bennett, que inventó la técnica del gelatino-bromuro de plata. Esta técnica consistía en exponer sobre una placa de vidrio una solución de bromuro de cadmio, agua y gelatina sensibilizada con nitrato de plata. Esta emulsión permite que la placa esté seca y que no haya que mantenerla húmeda constantemente, acabando así con el gran problema del colodión húmedo. De esta forma, la técnica del colodión caerá en desuso en torno a 1882. Con esta solución también se consigue disminuir el tiempo de exposición, por lo que nos hallamos cada vez más cerca del concepto de instantánea fotográfica.

Fotografía tomada con la técnica de gelatino-bromuro de plata, h. 1880

Unos años después, hacia 1886, se busca un soporte más práctico que el vidrio para tomar y positivar las imágenes, el cual se venía usando desde el colodión. En esta fecha se sustituye el cristal por la celulosa como superficie fotográfica, consiguiéndose unos resultados excelentes en cuanto a nitidez de la imagen. Estos dos nuevos inventos, la técnica del gelatino-bromuro de plata y la celulosa como soporte de la imagen, serán los que caracterizarán la fotografía hasta finales del siglo XX, prácticamente hasta la aparición de la fotografía digital.

Pero no quedan aquí las innovaciones. En 1888 George Eastman inventó la cámara Kodak, la cual poseía en su interior carretes de película enrollables en lugar de láminas de papel planas. De esta manera, la fotografía se puso al alcance de las masas y se consiguió verdaderamente la instantánea fotográfica, pues solo había que esperar unos segundos hasta que la imagen se revelase.

Primera cámara Kodak, 1888

Así, a finales del siglo XIX tuvieron lugar todos los inventos que han hecho posible la fotografía durante todo el siglo XX.

 

Vía| FotoNostra

Imágenes| Fotografía de gelatino-bromuro de plata, Cámara Kodak

En QAH| Los inicios de la historia de la fotografía (I), Los inicios de la historia de la fotografía (II), Los inicios de la historia de la fotografía (III), Los inicios de la historia de la fotografía (IV).

RELACIONADOS