Patrimonio 


Los inicios de la historia de la fotografía (III)

En los anteriores artículos de esta serie vimos las diferentes técnicas fotográficas que se fueron desarrollando desde el primer tercio del siglo XIX hasta la mitad de la centuria. Por su parte, tanto en este artículo como en el siguiente veremos qué adelantos trajo consigo la técnica del colodión húmedo. Concretamente en este artículo atenderemos a las novedades en lo relativo a la apertura de la fotografía a nuevos géneros, especialmente el retrato y los reportajes.

Carte de visite de Disdéri

El retrato se venía cultivando prácticamente desde el inicio de la fotografía, pero será gracias a la nueva técnica del colodión húmedo cuando el género alcance un éxito fulgurante. Lo más característico eran las carte de visite, un modelo que revoluciona por completo el mercado del retrato. Este formato fue inventado por el fotógrafo francés André Adolphe Eugène Disdéri: consiste en realizar sobre una misma placa de negativo al colodión húmedo un total de cuatro, seis u ocho tomas gracias a una cámara con varios objetivos. Las imágenes obtenidas, de pequeño tamaño, se pegan sobre un cartón con forma de tarjeta de visita. Este método contribuye a una notable disminución de los precios gracias al menor tamaño de las fotografías, por lo que el retrato estará al alcance de prácticamente cualquier bolsillo. Este formato cobrará una gran importancia a partir de 1858, momento en que fue copiado en otros lugares de Francia e incluso en Inglaterra por la reina Victoria I.

En este momento comienzan también a tener lugar los retratos de celebridades. Debido a que ahora las fotografías son múltiples y su coste de producción es muy bajo, pueden comercializarse con gran facilidad. Por ello, surge una verdadera corriente de colección de retratos de celebridades: dichas imágenes estaban a la venta en cualquier estudio fotográfico y todo aquel que lo desease podía coleccionar fotografías que representasen a los grandes políticos, eruditos y artistas del momento. A este respecto, hay que destacar la labor fotográfica de Nadar, quien se dedicó con especial ahínco a los retratos de la élite intelectual parisina.

Retrato de la actriz Sarah Bernhardt, Nadar, 1865

Pero la fotografía no se dedicó solo a captar lo más banal o frívolo, sino que se interpretó como un medio objetivo, capaz de mostrar sin cortapisas la realidad. Por ello, la fotografía se vio como el método adecuado para servir como documento o testimonio de diversos sucesos históricos. Por ejemplo, la fotografía se utiliza para realizar inventarios del patrimonio arquitectónico de Francia, tarea que se desarrolla en 1851 de la mano de algunos de los grandes fotógrafos del momento, como Bayard o Le Gray.

La fotografía se utilizó también en el ámbito bélico. La guerra de Crimea (1853-1856) fue la primera contienda en ser cubierta por los fotógrafos. No obstante, debido a que los tiempos de exposición eran aún de varios segundos, no podían captar los momentos de combate, por lo que se inclinaron por recurrir a imágenes de monumentos y ciudades en ruinas o campos de batalla después de los combates. Sería con la Guerra de Secesión estadounidense (1861-1865) cuando tuviera lugar la cobertura de un conflicto de forma más completa. Destaca aquí la labor de Matthew Brady, que estaba autorizado a seguir a las tropas, o de Timothy O’Sullivan, que realizó varios miles de imágenes de esta guerra.

Batalla de Gettysburg en la Guerra de Secesión, O’Sullivan, 1863

La fotografía se usó en estos momentos en otros muchos campos: en el mundo de la industria, servía para documentar la marcha de los trabajos de construcciones como puentes, edificios, ferrocarriles, etc.; en la ciencia se utilizó en varias esferas como la medicina (servía sobre todo para documentar las diferentes enfermedades mentales que se manifestaban físicamente), la etnología (se tomaban fotografías de distintas etnias y tribus para clasificarlas) o la astronomía (la fotografía fue especialmente útil para documentar fase a fase el eclipse total de sol de 1860).

En el artículo siguiente veremos cómo la fotografía se adentra también en un ámbito que desde el primer momento le es propio pero que le había sido negado por todos: el mundo del arte.

 

Vía| BAJAC, Quentin, La invención de la fotografía, Blume, Barcelona, 2011.

Más información| SOUGEZ, Marie-Loup, Historia de la fotografía, Cátedra, Madrid, 2011.

Imágenes| Carte de visite, Retrato de Sarah Bernhardt, Batalla de Gettysburg.

En QAH| Los inicios de la historia de la fotografía (I), Los inicios de la historia de la fotografía (II).

RELACIONADOS