Jurídico 


Iniciativa Legislativa Popular: participación política al alcance de todos

CHANGE.org

CHANGE.org

A raíz de la enésima petición de firma para presentar x propuesta que me llega a mi BlackBerry, y la correspondiente y tópica respuesta de algún despistado “eso no sirve para nada”, he decidido aclarar el asunto de la Iniciativa Legislativa Popular -que así se hace llamar- y otorgarle cierta viabilidad jurídica a ojos de los más incrédulos a estos WhatsApp difundidos.

Para ir calentando, ¿qué es esto de la Iniciativa Legislativa Popular? Como su propio nombre explica, clarifica y evidencia es una propuesta de ley por parte de cualquier ciudadano con ausente representación popular, que se alza al Poder Legislativo con la intención de que la cuestión a la que se refiera -se presume ignorada por dicho Poder- llegue a conocimiento de los órganos competentes para ello, así como el deseo popular del referido conocimiento. Su regulación constitucional se encuentra en el Título III, Capítulo II, artículo 87º aunque podemos recurrir así mismo a la Ley Orgánica 3/1984 del 26 de marzo (con una revisión en el 2006 para la aceptación de firmas electrónicas).

Para que esta deseada propuesta llegue a manos del órgano competente son necesarias un mínimo de 500000 firmas que se deberán recoger en un escrito donde constará, así mismo, la propuesta de ley con información sobre los miembros que integran la Comisión Promotora. Este escrito se presentará a la Mesa del Congreso de los Diputados, a través de su Secretaría General, la cual tendrá 15 días de plazo para pronunciarse sobre su admisión. Para dicha admisión hay ciertas exigencias, como que la propuesta no puede versar sobre materias propias de Ley Orgánica, materias de carácter tributario, materias de carácter internacional, aquellas referidas a la prerrogativa de gracia y las aludidas en los artículos 131 y 134.1 de la Constitución Española. Tampoco se admitirán aquellas cuyo contenido haya sido objeto de propuesta en el Congreso y siga en curso y demás requisitos señalados en el artículo 5º de la Ley Orgánica 3/1984 del 26 de marzo.

Una vez admitida se procederá al trámite parlamentario, donde se decidirá sobre la deliberación o el referendo de la propuesta. Este mecanismo permite una participación más directa de los ciudadanos en el procedimiento legislativo y la puesta en conocimiento del Congreso de asuntos cuyo interés popular era ignorado. Hoy día existen numerosas plataformas como CHANGE.org o PLATAFORMA DE AFECTADOS POR LA HIPOTECA y es más que posible que un día de estos te despiertes y revises las notificaciones que acribillan tu smartphone, encontrando entre ellas una petición de firma para x propuesta. Una de esas mañanas te levantarás sin saber que está en tu mano participar en la política de este bendito país. Sólo ruego que no vuelvas a balbucear con el despropósito del ignorante aquello de “eso no sirve para nada”.

 

Vía | Ley Orgánica 3/1984 del 26 de marzo, Constitución Española, CHANGE.org

y PLATAFORMA DE AFECTADOS POR LA HIPOTECA

RELACIONADOS