Salud y Deporte 


¿Influye el ejercicio físico en el rendimiento académico?

Hoy en día casi nadie duda de los beneficios que puede llegar a reportar la práctica regular de actividad física. Sin embargo, existe una creencia generalizada de que todos esos beneficios repercuten única y exclusivamente en una mejora de nuestra salud, entendida ésta desde un punto de vista del bienestar físico. A pesar de que esta percepción no es del todo errónea, cada vez más estudios evidencian la influencia del ejercicio físico en el desarrollo cognitivo, psicológico y social de niños, adolescentes e incluso adultos.

El ejercicio físico repercute en los resultados académicos

El ejercicio físico repercute en los resultados académicos

Según un informe elaborado por el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona (2012), cada vez más estudios afirman que existe una relación directa entre la actividad física y la mejora del rendimiento cognitivo en los niños. Existen evidencias de que la práctica regular de ejercicio físico favorece la familiarización con unos hábitos higiénicos y dietéticos que repercuten en una mejora de la salud y en un mejor rendimiento académico en la infancia. El ejercicio físico modifica la función y la estructura cerebral, mejorando así el rendimiento cognitivo y el bienestar psicológico. Por otra parte, la actividad física favorece la atención e incrementa la autoeficacia y la autoestima, lo que redunda en un mejor afrontamiento de las actividades escolares.

Por ejemplo, un estudio llevado a cabo por el departamento de psicología de la Universidad de Dundee en Escocia, publicado en la revista British Journal of Sports Medicine, concluye de forma contundente que existe una relación positiva entre el rendimiento académico y la práctica habitual de actividad física moderada-intensa en escolares, que se mantiene a largo plazo. Los investigadores partieron de una muestra de casi 5.000 niños que participaron en un estudio longitudinal en el que se recogieron datos de unos 14.000 niños nacidos en el Reino Unido entre 1991 y 1992 a los que se siguió de forma periódica.

Los estudios realizados hasta el momento parecen coincidir en que el ejercicio cardiovascular es probablemente el más eficaz para mejorar la función cognitiva en niños. En ellos se demuestra la relación existente entre un nivel alto de ejercicio cardiovascular y el rendimiento cognitivo, con la consiguiente obtención de mejores resultados académicos. Cuando hablamos de ejercicio cardiovascular, comúnmente conocido como ejercicio aeróbico, se hace referencia a un tipo de actividad física que emplea grandes grupos musculares. Se trata de esfuerzos de larga duración y de intensidad moderada-baja. Algunos ejemplos de este tipo de ejercicios son andar, correr, nadar o montar en bicicleta. Por lo tanto, cualquier actividad que implique que el niño esté en continuo movimiento favorece su desarrollo cognitivo.

Como podemos observar, cuando realizamos ejercicio físico no sólo favorecemos nuestra salud física, sino que también beneficiamos nuestra función cognitiva. Parece ser que existe una estrecha relación entre la actividad física, la condición física y el desarrollo cognitivo que redunda en una mejora de los resultados académicos. Sin embargo, si esta relación es tan concluyente como afirman la mayoría de los estudios publicados al respecto, ¿por qué se reducen cada vez más las horas de Educación Física en los centros educativos? 

Vía| FAROS

Más información| carlesgonzalezarevalo.blogspot.com.es

Imagen| Rendimiento académico

En QAH| ¿Cómo afecta el ejercicio físico a la salud mental de los adolescentes?

RELACIONADOS