Actualidad Económica, Economía y Empresa 


Ineficiencia laboral y poca productividad ¿marca España?

Españoles, estamos en el punto de mira europeo. No es nuevo que tenemos que mejorar la competitividad y aumentar la productividad laboral, ya que es un hecho que trabajamos 280 horas más al año que los alemanes, contando este país con un sistema que se usa como referencia en cuanto a eficiencia.

España mantiene un horario y una organización del día que marca un ritmo distinto al resto de Europa, hasta el punto de que ninguno de los 27 miembros tiene un horario laboral parecido al nuestro. No podemos seguir usando de excusa “las horas de sol de las que disfrutamos”, puesto que otros países con horas de sol similares como Italia o Portugal se ajustan al horario europeo. Si, tal y como se ha planteado, la hora oficial española volviese a coincidir con la solar, podríamos aprovechar las horas de luz en actividades de ocio en vez de estar en la oficina. Esto no supondría un sobrecoste para las empresas, al contrario, se ahorrarían costes de calefacción, aire acondicionado, luz y, lo más importante, se facilita al trabajador la conciliación de la vida laboral y familiar.

En España, la jornada laboral ocupa la mayor parte del tiempo y no por eso somos más productivos. Según Eurostat la productividad española es inferior a la de otros países con una jornada laboral menor, pero esto no es nada nuevo. Además los trabajadores españoles son propensos a calentar la silla, es decir, llegar antes que el jefe y marcharse después de este: 8 de cada 10 trabajadores afirma trabajar más horas de las que les corresponde, según un estudio realizado por Randstad.

Horas no trabajadas

Por el contrario, los alemanes respetan el horario de trabajo y a la hora establecida se marchan a casa pero aún así son más productivos. No contentos, las horas extra ¡son remuneradas y se cuenta como una excepción! ¿Sorprendente? En este país las horas extras implican un coste adicional que, al fin y al cabo, no son más que un reflejo de una mala planificación en el desempeño de las tareas. Es un hecho que con el avance ofrecido por las nuevas tecnologías el presentismo debe abandonarse ya que el teletrabajo está demostrando dar excelentes resultados.

A pesar de lo expuesto, durante la crisis española hubo quienes se atrevieron a exponer una solución a la recesión, como ya lo hiciera el ex-presidente de la Patronal, Gerardo Díaz Ferrán afirmando que: “Si queremos salir de esta situación, no se puede salir nada más que de una manera, que es trabajando más y, desgraciadamente, ganando menos”. Pues bien, los salarios en España bajaron mientras que la jornada laboral subió, tendencia que parece estar cambiando en los últimos meses.

Coste laboral total por trabajador

Si acudimos al Instituto Nacional de Estadística, encargado de elaborar la Encuesta Trimestral de Coste Laboral, vemos que el coste salarial bajó un 0,2% en el primer trimestre de 2013, situándose en los 1.805,76 euros. Al mismo tiempo, la jornada laboral aumentó un 1,6% situándose en 34,3 horas; sin embargo, actualmente el coste laboral de las empresas crece un 0,5% en el primer trimestre de 2015 respecto al mismo periodo de 2014 y se sitúa en 2.487,44 euros por trabajador y mes. El coste salarial por trabajador y mes aumenta un 1,4% y alcanza los 1.831,70 euros de media. Durante el primer trimestre de 2015 la jornada semanal media sigue siendo de 34,3 horas, pero de estas, se pierden 3,6 horas de media a la semana.

Evolución anual del coste laboral por trabajador

José María Fernández-Crehuet, profesor del Centro de Investigación del Uso del Tiempo en la Universidad de Oxford, así como Delegado Internacional de la Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles y profesor de Economía y ADE de la Universidad a Distancia de Madrid ha afirmado que: “Con una racionalización de los horarios laborales, mejoraremos nuestra calidad de vida y el rendimiento escolar, fomentaremos la salud y disminuiremos la siniestralidad laboral ganando en productividad y conciliación, y valorando mejor nuestro tiempo”. Según este experto, “es urgente un cambio en los horarios de la jornada laboral española” porque esto supondría mejorar la productividad y supondría un ahorro de costes a las empresas, así como implantar un horario que se asemejase al europeo “haría que nuestro país estuviese más y mejor integrado en la UE”.

Uno de los ejemplos de los beneficios de este cambio es el que ha experimentado Iberdrola desde que en año 2008 se implantara en su plantilla de 9.000 trabajadores el sistema de la jornada intensiva consistente en trabajar de 7.15 a 14.50 contando con unos 45 minutos de flexibilidad a la hora de entrada o salida. “La medida podía beneficiar a los trabajadores y era buena para la compañía”, señala Ramón Castresana, Director de Recursos Humanos. Esta decisión habla por sí sola: “Hemos mejorado la productividad y ganado más de medio millón de horas de trabajo anuales. Hemos reducido en un 20% el absentismo y un 15% los accidentes laborales”.

Para buscar una solución a los principales obstáculos de la productividad debemos centrarnos en los conceptos de la gestión de nuestro tiempo y en la manera en la que organizamos las tareas, y relacionado con esto hay que hacer mención a una de las técnicas que se están imponiendo en el mundo para lograr dicha productividad: el Getting Things Done.

Además, algunas de las claves para ser más productivos están íntimamente relacionadas con lograr imponer ciertos hábitos en nuestra rutina como pueden ser el cuidar la alimentación haciendo un desayuno equilibrado que nos aporte los nutrientes necesarios para evitar la fatiga, tener un orden en el lugar de trabajo, realizar pequeñas pausas para evitar el cansancio que deriva en una falta de concentración, procurar ser puntual, centrarse solo en una tarea a la vez, terminarla y empezar la siguiente o un consejo rutinario como debería ser el imponerse dormir las 8 horas que los expertos recomiendan. Y no debemos olvidar el papel de los directivos, que deben establecer metas, planificar con exactitud las tareas o incentivar la creatividad de los equipos si quieren realmente quieren ver cómo comienzan a contar con trabajadores más productivos.

 

Vía| INE, El Huffitington Post, MuyPymes, El Economista

Más información| Estadísticas Gobierno de Aragón

Imagen| INE

En QAH| Aprendiendo Productividad Personal con GTD, Productividad Personal (I): No pierdas tiempo leyendo, Productividad personal (II): gestión del tiempo, Productividad Personal (III): Haciendo las cosas (GTD)

RELACIONADOS