Trending 


¿Inculcar a los niños el respeto hacia los maestros?

Siempre se ha dicho que la labor de maestro es de las más ingratas que existen, por muy vocacional que ésta sea. Sería bueno plantearse si los padres hacen siempre lo posible por facilitarles el trabajo. Por ejemplo, transmitiéndoles el modo correcto de tratar a los mayores, de afrontar positivamente la autoridad de los profesores sin estamparse contra un muro. Estas ideas, actitudes y comportamientos son las que llevarán después a la escuela cargadas en su mochila.

Hoy en día, no es fácil que las familias puedan transmitir disciplina a los hijos o que alimenten el prestigio de los profesores. Muchas están divididas, rotas o sus miembros pasan poco tiempo juntos. Los adolescentes se educan más dentro de sus pandillas, sentados frente a la televisión, en conciertos de música o jugando con sus dispositivos electrónicos que en el sosiego del hogar. Por otra parte, la mayoría de ellos son nativos digitales, mucho más hábiles en el manejo de programas informáticos, móviles, tablets, iPads, iPods…  (claves en la vida moderna) que en el trato social con los mayores. Entran y salen de Internet como quien respira, y así, están en disposición de dejar en evidencia hasta al profesor más preparado.

school-79612_1280Pobre de aquel que se obsesione por hacerse respetar a toda costa por sus alumnos, porque puede resultar igual de patético que las rabietas de un mal árbitro de fútbol. El respeto, como el cariño, no es algo que se pueda exigir a la fuerza, hay que ganárselo.

 

 

En el pasado se aplicaba mano dura ante el menor desafío a la autoridad. Hoy, esos métodos están pasados de moda y para enseñar disciplina se aplican técnicas más sofisticadas como la de aprender a tocar un instrumento musical. Sin cierta capacidad para trabajar duro es casi imposible llegar lejos. “Eso no hay quien lo cambie, hijo mío”.

A los jóvenes no se les da muy bien lo de fingir respeto cuando consideran que alguien no se lo merece… y los buenos maestros no abundan. Aquí es donde lo aprendido en casa, junto al consejo de los padres, puede ser fundamental para salvar un buen ‘encontronazo’. A fin de cuentas, es solo una de las primeras ocasiones (de muchas que le esperan en la vida) en las que el hijo se verá obligado a lidiar con la autoridad. Mostrar respeto, con gusto o sin él, será algún día una pieza clave en su entorno de trabajo.

 

Y tú ¿ qué opinas?

 

Por Miguel Olalquiaga

@MigOLAL

[iframe id="frame-dontknow" frameborder="0" scrolling="no" width="300" height="350" src="http://www.dontknow.net/widget/67916/educar-hijos-respeto-profesores"]
RELACIONADOS