Salud y Deporte 


“Lo normal”

AÚN CON LOS CONOCIMIENTOS QUE YA SE TIENE DEL MISMO PARA MUCHAS PERSONAS SIGUE SIENDO ALGO DESCONOCIDO

AÚN CON LOS CONOCIMIENTOS QUE YA SE TIENE DEL MISMO PARA MUCHAS PERSONAS SIGUE SIENDO ALGO DESCONOCIDO

En la calidad de vida de la mujer, la salud del suelo pélvico es fundamental. Asimismo los problemas que afectan a esta parte del organismo, ocasionan trastornos en la vida de las mujeres y no sólo a nivel físico, sino mental y social.

Llamamos suelo pélvico a la musculatura que cierra  la parte inferior de la pelvis.  No sólo interviene en la continencia urinaria, sino también la anal, la sujeción de los órganos de la pelvis, la sexualidad, el embarazo, el parto y el postparto.

 

 

Teniendo en cuenta todo esto no sólo hablamos de incontinencia urinaria, sino que se incluyen dentro de las disfunciones del suelo pélvico,la incontinencia anal, el descenso de órganos a través de la vagina (prolapsos), o el dolor en las relaciones sexuales. Pero esta entrada la vamos a dedicar a la primera.

La incontinencia urinaria es un problema que va más allá de las pérdidas de orina. Empezando por que aún estas pérdidas o “escapes” se consideran normales, cuando no es lo cierto.

-¿Tiene usted pérdidas de orina?

-¿Yo?, no. Bueno, lo normal de la edad, al reírme mucho, o al hacer esfuerzos.

Otro factor a tener en cuenta es el bajo control motor que suele tener la mujer de esta zona, (capacidad para reconocer una zona y controlar su contracción y relajación). Muchas creen que es una zona autónoma, en la que no tenemos capacidad voluntaria, pero tampoco es así. Podemos trabajar la musculatura del suelo pélvico a través de varias técnicas de fisioterapia y solucionar así muchos problemas.

La mayoría de la población piensa que las pérdidas de orina se relacionan sólo con el esfuerzo, generándose así un mayor malestar cuando aparecen sin los mismos, es decir, de forma espontánea. Hay que aclarar por tanto que existen diferentes  clasificaciones de incontinencia urinaria:

  1. Incontinencia de esfuerzo (IE)
  2. Incontinencia de Urgencia (IU)
  3. Incontinencia Mixta (IM)

Cada tipo requerirá un abordaje terapéutico diferente, una vez realizado un correcto diagnóstico.

Por último es muy común que las mujeres asocien las disfunciones del suelo pélvico a su debilidad, y se está  extendido el uso de sistemas de “fortalecimiento”, como las bolas chinas, que no siempre están indicadas, ya que en muchas ocasiones, el problema es un exceso de tono, es decir, justo lo contrario para lo que se indican las mismas.

Debido a la importancia que estas disfunciones adquieren en en nuestra sociedad y dada la preciada información de la que ya se dispone y las posibilidades terapéuticas de la fisioterapia,  ahondaremos en la próxima entrada en la descripción de los distintos tipos de incontinencia y en cómo podemos identificarlas.

Por supuesto y como siempre recomiendo, ante cualquier síntoma, acude a tu fisioterapeuta especializada. Ella sabrá realizar un correcto diagnóstico, y podrá plantear contigo un plan terapéutico específico adecuado a tu caso.

Si te sientes identificada con todo esto, no te preocupes, pero ocúpate de ponerle solución, y comienza a recuperar tu calidad de vida.

 

Vía| Carolina Walker

Imagen| Suelo pélvico. De la autora.

En QAH| FISIOTERAPIA, EL MÉTODO PILATES

 

 

RELACIONADOS