Salud y Deporte 


Inactividad física y enfermedades metabólicas

Está suficientemente demostrado que el sedentarismo provoca graves trastornos metabólicos y disminuye la esperanza de vida de la población. Incluso provoca el doble de muertes que la obesidad en Europa según un reciente estudio de la American  Journal of Clinical Nutrition.

síndrome metabólico

Inactividad física y enfermedades metabólicas

El ejercicio físico es el “medicamento” más potente que existe. Previene enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo II, obesidad, dolores de cabeza, malestar general, mejora nuestras capacidades físicas básicas (resistencia, fuerza, velocidad y flexibilidad), nuestra autoestima y estado de humor.

Ejercicio físico, ¿de cualquier manera?

Todas estos beneficios se pueden convertir en aspectos perjudiciales para nuestra salud si la práctica deportiva no se realiza bajo unas pautas y la supervisión de personal cualificado.

Enfermedades metabólicas en auge

La inactividad física es ya una epidemia mundial y uno de los graves problemas de salud pública. Su prevalencia se estima que alcanza el 84% en los países desarrollados y hasta un 91% en los países en vías de desarrollo.

Una de las consecuencias es que aumenta las probabilidades de desarrollar y mantener la obesidad entre otro tipo de enfermedaes.

Enfermedades metabólicas

Uno de las enfermedades provocadas por un incorrecto estilo de vida, mala alimentación e inactividad física es el Síndrome Metabólico. Esta enfermedad es un compendio de síntomas como la hipertensión arterial, resistencia a la insulina, la dislipidemia, etc.

Este síndrome afectaba años atrás a una parte de la población en países desarrollados a partir de los 40 años, aunque actualmente comienza a aparecer a los 25. Esto nos da una clara señal de los muy negativos estilos de vida que se llevan a cabo en los países desarrollados en los tiempos de hoy en día.

Diagnóstico de la enfermedad

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha establecido diferentes criterios para poder diagnosticar esta enfermedad. Dentro de estos parámetros nos encontramos con unos principales y otros secundarios. Para diagnosticar esta enfermedad sin lugar a error el individuo debe padecer al menos uno de los principales y dos de los secundarios.

Los factores principales son la resistencia a la insulina y la diabetes tipo II. Dentro de los factores secundarios nos encontramos con valores elevados de triglicéridos, tensión arterial, colesterol HDL y un excesivo índice de masa corporal (IMC).

Tratamiento

El mejor tratamiento es llevar a cabo una buena prevención, realizando un estilo de vida correcto y saludable. Para ello debemos realizar una dieta variada con alta cantidad de frutas y verduras, evitar el tabaco, el alcohol y la comida rápida.

La actividad física también es fundamental. En este caso, lo idóneo es realizar ejercicios aeróbicos como correr o caminar. En definitiva, actividades de larga duración y baja intensidad que pueden prevenir la aparición del Síndrome Metabólico, así como la mejora de la condición física y la pérdida de un exceso de grasa corporal.

 

En colaboración con QAH |  Mundo Entrenamiento

Vía| Mundo Entrenamiento

Más información | Mundo Entrenamiento, Artículo “Síndrome Metabólico”.

Imagen | Síndrome Metabólico.

RELACIONADOS