Economía y Empresa 


Impuesto de Sucesiones y Donaciones ¿justicia o confiscación?

Hace pocos días conocimos la propuesta de Ciudadanos para el Impuesto de Sucesiones y Donaciones. Se trata de una propuesta mucho más justa que la actual, pues proponen armonizar este tributo en todo el territorio nacional, frente al actual sistema en el que nos encontramos con el hecho de que cada Comunidad Autónoma establece cuál será la base liquidable y el tipo de gravamen para Sucesiones. Esto supone que, dependiendo de la autonomía en la que nos encontremos y ante el mismo incremento de patrimonio, la cuota tributaria a pagar a la Hacienda pública puede diferir considerablemente.

Así, podemos encontrarnos que para herencias por importe de 800.000 €, la diferencia en la cuota tributaria a ingresar puede variar en casi 200.000 €. A la vez, contamos con uno de los tipos máximos de gravamen más altos de los países desarrollados, alcanzando el 34%.

Impuesto de Sucesiones y Donaciones

Impuesto de Sucesiones y Donaciones

Siguiendo con la propuesta de Ciudadanos, aciertan en bonificar al 100% el pago del impuesto de Sucesiones a las herencias por importe inferior al millón de euros. Esto, unido a lo comentado anteriormente, haría que contásemos con un Impuesto de Sucesiones mucho más justo.

No obstante, más allá de los beneficios comentados anteriormente, los cuales cabe aplaudir pues suponen una mejora considerable en el tratamiento al ciudadano, considero que este impuesto debería desaparecer del sistema tributario español. Este impuesto significa que el ciudadano se encuentra ante una doble tributación, otra más, que no tendría que asumir en una sociedad justa y libre.

¿Qué pagamos, por ejemplo, al adquirir un bien inmueble? el mismo está sujeto a IVA en el momento de la compraventa y, posteriormente, el propietario contribuye a la hacienda local en la que esté situado el inmueble pagando su contribución. La pregunta es, ¿por qué se debe gravar la transmisión de riqueza si el futuro propietario va a seguir contribuyendo a las arcas públicas pagando, entre otras cosas, su contribución?

El sistema tributario español necesita un repaso a fondo en el sentido de que deben ser revisadas todas estas situaciones que suponen un maltrato al ciudadano. Podríamos comentar, sin entrar en detalles, otro ejemplo similar en el que el ciudadano soporta dicha doble tributación y el que quizá nos venga a la cabeza a todos es el de la tasa por ocupación de la vía pública por medio del estacionamiento de vehículos. La conocida como ORA (Ordenanza Reguladora de Aparcamiento). La pregunta, al igual que con el Impuesto de Sucesiones sería, ¿por qué debemos abonar una tasa por aparcar en la vía pública si ya hemos abonado el Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (Circulación)?

En definitiva, la propuesta de Ciudadanos en relación a Sucesiones y Donaciones es interesante y beneficiosa para el ciudadano pero, en mi opinión, como decía, este impuesto debería desaparecer de nuestro sistema tributario.

Más información| La Información

Imagen| Sucesiones

En QAH| ¿Es nuestro impuesto de sucesiones y donaciones discriminatorio?

RELACIONADOS