Economía y Empresa 


Importancia de los dividendos

Los dividendos que dan las acciones son una de las mejores herramientas para alcanzar, o por lo menos ayudar a alcanzar, la independencia financiera. Invirtiendo a largo plazo los dividendos aportan una serie de ventajas.

Proporcionan unas rentas periódicas para complementar la pensión o sueldo, manteniendo nuestro patrimonio, es decir las acciones, etfs o fondos de distribución que poseemos.

Es muy importante ir reinvirtiendo los dividendos cobrados en nuevas acciones, bien sean las mismas que nos han proporcionado el dividendo u otras distintas, que sean sólidas y estables para aprovechar el interés compuesto.

Unos dividendos crecientes y sostenidos en el tiempo son señal de empresa estable, segura y sólida más difícil quebrar. El ejemplo son empresas como las que se consideran aristócratas de los dividendos, que llevan décadas incrementando el dividendo año tras año.

Los beneficios de la empresa, si el payout es aceptable y no pone en peligro la caja, se devuelven al accionista, en vez de ser usados por la gerencia de la empresa en inversiones ruinosas que generen deuda peligrosa, lo que Lynch llama peorificación. Pero ojo, el dividendo ha de ser sostenible, no superior a los beneficios por acción de la empresa ni mucho menos tener que recurrir a endeudarse para pagar el dividendo, lo cual es algo inasumible y mucho menos a largo plazo.

Aunque promediar a la baja, es decir, ir aumentando nuestra inversión conforme el precio baja, o aguantar pérdidas (que es no vender mientras se esté en negativo) está mal visto por los operadores cortoplacistas, los dividendos proporcionan un colchón de seguridad para aguantar malas rachas en el mercado, y que la acción en la que estamos invertidos recupere niveles de cotización adecuadas a su valor en momentos de pánico. Pero eso sí, la inversión ha de realizarse controlando los fundamentos de la empresa para prevenir quiebras, o bien realizarse con etfs o fondos referenciados al índice que repartan dividendo con lo cual por la propia naturaleza del índice se puede pasar una mala racha de pérdidas pero nunca se corre el riesgo de quiebra, ya que el índice si unas empresas mueren se sustituyen por otras.

A la hora de invertir no hay que centrarse sólo en que se reparta un alto dividendo,es importante una buena diversificación, invertir en un número suficiente de empresas para prevenir bajadas no recuperables o quiebras. El clásico de la bolsa de no poner todos los huevos en la misma cesta.

Vía: Independencia y calidad de vida

Imagen: Eltiogilito.com

Más información: Invertir en dividendos

RELACIONADOS