Historia 


HNLMS Abraham Crijnssen: cómo escabullirse disfrazado de isla

El HNLMS Abraham Crijnssen, un dragaminas construido en 1936 y puesto en servicio en mayo de 1937 en la Marina Real Holandesa, pudo ser un buque más de los que combatieron en la Segunda Guerra Mundial, pero sin embargo, fue el protagonista de una rocambolesca historia que le permitió sobrevivir a la Batalla del Mar de Java y servir en el frente del Pacífico en el seno de dos armadas diferentes.

Hr Ms Abraham Crijnssen

Hr Ms Abraham Crijnssen

Corría el año 1941, y nuestro protagonista y su tripulación se encontraban destinados en Asia, concretamente en  Surabaya, en las Indias Orientales Neerlandesas, cuando a finales de ese mismo año se desencadenó la invasión japonesa en la zona, acción que a la postre desembocaría en la famosa Batalla del Mar de Java en 1942, con un saldo desfavorable para las fuerzas aliadas que se saldaría con la ocupación nipona de las posesiones holandesas e inglesas en la zona.

En un último esfuerzo de los aliados, se despachó al almirante holandes Karel Doorman, al mando de una variopinta flota de fortuna compuesta por navíos de diversas nacionalidades, con el propósito de alcanzar el Mar de Java, atacar los transportes enemigos y aliviar la situación de las maltrechas fuerzas aliadas, pero una disciplinada y superior flota nipona al mando de Takeo Tagaki aplastaría a la fuerza de Doorman, que sufrió gran cantidad de bajas, incluida la del propio comandante a bordo de su buque insignia De Ruyter. Era el 27 de febrero de 1942.

Con este escenario como telón de fondo, los aliados, dando por perdida cualquier opción en el teatro de operaciones (la guarnición holandesa se rendiría el 8 de marzo de 1942, y a los ingleses no les iba mucho mejor), deciden ordenar a la flota superviviente abandonar la zona para mitigar las pérdidas y sobre todo evitar a toda costa caer en manos japonesas.

Por tanto el HNLMS Abraham Crijnssen recibe órdenes de retirarse a puerto seguro en Australia junto a otros tres buques supervivientes de la odisea. Por razones desconocidas, finalmente no se reúne la flotilla o bien se dispersa, por lo cual la dotación del dragaminas empieza a comprender que deberán intentar ganar las costas australianas en solitario navegando en aguas controladas por fuerzas enemigas, y lo más importante, a bordo de un buque que no está diseñado para el combate y con una escasa velocidad de 15 nudos.

HNLMS Abraham Crijnssen camuflado cómo una isla tropical

HNLMS Abraham Crijnssen camuflado cómo una isla tropical

Es entonces cuando la tripulación razona que si consiguen navegar de soslayo por la noche y procuran pasar desapercibidos durante el día, quizá tengan una oportunidad. Y sobreviene la genialidad de disfrazar el barco de isla. Cortan todo tipo de follaje de las islas cercanas que utilizan de camuflaje en la superestructura del barco para despistar a los aviones enemigos, y pintan de gris diversas partes del barco para simular un islote rocoso que engañe a las fuerzas de superficie. De esta guisa, camuflado de genuina isla tropical, anclados durante el día cerca de cualquier islote y navegando por la noche, consiguen eludir al enemigo, en una de las maniobras más inverosímiles y acertadas de la guerra, lo que les permitió ganar la costa australiana en ocho días de navegación sin incidentes.

A este buque, además, le esperaría una larga vida. Tras su odisea, fue transferido a la Marina Real Australiana, donde tras las oportunas modificaciones sirvió bajo la denominación de HMAS Abraham Crijnssen, reclasificado como buque de escolta antisubmarina merced a sus recien adquiridas capacidades ASDIC.

El Abraham Crijnssen retornaría al servicio de la Armada Holandesa en 1943, aunque operaría en Australia hasta el final de la guerra, ya reconvertido de nuevo en dragaminas, su misión inicial.

Retornó a Holanda en 1951, reconvertido en Guardacostas,  y fue retirado del servicio activo en 1961, si bien a partir de 1962 fue utilizado como buque de prácticas.

Finalmente, en 1995, la Marina Real Holandesa decidió conservar el peculiar buque como museo, pudiendo ser visitado desde 1997 en el Dutch Naval Museum junto al buque HNLMS Schorpioen y el submarino HNLMS Tonijn.

Vía| Historic Naval Ships Association
Más información| LA GUERRA NAVAL EN EL PACÍFICO, Luís de la Sierra
Imagen|WIKIMEDIA
En QAH|Especial Segunda Guerra Mundial, El superacorazado Yamato

RELACIONADOS