Cultura y Sociedad 


Historia y Ficción en la Revolución Mexicana, Juan Rulfo (II): obra

José Miguel Oviedo, en su Historia de la literatura hispanoamericana, señala como rasgo fundamental de la poética de Juan Rulfo “su concisión, que él mismo supo llenar con una alta tensión trágica y una densidad simbólica que pocos han logrado”.

La exigüidad de su producción se convirtió en algo casi legendario porque, en pocas páginas, sus dos obras habían logrado la perfección en sus respectivos géneros; no hay en ellas signos de aprendizaje ni decadencia: ambas son piezas magistrales y, por lo tanto, difíciles de superar, incluso por él mismo.

Y es que la publicación en 1953 de El llano en llamas, acompañada dos años más tarde por la de Pedro Páramo, convertiría al autor mexicano en una de las principales voces literarias del momento, sobre todo a partir de la década de los sesenta. Su poca disposición a volver a publicar obra alguna elevaría su figura a la categoría de mito.

Caminantes. Inframundo.

Su producción literaria, entendida como una renovación del regionalismo e indigenismo de la novela hispanoamericana, ha sido englobada en el ciclo artístico de la Revolución mexicana, cuya presencia en la vida del autor fue estudiada en el anterior capítulo de nuestra serie. En efecto, la violencia, el odio, el abandono del campo y la pobreza consecuente se convierten en elementos nucleares de su narrativa, aunque, sin duda, el eje axial de la literatura de Juan Rulfo no es otro que la decepción, generada en la mente del mexicano por el fin de una revolución que no tuvo las consecuencias esperadas en su inicio. El gran paso adelante que estas dos obras dieron en relación al contexto de la Revolución no es otro que la absoluta ficcionalización que los hechos históricos sufrieron en su expresión literaria: superada una primera fase, en que el día a día de la Revolución convirtió la novela en crónica de sucesos (libros como Los de abajo, de Mariano Azuela, representan este primer período), la obra de autores como Rulfo alcanzaría un estadio de creación superior, en el que las consecuencias de un momento totalmente destacado en la Historia del continente hispanoamericano alcanzan una lectura simbólica, mítica y universal.

Madre e hijo. Inframundo.

Ya en los cuentos de El llano en llamas percibimos muchos de los elementos que más tarde encontraríamos en la novela de 1955. En palabras de J. M. Oviedo, una atmósfera luctuosa, desolada y sin esperanza domina en el libro, pero lo admirable es la total falta de estridencia de su retórica. En efecto, percibimos cómo las imágenes propias del universo de Rulfo (el abandono del campo, las relaciones de parentesco – donde cobra especial importancia la dicotomía padre-hijo -, etc) son tratadas a través de un lenguaje lacónico y repleto de elipsis que anticipan la estructura narrativa practicada por el autor mexicano en su libro más importante.

Pedro Páramo se ha convertido, pese a su condición de novela breve, en una de las obras más destacadas de la literatura en lengua española. Cuenta en ella su autor el viaje de Juan Preciado a Comala en busca de un padre al que nunca ha conocido. A través de su experiencia en un pueblo que encuentra desolado, el lector conocerá la vida y obra del cacique Pedro Páramo, hasta verse inmerso en los acontecimientos que llevaron a Comala a su aniquilación total. La presencia de la cultura mítica del pueblo mexicano será constante en la obra, así como su relación con las raíces clásicas de la literatura occidental. Sin embargo, sería imposible concebir la gran valoración que la obra ha tenido en los sectores intelectuales sin atender a la incorporación de técnicas narrativas propias de literaturas extranjeras en la novela de Rulfo, sobre todo en el terreno del tratamiento del tiempo narrativo, que quizás tenga en Faulkner y en los escritores de la escuela americana su principal antecedente.

En Historia y Ficción en la Revolución mexicana, Juan Rulfo hemos pretendido acercarnos a la figura de uno de los autores más importantes del siglo XX en el contexto de la literatura hispanoamericana, estudiando en un primer capítulo de la serie, la vida y el contexto en el que se desarrollaría la obra narrativa (objeto de estudio en este segundo artículo) que convirtió a su autor en mito de la literatura occidental contemporánea.

 

Más información| Juan Rulfo, edición de José Carlos González Boixo; Pedro Páramo, Cátedra, Madrid, 2007 ; Juan Rulfo, edición de Carlos Blanco Aguinaga, El llano en llamas, Cátedra, Madrid, 2009; José Miguel Oviedo, Historia de la literatura hispanoamericana. 4. De Borges al presente, Alianza, Madrid, 2005

Imagen| caminantes, madre e hijo

RELACIONADOS