Patrimonio 


Historia y Arte en el Loira: el Castillo de Blois

Pasear por el Loira y sus alrededores es sinónimo de cultura y grandes construcciones. Si ya nos paramos en Orléans y su magnífica catedral, hoy nos vamos hasta Blois, una pequeña ciudad que sin embargo se convirtió en condado y en base de operaciones de Juana de Arco durante la Batalla de Orléans. Lo que más destaca de esta ciudad es que en medio del bullicio y de las calles se encuentra el imponente castillo de Blois que fue residencia de 7 reyes y 10 reinas de Francia además de sede del poder monárquico. La historia más famosa del condado involucra a la dinastía fundada por Thibaud I. Sus descendientes, Eudes I (? -996) y Eudes II (? -1037), tenían como enemigos a los reyes Capetos y los condes de Anjou que controlaban Touraine, pero lograron adquirir Champagne en 1023, extendiendo así los límites del dominio real. El conde Etienne-Henry (1047-1102) fue uno de los líderes de la primera cruzada y participó primero en la toma de control de Nicea y luego en el asedio de Antioquía (1097). En 1125, Teobaldo IV el Grande (1093-1151) reunificó a Champagne y Blois; en ese momento, él era la segunda figura más importante del reino. Después de Thibaud VI, el condado de Blois pasó a manos de la casa de Chatillon-sur-Seine, que ejerció una influencia política considerablemente menor. En 1397, Luis I de Orleáns adquiere el condado de Blois. Debido a su influencia sobre el rey Carlos VI, el duque de Borgoña lo hizo asesinar en 1407. Después de 1415, cuando el duque Carlos estaba cautivo, su medio hermano Jean, «el bastardo de Orleans», presidió el ducado y negoció su liberación. El hijo del duque Carlos, Luis II, dirigió la oposición feudal y se rebeló contra la autoridad del rey Carlos VIII. Después de la «Guerra loca» (1488), en la que fue derrotado, Louis finalmente volvió a las buenas gracias de Carlos, con quien se alió en Italia en 1494. Una vez que el rey murió, Luis II lo sucedió a él y al condado. de Blois se convirtió en parte del dominio real.

A principios 1498, las estadías de los reyes en Blois estuvieron marcadas por visitas políticas y diferentes festividades, como la boda de Cesare Borgia (1499) y el compromiso de Marguerite of Angoulême. Blois fue donde Luis XII recibió el archiduque de Austria (1501) y Maquiavelo (1510). Bailes, conciertos y representaciones teatrales mostraron el esplendor de la corte de Valois. En 1547, Henri II entró en Blois acompañado por mujeres desnudas montadas en bueyes que recuerdan el mito de la Princesa Europa, y organizó un gran torneo. Al mismo tiempo, el castillo real de Blois era uno de los lugares desde los cuales el rey administraba el reino y convocaba a los Estados Generales. Durante el siglo XVI, el pensamiento renovado se basó en el redescubrimiento de los antiguos monumentos italianos y la literatura de la antigüedad greco-romana. Los príncipes regresaron de Italia con obras de arte y artistas que contribuyeron a la evolución de la creación artística francesa. En 1517 Francisco I dio la bienvenida a Leonardo da Vinci a Amboise; también fue el benefactor de otros artistas italianos; en 1530, Rosso Firoentino y Primaticcio trabajaron en Fontainebleau. La colección del monarca francés reunió obras de Miguel Ángel, Rafael y Tiziano; como «padre de las letras» François creó la biblioteca real en Blois; en 1544, lo transfirió a Fontainebleau.

El castillo de Blois reúne alrededor de un mismo patio cuatro alas de cuatro épocas y cuatro estilos diferentes debido a toda los movimientos políticos e históricos que hemos contado.

El castillo de la Edad Media (siglo XIII): del castillo medieval construido por los condes de Blois a partir del siglo X sólo queda hoy la sala señorial, más conocida como Sala de los Estados. Es la mayor sala civil gótica de principios del siglo XIII que se conserva en Francia. Fue construida por el conde Thibault VI en 1214, ha conservado sus disposiciones antiguas: las dos naves cubiertas de un revestimiento de madera, separadas por una fila de seis columnas. Utilizada como sala de justicia por os condes de Blois, acoge dos veces, en 1576 y en 1588, los Estados Generales convocados por Enrique III.

El ala Luis XII en gótico flamígero: construida en ladrillo y piedra entre 1498 y 1501 está influenciada por el estilo gótico flamígero donde se mezclan elementos italianizantes con elementos de influencia gótica. Los aposentos reales del primer piso albergan el museo de Bellas Artes.

El ala de Francisco I (Renacimiento): edificada en menos de quince años después que el ala Luis XII, entre 1515 y 1520, el ala Francisco I ilustra la rápida evolución de la decoración arquitectónica inspirada por Italia, aplicada sobre estructuras todavía muy francesas. La escalera exterior helicoidal abrigada en la torre abalconada, lustra perfectamente esta mezcla de influencias. El aspecto actual de los aposentos resulta de las restauraciones de Félix Duban quién ha creado los decorados murales e imaginado el reparto “ideal” de un aposento real al final del siglo XVI. Estos apartamentos han hospedado a Francisco I, Catalina de Médicis, Francisco II y María I de Escocia, Enrique III y más tarde Gastón de Orlèans, antes de transformarse en cuartel de 1788 a 1845.

 

El ala Gastón de Orleans (Clasicismo): Construida por Francisco Mansart para Gastón de Orlèans, hermano de Luis XIII, entre 1635 y 1638, este ala es una obra maestra de la arquitectura francesa clásica. El hueco de la escalera es una creación deslumbrante con dos cúpulas superpuestas, adornadas con esculturas alegóricas.

Durante el siglo XVIII, el castillo se deterioró lentamente y los edificios se derribaron. El mantenimiento se volvió demasiado costoso. En 1788, Luis XVI lo puso a la venta, pero no había compradores, y el regimiento real «Comtois» instaló sus cuartos en las instalaciones. Mientras que el trabajo de los militares causó un mayor deterioro, concomitantemente mantuvieron el castillo y buscaron la renovación del ala clásica. En 1810 los edificios volvieron a la ciudad de Blois, pero todavía estaban ocupados por el ejército. El ala François I fue restaurada en 1845 para poder instalar un museo, pero no fue hasta 1867 que el castillo real de Blois fue devuelto en su totalidad a la administración civil. En 1843, Félix Duban presentó a Prosper Mérimée un proyecto destinado a restaurar el castillo real de Blois sobre la base de vestigios y diseños que datan de 1572. Dos años después, fue el primer monumento histórico fuera de París restaurado por el estado francés y sirvió como modelo para la restauración de otros castillos. A principios del siglo XX, varias fases de rehabilitación tuvieron lugar una tras otra; uno de los principales logros consistió en la restauración de la gran escalera del ala Gastón de Orleans. Un programa de restauración excepcional emprendido en los años 1990 y los 2000s una vez más implicó el cubrir, las fachadas y el suelo del ala de François I así como las decoraciones pintadas policromadas; así es que el castillo ha recuperado sus colores del siglo XIX.

* Vía|http://www.chateaudeblois.fr/
* Imagen|Castillo de Blois, Entrada principal, Sala de los Estados, Detalle de la capilla y las vidrieras, Escaleras de Francisco I, Vista desde la escalera.
* En QAH|(entradas relacionadas)

 

RELACIONADOS