Economía y Empresa 


Historia del Sistema Bancario Moderno. Del patrón oro al dinero fiduciario (III)

Viene de “Historia del Sistema Bancario Moderno. Del patrón oro al dinero fiduciario (II)

FINANCIACIÓN DEL ESTADO.

Todos los gobernantes de la edad antigua, así como de la edad media y moderna, han necesitado siempre financiar de alguna manera sus políticas. Pues por lo general sus proyectos siempre han sido deficitarios, es decir, siempre han superado los ingresos que dichos gobiernos eran capaces de generar vía impuestos y tributos a sus súbditos o ciudadanos.

euro-870762__180Y muchos han sido los banqueros que han apoyado a monarcas y gobernantes a lo largo de la historia, proporcionando los recursos necesarios a los mismos con que pagar sus campañas de guerra o sus proyectos imperiales.

A veces, los Reyes devolvían los préstamos con la concesión de recaudar tributos en una zona geográfica determinada durante un determinado plazo de tiempo, hasta reponer el principal y los intereses del préstamo. En ocasiones nunca se devolvía el préstamo, pues el monarca o gobierno perdía una guerra o era derrocado por otro nuevo gobernante, que no se hacía cargo de las deudas del anterior.

El caso es que pronto vieron los gobiernos que tenían en los banqueros una buena fuente de recursos, con el dinero que éstos ostentaban en depósito de sus clientes. Y ahí nació muchas veces la justificación legal a que el banquero no tuviese que cumplir “estrictamente” con el contrato de depósito, como cualquier otro depositario hubiese debido hacerlo. Con el devenir de los años, como vamos a ver a continuación, esta parece ser la razón de fondo de las actuales legislaciones que regulan la actividad bancaria con reserva fraccionaria.

LA LEY DE PEEL.

Tras distintos avatares históricos donde muchos bancos habían quebrado al no conservar siempre sus depósitos, y existiendo corrientes doctrinales enfrentadas sobre la necesidad de que los Bancos mantuviesen de manera continua el cien por cien del dinero recibido en depósito, se planteaba esta cuestión en el Parlamento inglés en la década de los años cuarenta del s. XIX. Y siendo Robert Peel el Primer Ministro de Reino Unido se aprobó en 1844 la Ley de Banca, conocida después como Ley de Peel, que obliga a las entidades bancarias a conservar en oro un coeficiente de caja del 100 % del dinero recibido.

money-452624__180El gran problema fue que esta Ley se refería en su texto a la necesidad de conservar un coeficiente del 100 % de los billetes de banco o papel moneda, pero no de los depósitos. Cuándo un cliente entregaba dinero en efectivo, es decir, monedas de oro o plata, a un banquero, este le entregaba como justificante del depósito de dichas monedas unos billetes “al portador” que además de recibo del depósito podían servir a su tenedor para pagar deudas e impuestos. Es decir, todo billete en manos de un ciudadano estaba respaldado por una cantidad de oro, de importe similar al valor nominal del billete, y depositado en el banco que había emitido dicho billete. Por lo que en cualquier momento podía acudir el tenedor de dicho billete a ese banco y convertir su papel por las monedas de oro o plata equivalentes.

Pero esto eran depósitos “a la vista”. Sin embargo, como decimos, la Ley de Peel no impuso la necesidad a los Bancos de conservar el 100 % del coeficiente de caja para el dinero de los depósitos a plazo. Así, si un ciudadano depositaba su dinero a un plazo de, por ejemplo, un año, el Banco estaba por supuesto obligado a devolver el dinero en el vencimiento pactado, pero no tenía obligación legal de custodiar en caja el 100 % del dinero recibido en tal concepto.

Este hecho histórico marcó el principio de la aceptación legal de la moderna Banca con Reserva Fraccionaria, pues este modelo legislativo se fue extendiendo y aceptando por el resto de países.

COEFICIENTE DE CAJA.

Llamamos a la cantidad que el banco debe conservar del dinero depositado coeficiente de reserva o coeficiente de caja. Así, si debe mantener 50 euros de cada 100 que recibe en depósito, afirmaremos que trabaja con un coeficiente de caja del 50 %.

Por supuesto, la posibilidad de utilizar una parte del dinero de los depósitos en beneficio propio multiplica exponencialmente los beneficios del Banco, y es que le permite hacer inversiones con un capital muy superior al que ostentaría solo con sus fondos propios, o con los fondos recibidos en concepto de préstamo de sus clientes (mediante la emisión de bonos, acciones o cualesquiera otros títulos mercantiles de financiación). A la vez de que dicho capital ficticio lo utiliza con un precio de financiación muy bajo. Esta es la razón de que, cuanto menor sea el coeficiente de caja, mayores serán los beneficios del Banco. A la par de que mayor será la base monetaria de dinero en circulación en el sistema (provocando inflación),

Sigue en la Parte (IV)

Vía | “Dinero, crédito bancario y ciclos económicos.” Jesús Huerta de Soto. Unión Editorial.  (1998). “Retorno al parón oro”. Juan Manuel López Zafra. Deusto. (2014)

Más Información | Monetae Mutatione  Monetae Mutation  Blog Proactivado

Imágenes | Pixabay

 

RELACIONADOS