Historia 


Historia del Movimiento de Países No Alineados

Logotipo del Movimiento de Países No Alineados, en su última cumbre en Venezuela

Logotipo del Movimiento de Países No Alineados, en su última cumbre en Venezuela

Hace unas semanas se celebró en Venezuela la última Cumbre del Movimiento de Países No Alineados (MPNAL o MPNA), una organización internacional venida a menos, que fue hija de la Guerra Fría. Con esta unión, los países miembros pretendían desligarse de la lógica binaria de aquella época posterior a la II Guerra Mundial, que dividió el mundo en dos bloques, el comunista, de los países vinculados a la Unión Soviétiva, y el occidental, próximo a Estados Unidos.

El MPNA tuvo su origen en la Conferencia de Bandung (Indonesia), en 1955. Entonces se dieron cita 29 jefes de Estado de de gobierno, que buscaban abrir una tercera vía en la lógica desquiciada y bipolar de la Guerra Fría. Formalmente aún no existía el Movimiento de Países No Alineados, pero en aquel encuentro sí surgieron los diez principios rectores del mismo, los que sobre el papel siguen siendo los diez puntos clave de la organización, aunque muchos de sus miembros están lejos de respetarlo.

Los diez principios de Bandung son el respeto a los Derechos Humanos, el respeto a la soberanía e integridad territorial de todas las naciones, la igualdad de todas las razas y de todas las naciones, la renuncia a intervenir o interferir en asuntos internos de otro país, el derecho a defenderse de cada nación, el rechazo a pactos de defensa en servicio de los intereses de un sólo país, no amenazar ni agredir la independencia política de un país, la solución pacífica de los conflictos internacionales, la promoción de la cooperación y el respeto de la justicia y de las obligaciones internacionales.

En septiembre de 1961 se creó en una cumbre en Belgrado, sobre la base de aquellos principios, el Movimiento de Países No Alineados. Fueron 28 países. Fue un movimiento rompedor, fuera de los dos espacios en los que se dividió el mundo. Una unión activa de países contrarios a esa polarización. Son los tiempos de la creación de la OTAN, del apartheid en Sudáfrica, de la carrera armamentística… Y estos Estados muestran oposición al rumbo que toma el mundo. Buscan influir, sin demasiado éxito.

venezuela iran

Hasan Rohani, de Irán, cede el testigo a Nicolás Maduro, presidente venezolano

La segunda conferencia se celebró en 1964 en El Cairo, ya con 47 países miembros, 10 observadores y 30 representantes de países que no habían conseguido aún su independencia. En ese cumbre se reforzó el compromiso de la organización con la coexistencia pacífica y la lucha contra el colonialismo. La conferencia de Lusaka (Zambia), en 1970, la organización crece más, al llegar a congregar ya a 75 países miembros.

En 1992, derrumbada la URSS y acabada la Guerra Fría, el Movimiento de Países No Alineados pierde su sentido. Ese año, en la cumbre de Yakarta se sientan nuevas bases de la organización, orientada, siempre formalmente, sobre el papel, en la defensa de los principios fundacionales de la ONU y en el respeto a la soberanía nacional y la independencia de los países.

Ahora, este movimiento celebra cada tres años conferencias. El país que lo organiza asume la presidencia del organismo. En 2012 la capital iraní acogió la cumbre, lo que convirtió en secretario general al presidente de Irán,  Hasan Rohani. El mes pasado fue la isla de la Margarita la localidad que acogió la cumbre, por lo que el presidente iraní dio el testigo a Nicolás Maduro, presidente venezolano muy cuestionado en su país, por la falta de libertad de la oposición política, que reclama sin éxito un referéndum revocatorio, aunque la ley les ampara y ganaron las elecciones legislativas de 2015. Es un país dividido en dos mitades. La oposición venezolana dijo que la cumbre del Movimiento de Países No Alineados era una cumbre de dictadores, por el nulo respeto a los Derechos Humanos de muchos de los países que componen la organización. En teoría, está formada por 120 países, aunque no todos enviaron representaciones del máximo nivel a Venezuela, prueba de la decadencia de esta organización que nació, irónicamente, como tercera vía entre los excesos y la polaridad de la Guerra Fría.

Vía| Historia Siglo XX

Más información| Historiacultural.com

Imágenes| nodal.am y elpais.cr

RELACIONADOS