Historia 


Historia de los Nobel alternativos

premios

Logo de los Premios Nobel Alternativos

The Right Livelihood Award. Así se llaman los galardones que se entregan cada año en el Parlamento sueco y se consideran “los Premios Nobel alternativos”. Desde 1980, estos premios reconocen la labor de personas que contribuyen a hacer el mundo un lugar mejor, menos injusto, ya sea por su compromiso con los Derechos Humanos, las minorías o el medio ambiente. Hay 166 galardonados de 68 países. Los premios nacieron para “reconocer y apoyar a personas y organizaciones que ofrecen soluciones ejemplares a los grandes problemas mundiales”.

Generalmente hay cuatro ganadores cada año y el premio conjunto es de 3 millones de coronas suecas, unos 302.700 euros. No siempre todos los galardonados reciben la dotación económica, ya que suele haber un premio honorífico a una persona o institución que el jurado reconoce, pero que no necesita un impulso económico. También es novedoso respecto a los Nobel y a otros galardones internacionales que estos premios no tienen categorías, pues se dedican a reconocer el trabajo de quienes combaten los grandes retos del mundo actual, sea cual sea su especialización.

El escritor, filántropo y activista alemán Jakob Baron von Uexküll  fue el creador de estos premios, que podrían traducirse al español como “premio al sustento bien ganado”. Pidió a los organizadores de los Nobel que incluyeran dos nuevas categorías de premios, una centrada en la protección del medio ambiente y otra dedicada a reconocer a personas o instituciones que ayuden a las personas de los países más vulnerables. Opina el escritor germano que los Nobel tienen un sesgo claro hacia países desarrollados. Como la Fundación Nobel rechazó esa propuesta, von Uexküll lanzó sus propios premios.

Gruppenfoto aller Alternativnobelpreistr‰ger vor St. Virgil in Salzburg ÷sterreich; 09.06.2005 Foto Franz Neumayr

Foto de familia de los Premios Nobel alternativos en 2005, en Salzburgo.

En 1980 se celebró la primera ceremonia de estos galardones, que cinco años después pasaron a ser entregados en el Parlamento sueco, en Estocolmo. Ya totalmente reconocidos como los Nobel alternativos. Los primeros ganadores de estos premios fueron el arquictecto egipcio Hassan Fathy, quien trabajo para recuperar el adobe como materia de construcción y la ONG Plenty International, que fue creada a raíz de un devastador terremoto en Guatemala en 1976, para ayudar a la reconstrucción de las zonas afectadas del país.

Este año hay cuatro ganadores. Se reconoce el trabajo de la Defensa Civil Siria, también conocida como los Cascos Blancos. Es una organización no gubernamental cuyos voluntarios se juegan la vida para proteger a los civiles en distintas ciudades de Siria, en especial, en la devastada Alepo. La activista rusa Svetlana Gánnushkina, matemática de formación, también recogerá el premio, concedido gracias a su compromiso con los Derechos Humanos, y en particular por su labor al frente del grupo Asistencia Ciudadana (Grazhdánskoie Sodéistvie), que se dedica particularmente a defender a los inmigrantes y refugiados en Rusia.

Mozn Hassan ha sido igualmente reconocida por su activismo en pro de los derechos de las mujeres en Egipto. En junio de este año, las autoridades egipcias le impidieron viajar. Es fundadora y directora del grupo Nazra for Feminist Studies, que promueve cambios legales en Egipto para conseguir la igualdad entre hombres y mujeres. El periódico turco Cumhuriyet, que sufre la persecución del gobierno turco de Erdogan, con detención de periodistas y acoso permanente, también recibirá este año el reconocimiento a su labor en los Nobel alternativos.

Vía e imágenes| rightlivelihoodaward.org

Más información| awid.org

RELACIONADOS