Historia 


Historia de los gitanos: la Gran Redada

Inicio mi artículo del mes de Diciembre acercándome a conocer un poco más sobre la historia de un pueblo bastante desconocido desde el punto de vista histórico: el pueblo gitano. Siguiendo a la Real Academia Española de la Lengua  Española, nos encontramos con las siguientes acepciones para el significado de gitano/a:

  1. Se dice de los individuos de un pueblo originario de la India, extendido por diversos países, que mantienen en gran parte un nomadismo y ha conservado rasgos físicos y culturales propios.
  2. Propio de los gitanos, o parecido a ellos.
  3. Que tiene gracia y arte para ganarse las voluntades de otros, más como elogio y especialmente referido a una mujer.
  4. Que estafa u obra con engaño.
  5. Trapacero. Como ofensivo o discriminatorio.

En el año 2014, la RAE incorporó al diccionario como acepción al significado de gitano la palabra “ trapacero” haciendo referencia a un uso ofensivo y discriminatorio, lo que supuso el levantamiento de la Comunidad romaní contra la Real Academia para que lo eliminaran, negándose la misma a hacerlo.

Gitanos fuera de la ciudad de Berna; Grabado del siglo XV.

Gitanos fuera de la ciudad de Berna; Grabado del siglo XV.

Tras partir del significado actual, me dispongo a hacer memoria histórica de este pueblo cuyo origen sigue siendo hoy en día objeto de controversia. Los gitanos son conocidos como pueblo rom, roma o romaní. En la historia no se conservan documentos que nos indiquen su procedencia encontrándonos con numerosas leyendas sobre su origen. Aun así, en estudios lingüísticos y genéticos se sitúa a la primera civilización gitana en lo que sería actualmente India, desde donde comenzarían su “Diáspora” en torno al siglo X.  En el siglo XV se producirían los grandes movimientos de esta comunidad llegando a Europa del Este, en esos momentos convulsionada con las guerras entre bizantinos, turcos, pueblos tártaros…

Un campamento gitano cerca de Arlés. Vincent van Gogh

Un campamento gitano cerca de Arlés. Vincent van Gogh

En cuanto a su llegada a  Europa Occidental, existen numerosos grabados y una obra titulada Temoignage d’un bourgeois de Paris (Diario de un ciudadano de París) donde se documenta su llegada a Francia en el año 1427. Además, se tiene muy en cuenta la impronta lingüística para averiguar los movimientos migratorios de la comunidad romaní. En la obra se señala el aspecto mugriento y chocante de los primeros gitanos llegados al París del siglo XV. Ese aspecto les valió para comenzar a dedicarse a la magia y el espectáculo, ampliando el oficio al engaño, situación que provocó que el obispo de la ciudad les expulsase.  Esa impronta negativa de la comunidad romaní se mantendrá hasta nuestros días.

El siglo XV se puede denominar como el siglo de oro de los gitanos. Divagaban por Europa probando suerte de ciudad en ciudad siendo expulsados en ocasiones de algunas de ellas. A pesar de esto, hasta el siglo XVI no podemos hablar de persecución gitana como tal, siglo en que se extendió una ola de persecución a esta comunidad.

En relación a nuestro país, se barajan varias hipótesis sobre su vía de entrada siendo la más habitual la vía sureña por Gibraltar, relacionando el origen de los gitanos con el norte de África. Los primeros documentos que encontramos donde se habla de ciudadanos gitanos son firmados por Alfonso V el Magnánimo en el 1425. En nuestro país, los gitanos solían hacerse pasar por peregrinos cristianos para así ser acogidos por algún noble.

Retrato del marqués de la Ensenada, por Jacopo Amigoni, c. 1750, Museo del Prado.

Retrato del marqués de la Ensenada, por Jacopo Amigoni, c. 1750, Museo del Prado.

A partir del siglo XVI comienzan a aparecer en toda Europa leyes, decretos y pragmáticas contra el modo de vida de la comunidad romaní. De todos los acontecimientos de persecución a los gitanos en nuestro país, cabe destacar la conocida como la Gran Redada, también se la conoce como la Prisión General de los Gitanos. Tuvo lugar durante el reinado de Fernando VI, autorizada por él en el año 1749 aunque organizada en secreto y llevada a cabo por el archiconocido Marqués de la Ensenada, riojano, consejero de Estado en ese momento. Fue un gran estadista y cabe destacar sus ideas ilustradas aplicadas a la política.

La Gran Redada tuvo lugar el 30 de julio de 1749 de manera coordinada en todo el país con un único fin: la extinción del pueblo gitano en el reino. Anterior a esta medida, hubo durante el reinado de Felipe II y Felipe V otras dos redadas con el mismo fin.  En relación al plan trazado por Ensenada, el marqués lo organizó a través del Despacho de Guerra. El procedimiento a seguir era claro: localizar, perseguir y arrestar a los miembros de la comunidad gitana para enviarles a trabajos forzosos como a los arsenales de la Marina para reforzar la Armada Española ( recordar el cargo de secretario de Marina e Indias del Marqués ), a las minas (lugares como Almadén). A los niños y a las mujeres se les enviaba a las cárceles y a las fábricas. La separación de sexos fue una labor muy insistida desde el Estado para evitar la reproducción de la etnia.

Siguiendo las fuentes, la provincia de Sevilla sería la más densamente poblada de miembros de la comunidad gitana. Se tiene constancia del plan organizado, en la localidad hispalense de Carmona, para la detención de los gitanos siguiendo el plano de la ciudad. La cifra de gitanos capturados oscila entre los 8.000 y 9.000 en todo el reino.

En el final de la operación, se conoce una frase célebre dirigida por el marqués de la Ensenada a su consejo:

Falta lo principal, que es darles destino con que se impidan tantos daños y extinga si es posible esta generación

En los años posteriores, comenzaron las quejas en el ámbito militar sobre el coste de mantener a los gitanos como prisioneros. Se barajó la idea de la deportación a América.  Este levantamiento militar, supuso el indulto a la etnia en el año 1762 y 1763 durante el reinado de Carlos III.

¡¡ Feliz Navidad y feliz 2016 comunidad QAH!!

Bibliografía|Martínez Martínez, Manuel (2004), “Los gitanos en el reinado de Felipe II (1556-1598). El fracaso de una integración”, en Chrónica Nova, 30. Y (2012), “Los forzados de la escuadra de galeras del Mediterráneo en el siglo XVII. El caso de los gitanos”, en Revista de Historia Naval, 117. http://anatomiadelahistoria.com/2014/03/el-plan-de-extincion-de-los-gitanos-del-marques-de-la-ensenada-2

Imagen|Grabado, campamento gitano en Arlés, Marqués de la Ensenada

En QAH|Cuevas de Granada: vecindario de San Miguel, Isabel de Farnesio, la reina italiana de España

RELACIONADOS