Cultura y Sociedad 


Hipoterapia, equitación terapéutica o adaptada (II): en primera persona.

Pablo se lleva dedicando más de treinta años al mundo de la equitación. Hace tres le diagnosticaron esclerosis múltiple primaria progresiva. Entonces, se planteó el reto de realizar 14.000 km a caballo y creó la fundación RELEVA por el diagnóstico precoz de las enfermedades raras.

“Estoy afectado por una enfermedad que se denomina esclerosis múltiple primaria progresiva, una enfermedad de carácter neurológico que, por el momento, afecta fundamentalmente a mi tronco inferior teniendo extremadamente paralizada la pierna derecha y afectada la izquierda con su consecuente alteración sobre el equilibrio y atrofia muscular generalizada.

El caballo que me va a acompañar en este viaje pertenece a la yeguada Valviejo. Es un árabe, entero y de 3 años cuando empezaron a domarle.

Aunque mis limitaciones específicas aconsejarían un caballo más maduro, reeducado a mi monta, el propósito y fin que nos proponíamos requería un caballo joven, muy resistente y saludable.

pablo

Pablo montando a Abdallah

Dado que mis limitaciones físicas apenas me permiten aplicar las ayudas con las piernas, era muy importante que el caballo respondiese perfectamente a refuerzos de ayuda como la voz, las espuelas y la fusta larga de doma en sustitución de las acciones de la pierna derecha casi como se haría en una monta a la amazona.

Una de las principales cuestiones a tener en cuenta era, aunque parezca una tontería, su perfecto manejo a la mano ya que mi caminar es bastante inestable aún con dos bastones y no tendré ayuda y otra, su perfecta estabilidad a la hora de montar y desmontar ya que es uno de los momentos de mayor riesgo para mi al apenas tener capacidad para subir la pierna izquierda hasta el estribo y pasar la derecha.

Es curioso este recomenzar pero si algo ha de tener un jinete que tiene sus aptitudes mermadas es humildad, voluntad y paciencia.

Además de la doma específica existen hoy por hoy complementos que van desde sillas adaptadas a arneses de seguridad que facilitan muchas de estas cuestiones en los casos necesarios.”

“A menudo, durante todo mi proceso de reeducación en la monta, pasan por mi cabeza muchos de los jinetes que se han formado conmigo en equitación adaptada”, afirma.

Nuria es una veterinaria a la que hace unos años un accidente le cambió la vida. Ahora se dedica a ayudar a mejorar la vida de muchos pacientes con diversas enfermedades mediante la Asociación Equitación como Terapia.

“Tengo 41 años y hasta hace 8 años, tenía una vida “normal”, estaba felizmente  casada, con 2 hijos preciosos y el negocio floreciente de una Clínica Veterinaria de pequeños animales. Todo era perfecto.

Pero mi vida dio un giro de 180º cuando mi hermano Adrián tuvo un brutal accidente de moto. Nos aseguraron que no sobrevivía al accidente, la cirugía era muy agresiva para su estado y había perdido mucha sangre. Superado el peor día de mi vida, vivimos continuas reuniones médicas donde se reafirmaban en que el accidente fue muy grave y que aunque saliera de la UCI y superara el estado de coma, fallecería en la planta por su grave estado de inmovilidad; que se quedaría “vegetal” enganchado a una máquina porque nunca podría respirar por si mismo…Por lo visto no había respiro, ni descanso a nuestra desesperanza…

Nuria en una sesión

Nuria en una sesión

Y bueno, Adri no murió, no quedó vegetal y fue trabajando muy duro cada día, en sesiones de fisioterapia, de logopedia, neuropsicología, hidroterapia, hipoterapia…Y tras varios años de intensa rehabilitación volvió a aprender a tragar, a sonarse los mocos, a toser, a hablar, a caminar… y hoy lleva una vida “más o menos normal con cierta dependencia “.

Como podéis imaginar, algo así no te deja impasible y al verme sumergida en este mundo “del Daño Cerebral y de la Discapacidad” decidí dirigir mi vida y mi actividad profesional a ayudar a personas como mi hermano. Me formé profesionalmente al más alto nivel (Master Medicina UCM) y fundé La Asociación Equitación como Terapia, donde trabajamos haciendo rehabilitación a caballo. Es una terapia increíble que utiliza el caballo y el mundo ecuestre como medio rehabilitador.

A nuestra terapia asisten usuarios adultos y sobre todo infantiles, con pequeñas y  grandes limitaciones (Parálisis Cerebral Infantil, ceguera absoluta, enfermedades degenerativas, autismo, Sind. Down, esclerosis…), que mientras juegan con pelotas y aros, ríen y cantan canciones a lomos de nuestros caballos, no son conscientes de estar haciendo rehabilitación.

Y cada día esos pequeños y grandes me dan una lección de VALENTÍA, ESFUERZO y SUPERACIÓN; sus familias son merecedores de la Medalla a la DEDICACIÓN y a la ENTREGA; y las personas que cada tarde vienen de manera voluntaria y altruista a ayudarnos en nuestras terapias, merecen mi mayor RESPETO y ADMIRACIÓN.  Y ahora yo me pregunto: ¿Quién ayuda a quién?”

Yo sólo puedo agradecer a estas dos personas su colaboración en este artículo para dar a conocer un tratamiento coadyuvante en enfermedades, a veces tan graves, como las ya mencionadas.

 

Más información| Fundación RELEVA, Asociación Equitación como Terapia.

En QAH| Hipoterapia, equitación terpéutica o adaptada (I)

RELACIONADOS