Jurídico 


Hipotecas multidivisa y Tribunal Supremo

Lo que ya se conoce comúnmente como “hipoteca multidivisa” es un préstamo con garantía hipotecaria, a interés variable, en el que la moneda en la que se referencia la entrega de capital y las cuotas periódicas de amortización, es una divisa entre varias posibles. El índice de referencia sobre el que se aplica el diferencial para determinar el tipo de interés aplicable en cada periodo suele ser distinto del Euribor, en concreto suele ser el Libor.

Aunque son muchos los que han considerado que se trata de un producto “sencillo” en el que simplemente te obligas a devolver una cantidad de dinero referenciado a una moneda que no es la tuya habitual (las más conocidas han sido el yen japonés y el franco suizo), la verdadera naturaleza de este producto extraña verdaderos riesgos que deben tenerse muy en cuenta antes de suscribir este tipo de préstamos.

Hipotecas multidivisa y Tribunal Supremo

Hipotecas multidivisa y Tribunal Supremo

Así entonces, las entidades de crédito, aprovechando los tipos de cambio favorables durante las bonanzas de 2007 y 2008, ofrecieron este tipo de hipotecas sin alertar de los riesgos que implicaba la referida obligación. Y es que, además de que tu cuota mensual – o trimestral- puede verse disminuido o incrementado por una apreciación o depreciación de la moneda, el riesgo más importante implica que, de manera constante, el capital pendiente se va recalculando, lo que resulta que, en una situación desfavorable, no solo puedes no ver disminuido tu capital por la amortización sino que éste se puede ver incrementado de sobremanera.

Pues bien, la revolucionara y recentísima Sentencia del Tribunal de justicia de la Unión Europea del pasado 30 de abril de 2015 nos viene a confirmar lo que la mayoría de tribunales españoles negaban: la hipoteca con opción multidivisa es un producto derivado financiero. La consecuencia práctica de tal calificación implica que, al encuadrarse entre las previsiones del artículo 2 de la Ley de Mercado de Valores, le son exigibles a la entidad financiera la diligencia e información de los artículos 79 y siguientes de la misma ley.

El tribunal resalta la importancia de lo anterior, pues en un producto de estas características es muy importante que el cliente bancario conozca las posibles y nefastas consecuencias que puede tener sobre su cuota y sobre su capital pendiente, una variación en el tipo de interés extranjero. Conocer los verdaderos y trágicos riesgos que implica la multidivisa es primordial y básico para que el cliente pueda suscribirla con total voluntad, siendo que de lo contrario se crearía un error en el consentimiento que es susceptible de nulidad mediante una reclamación judicial.

Vía | curia.europa.eu

En QAH | Hipotecas multidivisa ¿es abusiva mi hipoteca?

Imagen | Google

 

 

RELACIONADOS