Jurídico 


Hipotecas multidivisa: ¿Es abusiva mi hipoteca?

Las hipotecas multidivisas son un producto financiero puesto de moda en plena burbuja inmobiliaria y que daba solución a los clientes que no podían permitirse una hipoteca convencional en euros. Las hipotecas en divisas son préstamos hipotecarios que se suscriben en una o varias monedas extranjeras, diferentes al euro, y que están referenciadas al tipo de interés del país de la moneda que empleemos como divisa. Esta operación nos permite variar de divisa dentro de las que hemos contratado en el préstamo, si vemos que nos interesa a o porque se paga mucho menos. Pero para el contrato de estas operaciones es requerida una diligencia y conocimientos superiores a los que ya se necesitan – que no son pocos- para firmar un crédito de hipoteca normal ya que suponen operaciones de mayor riesgo e incertidumbre.

deposito_multidivisaAsí, las entidades de crédito se aprovecharon de lo que fue el “momento de esplendor” de las multidivisas – entre 2005 y 2007 gracias al eterno tipo de interés 0 de los yenes – ofreciendo a los clientes económicamente desesperados que no podían permitirse una hipoteca en moneda nacional una solución a modo de “favor personal”: una hipoteca tomando como referencia una moneda extranjera.

Así, a modo de ejemplo, en agosto de 2008 un préstamo hipotecario medio de 150.000 euros a 30 años con Euribor más diferencial costaba al mes 880 euros, mientras que la misma calculada con el yen ascendía a tan  solo 509 euros. Para entonces, y gracias también a la persuasión del banco, suponía una oferta muy golosa para cualquier persona que necesitara el dinero y no pudiera permitirse el crédito en euros. Se firmaron cerca de 30.000 hipotecas en España vinculadas a divisas extranjeras. Pero la cosa cambió drásticamente cuando el yen (o el franco…) empezó a revalorizarse con respecto al euro, por lo que tener una hipoteca multidivisa dejó de ser la panacea.

¿Se puede reclamar?

Este tipo de producto está orientado a consumidores experimentados, ya que le exige conocer y hacer un seguimiento del tipo de interés del país en cuestión así como de la evolución de su divisa. Así pues estamos delante de otra manipulación bancaria, donde -en determinados y cada vez más casos- la deficiente información del banco respecto la naturaleza y los riesgos que entraña esta operación son motivos de reclamación judicial.

Y en la tutela judicial de este producto podemos hablar de dos tipos de consumidores afectados: los indebidamente informados precontractualmente por escrito y los sí informados, que deberán someter a la consideración de un perito financiero el análisis del documento firmado. Y así mismo queda recogido en la Ley 1/2013 de 14 de mayo, de medidas para reforzar la protección a los deudores, donde se pone acento especialmente al caso de las hipotecas multidivisas, pues resulta un asunto socialmente relevante hoy en día. Pero no ha sido la ley precisamente quien ha dado respuesta a la preocupación comunitaria de las multidivisas sino que ha sido la jurisprudencia en reiteradas y cada vez más comunes sentencias a favor de la nulidad de la hipoteca multidivisa por falta de información y por estar dirigidas a expertos en la materia. E incluso podemos ir más alla: en Sentencia de Primera Instancia nº 97 de Madrid de 4 de febrero de 2013 se concluye que “la condición de letrado o administrador de varias empresas no implica forzosamente la condición de experto en la materia”. Por tanto, sean consumidores o sean empresas quien contrataron el producto, al no ser especialmente conocedores del producto en concreto, tienen la misma solución: nulidad. Además cabe indicar que, ante los consumidores que no pueden hacer frente al pago de las cuotas vigentes, ha sido de acogida general judicial la pretensión de suspender cautelarmente el proceso de actuación hipotecaria. De esta forma la entidad no puede ejecutar la hipoteca por impago hasta que se resuelva la demanda de nulidad instada, por lo que supone una importante protección de los derechos de los consumidores.

Imagen |  Catalunya Caixa

En QAH | A propósito de las cláusulas suelo

RELACIONADOS