Neurociencia 


Hipertensión y funciones cognitivas

La Hipertensión es un factor de riesgo que causa aproximadamente el 51% de los fallecimientos por ictus y del 45% de las enfermedades coronarias del corazón. Se considera la responsable directa de 7,5 millones de fallecimientos en el año 2004, aproximadamente el 12,8% de los fallecimientos mundiales (OMS, 2012).Desde el año 1993, la hipertensión ha pasado del 11,2% al 18,5% de la población (INE, 2013). El coste directo que supuso esta enfermedad en el año 2009 en Estados Unidos, fue de 47,5 billones de dolares (NHS, 2009).La hipertensión se refiere a la alta presión sanguínea descrita como la presión sistólica (fase del latido del corazón en la que la sangre es bombeada del corazón a las arterias) > 140 mm Hg; y la presión diastólica (fase del latido del corazón en la que los músculos se relajan, permitiendo que la sangre vuelva a entrar en él) > 90 mm Hg (Johansson, 1997).
termómetro hipertensión

Una revisión de estudios de Birns y Kalra (2009) muestra que la relación entre hipertensión y funciones cognitivas es compleja. Estudios transversales encontraron relaciones variadas, muchos estudios no encontraron correlaciones entre la hipertensión y el deterioro cognitivo, o la baja presión sanguínea estaba asociada con el declive cognitivo casi tanto como la hipertensión, con una asociación en forma de “U”. La hipertensión está asociada de forma más consistente con el declive cognitivo en los estudios longitudinales. Resultados similares han sido informados por un estudio longitudinal de edad de Baltimore con 829 participantes con 50 años o más (Waldstein, Giggey, et al., 2005).

Entre los cambios cognitivos que se pueden encontrar como consecuencia de la alta presión arterial, puede ser pérdida de memoria, dificultad para encontrar palabras y pérdida del foco atencional durante las conversaciones (NIH, 2015). Cuando los déficits cognitivos se desarrollan, frecuentemente consisten en un deterioro de la atención, velocidad de procesamiento de la información y las llamadas funciones ejecutivas (que se refiere a un conjunto de habilidades entre las que se incluye la planificación, la inhibición, la flexibilidad mental, la generatividad o fluencia, la iniciación y la auto-monitorización y son necesarias para las ejecuciones con un propósito, eficaces y para las acciones no rutinarias (J.T. O’Brien et al., 2003; Verdelho et al., 2007).

Vía|

Birns, J. and Kalra, L. (2009). Cognitive function and hypertension. Journal of Human Hypertension, 23, 86-96.

Instituto Nacional de Estadística

Johansson, B., Allen-Burge, R. and Zarit, S.H. (1997). Self-reports on memory functioning in a longitudinal study of the oldest old: Relation to current, prospective, and retrospective performance. Journals of Gerontology. Series B, Psychological Sciences and Social Sciences, 52, 139-146.

National Institutes of Health síntomas cognitivos

National Institutes of Health coste directo

O’Brien, J.T., Erkinjuntti, T., Reisberg, B., et al. (2003). Vascular cognitive impairment. Lancet Neurology, 2, 89-98.

Organización Mundial de la Salud

Verdelho, A., Madureira, S., Ferro, J.M., et al. (2007). Differential impact of cerebral White matter changes, diabetes, hypertension and stroke on cognitive performance among non-disabled elderly. The LADIS study. Journal of Neurology, Neurosurgery and Psychiatry, 78, 1325-1330.

Waldstein, S.R., Giggey, P.P., Thayer, J.F. and Zonderman, A.B. (2005). Nonlinear relations of blood pressure to cognitive function: The Baltimore Longitudinal Study of Aging. Hypertension, 45, 374-379.

Imagen|Termómetro hipertensión

RELACIONADOS