Política 


Hijos del éxodo

A finales del pasado mes de enero la Oficina Europea de Policía (EUROPOL) denunciaba públicamente la desaparición de diez mil niños procedentes de zonas de conflictos como Siria o Iraq. Según la información publicada por el diario británico “The Guardian”, la mayoría de estos menores se encontrarían en manos de mafias especializadas en la trata de personas y explotación de menores.

Esta teoría encaja con las declaraciones aportadas por el Jefe de Personal de la EUROPOL, Brian Donald, quien confirma la existencia de una gran organización criminal de origen europeo que ha centrado sus objetivos en las continuas olas de refugiados que llegan al continente europeo. Donald ha afirmado que en países como Hungría o Alemania existen cárceles cuyos reclusos provienen, casi exclusivamente, de delitos de tráfico de personas pertenecientes a la actual crisis migratorias.

Según datos publicados por la propia EUROPOL, el 90% de los casos de explotación de menores responden al tipo sexual, siendo el resto sometidos a otros tipos de abusos como matrimonios forzosos (1,9%) o con la finalidad de introducirlos en organizaciones criminales contra su voluntad. Datos relativos a 2014 revelan que el 5% de las personas explotadas sexualmente a nivel mundial no superan la mayoría de edad aunque, con toda probabilidad, esta cifra es mucho mayor ya que en ocasiones es imposible determinar la edad real del explotado al carecer de documentación proveniente de su país de origen.

La Organización Internacional para las Migraciones (IOM) cifra en 4.000 el número de niños víctimas de la trata de personas cada día cuya rentabilidad económica alcanza los 10 mil millones de dólares americanos al año. La ONG Humanium habla de 3.500 menores sirios que han conseguido ser trasladados a Jordania o Iraq sin ningún tipo de colaboración por parte de sus familiares. Este desamparo responde en la mayoría de las ocasiones a que sus progenitores se encuentran fallecidos o desaparecidos en sus países. Iraq representa uno de esos países cuyas tasas de huérfanos se ha disparado en las últimas décadas por diversos motivos, desde los derivados de la dictadura de Saddam Hussein, a los causados en la guerra de 2003, el Sida o el actual conflicto que azota la región. El hecho de carecer de sus familiares más próximos deja a estos menores a merced de las ramas criminales cuyo secuestro, venta o reclutamiento con fines bélicos o terroristas está casi garantizado, aunque si bien no consiguen sus fines no dudan en asesinar al menor en cuestión.

Situación geográfica de los "Puntos Azules"

Situación geográfica de los “Puntos Azules”

Por todo ello y para garantizar un mayor control sobre los refugiados menores de edad, ACNUR y UNICEF han creado los denominados “Puntos Azules”. La propia ACNUR anuncia la implantación de estos centros con “el objetivo dar apoyo a las familias vulnerables en tránsito, y particularmente a los numerosos menores no acompañados o separados de sus familiares, que corren el riesgo de contraer enfermedades, sufrir traumas y convertirse en víctimas de violencia, explotación y trata de seres humanos”.

 La respuesta por parte de las organizaciones internacionales llega después de que se cumplan cerca de 5 años desde los inicios de los conflictos que han devastado países como Libia, Sira o Iraq. Lejos de frenarse, la ola de personas que llegan a Europa en busca de salvaguardar sus vidas frente al terror que viven en sus países parece no dejar de crecer toda vez que Washington y Moscú no parecen mostrar un compromiso serio para poner fin a las hostilidades.

Diez mil vidas se han perdido, quizás para siempre, ahora los Puntos Azules darán cobertura, tal vez un atisbo de esperanza para aquellos menores a los que les enseñaron a huir antes que ha jugar, a enterrar a sus familiares antes que a leer, lecciones que aprendieron demasiado pronto los hijos del éxodo.

Más información: EUROPOL UNODC Save of Children Humanium ACNUR

Fotografía: Portada Mapa

RELACIONADOS