Coaching Profesional, Uncategorized 


Help yourself !

 

Autoestima

¿Qué mundos tengo dentro del alma que hace tiempo vengo pidiendo medios para volar? Alfonsina Storni (Poetisa y escritora argentina)

Siempre consideré el desafío que supone nuestra propia conquista. Nos pasamos la vida buscando a quien querer, a quien amar, la búsqueda del desarrollo afectivo de manera externa y nos olvidamos de lo más importante; el comienzo de nuestra propia historia de amor.

Cuántas veces nos miramos al día y nos acariciamos, propiciándonos la mayor de las ternuras. La importancia de decirnos te quiero, una palabra de enhorabuena por los logros alcanzados ese día, una cena con buena música, una ducha con agua tibia mientras nos deleitamos en el proceso de nuestra piel. Un perdón para todo aquello que creemos que no hemos hecho adecuadamente y una palabra de ánimo porque la próxima vez lo haremos mejor, hemos aprendido…

El desarrollo de un diálogo con nuestro corazón hablándonos con cariño y ternura como si fuésemos un bebé, de esos que nos dejan sin sentido en cuanto lo vemos, con su característica fragancia  y la inocencia en la que están envueltos.

 La relación más intensa que hayamos vivido nunca es la que tenemos con nosotros mismos, lograr amarnos, aceptarnos y respetamos es uno de los procesos posiblemente más complicados al que nos enfrentemos porque no nos preparan para ello, es algo que tenemos que aprender nosotros solos con nuestras propias experiencias, liberándonos de prejuicios y bloqueos adquiridos durante nuestra transformación de niños a personas adultas. Aprendiendo a escucharnos, nuestro cuerpo habla y nos dice en cada momento lo que necesitamos, simplemente tenemos que aprender a desarrollar nuestra capacidad intuitiva, escucharla y seguirla ciegamente porque tiene respuestas para todo, inclusive para aquellas preguntas que aún no nos hemos hecho.

En el proceso de nuestra conquista tendemos a ponernos zancadillas para no establecer una relación de compromiso con nosotros mismos, lo importante es atravesarlas y no salirnos del proceso de enamoramiento en el que nos estamos sumergiendo. Nuestra propia percepción de manera natural va cambiando y de repente sentimos que el sol se posa en nuestra ventana cada día que,  la piel brilla más que nunca que se torna joven y hermosa porque desaparece la percepción del tiempo y de repente revolotean a nuestro alrededor las mariposas más bellas que hayamos visto nunca.

Cuando comenzamos a ser nosotros mismos con todas las emociones que eso conlleva, va apareciendo esa calidez del bienestar de estar a gusto con uno mismo. Las mayores cadenas son aquellas impuestas por nosotros y cuando somos conscientes y nos liberamos de ellas, nos sentiremos más fuertes, capaces de todo lo que la vida nos ofrezca, sin límites.

“El amor se convierte en infinito”

 

Hoy me voy a comprar flores, me pondré el vestido más bello que tengo y saldré a la calle y disfrutaré de la sensación de libertad que produce el desapego. Me miraré en el espejo y me diré a voces lo bella que estoy, sin buscarme ni tan siquiera un pequeño defecto porque inclusive con ellos soy maravillosa, me hacen especial, diferente y embriagadora.

Hoy me tomaré un café a solas conmigo en la terraza que más me guste porque hace un día maravilloso y está ahí afuera esperándome  para celebrar juntos las maravillas del quererse. Solo cuando comenzamos a amarnos a nosotros mismos con la mayor de las pasiones podemos comenzar a amar a los demás con ese amor puro que produce grandes vibraciones.

Hoy me prepararé una jugosa cena, especial, solo para mí y la acompañaré de una gran copa de vino, aquel que más me guste porque yo me lo merezco todo.

Hoy me escribiré un poema, recorreré la orilla del mar agasajándome con su balanceo continuo. Me conquistaré con una sonrisa ruborizada en ese cortejo inicial del enamoramiento. Me quitaré la ropa despacio amando lo que veo y lo haré solo para mí.

Cuando termine el día me abrazaré con la máxima de las energías, me besaré y me diré lo importante que soy para mí, lo maravilloso que ha sido pasar el día juntas y cerraré los ojos visualizando el de mañana porque sin duda en este proceso del amor, no me dejara indiferente.

¿Y tú, qué piensas hacer hoy por ti?

 

He escogido como colofón de este artículo un tema precioso -Viva la vida- interpretado por David Garrett, violinista alemán.

 

Vía| Eila Medina

Imagen| Pixabay

Música| YouTube

RELACIONADOS