Jurídico 


¿Hay vida después del divorcio?

Hay vida tras el divorcioA menudo nos encontramos con parejas que por razones diversas deciden poner fin a su relación sentimental de muchos o pocos años según los casos. Aparentemente es con la sentencia de divorcio con la que ven finalizado el tortuoso proceso de divorcio pero si el régimen económico que en su día eligieron es el de gananciales el asunto no queda para nada finiquitado.

Es habitual que entre las “ex – parejas” se lleguen a acuerdos “extrajudiciales” en los que de una manera más o menos cordial se reparten los bienes y las cargas, normalmente se dividen los bienes sobre todo los que tienen que ver con las cantidades monetarias y se olvidan de las cargas o en no innumerables ocasiones entre ellos mismos desconocen las cargas existentes.

Pues bien, es sorprendente cuando tras dos o tres años de estar divorciados unos de los ex – cónyuges recibe una notificación cuyo titular es “Diligencia de embargo de sueldos, salarios, pensiones y otras prestaciones económicas que percibe el cónyuge del deudor” y es ese ex – cónyuge quien debe asumir la deuda impagada normalmente contra la Seguridad Social o la Agencia Tributaria.

En un principio podría pensarse que el régimen económico quedó disuelto en su día con la sentencia de divorcio y es que todas ellas en su “fallo” reconoce que la sociedad legal de gananciales queda disuelta en virtud del Articulo 1.392.1 de nuestro Código Civil.

La realidad es muy distinta ya que cuando el ex – cónyuge, que de repente se ha convertido en deudor de una deuda cuya existencia en muchas ocasiones es absolutamente desconocida; acude a los tribunales alegando que la sociedad de gananciales quedó en su día disuelta repartiéndose los bienes y que por tanto no debe responder de la cuantía que se le reclama, en ninguna ocasión encuentran el respaldo judicial que les sería deseado.

La cuestión está en determinar en qué momento surgió la deuda que se está reclamando, si la deuda surgió estando vigente la sociedad de gananciales y tras obtener la sentencia de divorcio no se procedió a realizar la liquidación de la sociedad de gananciales o se realizó “como de andar por casa” sin atar flecos que quedan sueltos poco puede hacer la parte a la que se reclama la deuda pudiéndose alcanzar bienes privativos de la misma, siendo entonces una responsabilidad “ultra vires”.

La confianza de tantos años desaparece

La confianza de tantos años desaparece

En conclusión, aunque se intente llegar a un acuerdo tras obtener la sentencia de divorcio sobre cómo repartir los bienes y demás es necesario que el mismo sea claro e incluso si no se está absolutamente seguro de las cargas que pueden existir iniciar labores de averiguación sobre la existencia de las mismas si queremos tener “vida tras el divorcio”.

 

 

Vía| TirantOnline

Imagen| Laconfianzadetantosañosdesaparece,  Hayvidatraseldivorcio

RELACIONADOS