Historia 


Hatshepsut: una reina-faraón imborrable en la Historia

A lo largo de la Historia, nos hemos encontrado con numerosas mujeres que han pasado a nuestra historia por diversas razones, entre ellas destacan por ejemplo: Marie Curie, Rose Bertin, Irena Sendler, etc. Sin embargo, en el Antiguo Egipto destaca una mujer que no tuvo miedo a las civilizaciones exteriores ni a los esfuerzos políticos ni económicos, además destaca por una obra megalómana,  el majestuoso templo de Deir el-Bahari, situado en la orilla oeste de Tebas. Todo esto lleva a decir, que fue una reina en Egipto, ostentando el título de faraón.

descarga

Escultura de la reina Hatshepsut.

Hatshepsut (1507 a.C.-1456 a.C.) provenía de la dinastía XVII, hija de Tutmosis I  y de la esposa real, la reina Ah-Més Ta-Sherit. Su matrimonio, aunque hoy en día parezca remoto, fue con su hermano Tutmosis II, en la historia era muy común casarse entre hermanos para mantener la pureza en la sangre . A la muerte de su cónyuge, Hatshepsut asumió la regencia del futuro Tutmosis III (un hijo de Tutmosis fuera del matrimonio), y más tarde se coronó como reina. Este suceso, de tener a una mujer en lo más alto de la jerarquía faraónica fue un tanto rechazado por sus propios contemporáneos o coetáneos, tanto el pueblo como los sacerdotes religiosos desestimaban esta idea.

Debido a los problemas citados anteriormente, la inteligencia, la pronta madurez y la ambición hicieron que se convirtiera en una majestuosa reina. Sus obras políticas, comerciales y arquitectónicas no corrieron a cargo solo de ella, sino también de un personaje clave en su vida, Sen en Mut. Este fiel seguidor y preceptor tuvo mucho que ver en este asunto. Su verdadera profesión era arquitecto, aunque también se encargaba de temas relacionados con la administración. Este personaje fue tan importante que tuvo verdaderos privilegios, sin tener en cuenta que provenía de una familia modesta. Sen en Mut dirigió espectaculares trabajos arquitectónicos por todo Egipto, especialmente en Tebas y Karnak, pero la obra que le alzó al olimpo histórico fue Deir el Bahari: un templo funerario incrustado en la roca, formado por terrazas y rampas, que aún hoy puede contemplarse en todo su esplendor.

DeirelBahri

La obra megalómana, el templo Deir el Bahari, edificado por Sen en Mut.

Alejándonos de las espectaculares obras arquitectónicas, la reina hizo verdaderas e importantes relaciones comerciales con una región, el país del Punt.  Con estas expediciones, los agentes comerciales egipcios y mercaderes trajeron numerosas especias,  madera y otros preciados artilugios inhóspitos en el Antiguo Egipto. Aunque hasta día de hoy el país de Punt no ha podido ser localizado con certeza, posiblemente pudiera haber estado situado en la costa africana del océano Indico (Somalía, Eritrea). En el templo de Deir el Bahari, en textos jeroglíficos encontramos textos que muestran este intercambio comercial:

“Exploraré las rutas hacia Punt, descubriré los caminos hacia las terrazas de mirra, tras guiar a la tropa por mar y tierra para traer maravillas de la Tierra de dios para este dios que ha creado sus perfecciones…”

“Traen muchas maravillas y toda clase de productos típicos de la Tierra de dios a por los que tu majestad les envió: montones de terrones de mirra y árboles de mirra fresca con cepellón, plantados en el patio de ceremonias para ser vistos por todos los dioses…”

El camino de la gran reina llegó a su fin debido a dos razones claves, uno con la muerte de su mano derecha y probablemente su compañero sentimental, Sen en Mut, y la otra con Tutmosis III, quien debido a su mayoría de edad quería coronarse como faraón. Se habla de que fue el odio, la envidia y los celos de Tutmosis III hacia Hatshepsut fueron tantos que quiso borrarla de la historia eliminando textos donde aparecía su nombre y apropiándose de hechos de ella, aunque pudo ser una maniobra para legitimar su acceso al trono.  La muerte de la reina hoy no se conoce, pero si es sabido que tuvo un recorrido en sus 22 años de poder bastante satisfactorio, con un legado muy importante y que merece la pena conocer más en detalle.

 

Vía| Tendencias21,    MuyInteresante,   ElImparcial

Más información| DESROCHES NOBLECOURT, CHRISTIANE, Hatshepsut: La reina misteriosa, Ed: Edhasa, 2009

Imagen| Templo Deir el Bahari  Estatua de Hatshepsut

En QAH| Cleopatra VII: La última reina del Antiguo Egipto. Antecedentes (I)La muerte en el Egipto Faraónico (I): El mundo de las creenciasCuriosidades Históricas: ¿Qué animales eran domésticos en el Antiguo Egipto?

RELACIONADOS