Coaching Profesional 


Hablar en público

 

A veces, los profesionales de la rama técnica descuidan su lenguaje, centrándose en los números. Sin embargo, es de vital importancia para un ingeniero -o un científico, es decir, para un técnico- expresarse correctamente. Y no sólo hablar con corrección, sin cometer errores ortográficos o gramaticales, sino hacerlo de forma fluida, con continuidad e intentando que quien nos escucha se interese y preste atención al tema tratado.

El profesor González-Alorda, ejemplo de buen orador

El profesor González-Alorda, ejemplo de buen orador

El experto Fernando Ávila comienza uno de sus vídeos sobre técnicas para hablar bien en público diciendo que “Si sabes, pero no sabes explicar adecuadamente lo que sabes, es como si no supieras”. Y ésta es una frase realmente certera. Al igual que muchas de las que el profesor de ISEM Fashion Business School y del IE, Álvaro González-Alorda, extiende en sus conferencias por todo el mundo. A continuación se exponen unos cuantos puntos que deberíamos tener en cuenta a la hora de hablar bien en público:

Habla de lo que conozcas. No intentes dar lecciones sobre temas que no dominas. Te arriesgas a que alguien en el público conozca sobre el asunto más datos que tú y te ponga en un aprieto con un comentario o una pregunta.

Prepara muy bien aquello sobre lo que quieres hablar. Determina por dónde vas a empezar, supuestos de los que partes; del mismo modo, estructura con guiones los puntos importantes e intenta tenerlos en una cuartilla para que te sirva de apoyo sin en algún momento (no deberías) pierdes el hilo.

Descansa antes de hablar. Si es por la mañana, duerme bien por la noche. Si es por la tarde, intenta no estar demasiado ajetreado esa mañana. Ve bien desayunado o bien comido. Y bien hidratado; intenta tener una botellita de agua por si te da tos durante la exposición.

No trates de aprenderte un texto de memoria y soltarlo como un papagayo. Teniendo bien claros los conceptos, en la medida de lo posible, intenta utilizar una forma fluida de lenguaje que no tiene por qué estar reñida con el uso de palabras técnicas. Si tu perorata es atractiva, si cambias el tono de voz y realizas preguntas cada cierto tiempo, te aseguras que una gran parte del público está atendiendo.

Cuando sea necesario, ayúdate de una presentación. Pero hazlo con cuidado: no tires de tópicos ni hagas un Powerpoint estándar, con mucho texto y pocas imágenes. Que tu presentación sea dinámica, que atraiga. Programas como Prezi te pueden ayudar a ello.

– Aunque parezca algo sin importancia, cuida tu imagen personal. Que tu vestimenta esté acorde con el foro en el que te encuentras. No desentones, es una forma más de ganarte la atención del público.

Éstas son algunas recomendaciones. Ni son todas las que están, ni están todas las que son. La experiencia y el paso del tiempo poco a poco van curtiendo a cada “locutor/a” en aquello sobre lo que tiene que hablar.

 

Vía| Universidad de Zaragoza

Imagen| Álvaro González-Alorda

En QAH| ¿Tienes pánico a hablar en público?

RELACIONADOS