Cultura y Sociedad, Patrimonio 


¿Había rascacielos en Roma?

insulaLos grandes edificios de las grandes ciudades de hoy en día, atestados de gente, no son tan modernos como se puede pensar. Hacia el siglo IV a.C. las grandes urbes como Roma habían alcanzado un nivel de población tan elevado que fue necesaria la construcción de altos edificios para dar cobijo a tanta gente. Eran los llamados insulae, cuya construcción se hizo habitual. En el siglo I a.C. el arquitecto Marco Vitruvio Polión recogió en uno de sus trabajos la naturaleza de los insulae:

“Analizando la importancia de Roma y del ilimitado número de ciudadanos, es estrictamente necesario proporcionar viviendas a todos ellos. Por tanto la necesidad ha llevado a los romanos a construir edificios altos.  Con el uso de piedra, mampostería y ladrillo pueden levantarse edificios altos con numerosas habitaciones para que los habitantes de Roma puedan contar con una habitación”

¿Cómo se construían los edificios en época romana?

Restos de un edificio de varias alturas en Herculano.

Restos de un edificio de varias alturas en Herculano.

Pero no era tan bonito como puede parecer. Los insule eran ratoneras que con frecuencia se derrumbaban o eran comidas por las llamas. La causa principal de estos “accidentes” era la precaria elaboración de los edificios, generalmente construidos con madera y adobe. A partir de los restos de edificios de época romana encontrados en ciudades como Pompeya y Ostia, generalmente los insulae se levantaban sobre panaderías, tabernas, lavanderías y todo tipo de negocios. Se accedía a ellos a través de escaleras de madera que daban directamente a la calle.

Los edificios más lujosos tenían tuberías que transportaban el agua de las cañerías públicas a todas las habitaciones, pero por lo general estas insulae no contaban con agua y ésta se conseguía de las fuentes públicas cercanas a partir de cubos llenos que se transportaban escaleras arriba.

¿Cuántas alturas llegaron a tener las insulae?

la insulae.Por desgracia, no contamos con fuentes escritas de la época que nos aporte detalles sobre este aspecto. El registro arqueológico de la ciudad de Herculano, sepultada por un manto de ceniza al igual que Pompeya en el año 79 d.C., nos ha mostrado lo que podía ser una insulae de la época con 12 metros de altura, aunque los estudios arquitectónicos vislumbran que probablemente fuera más elevado. Por otro lado, una carta encontrada en la ciudad egipcia de Hermópolis estaba dirigida a la ciudad de Roma, concretamente a la 7ª planta (¡séptima!) de un edificio. Tras el incendio de Nerón en el 64 d.C., éste restringió la construcción de nuevos apartamentos más altos de 21 metros, lo que vendría a ser unos 6 pisos para albergar a unas 400 personas.

A partir del siglo II d.C., con Trajano, los edificios redujeron aun más su altura hasta los 18 metros, y se mejoró además el material de construcción, generalizándose el cemento. De este modo, se redujeron los incendios. Tras la caída del Imperio Romano, la presión demográfica descendió considerablemente en las ciudades de la Antigua Roma y los insulae dejaron de construirse hasta la plena Edad Media, cuando los edificios de gran altura comenzaron a poblar las urbes. Y desde entonces se ha desembocado en grandes hitos como las Torres Gemelas, las Torres Kyo o las Torres Petronas.

Más información| Peter James and Nick Thorpe. Ancient Inventions.

Imagen| Circolo dei Saggi, Wikipedia y Los lugares tienen memoria

RELACIONADOS