Cultura y Sociedad, Patrimonio 


H.R. Giger, arte más allá del cine

Giger en el "Giger Bar" en Chur, Suiza.

Giger en el “Giger Bar” en Chur, Suiza.

El pasado 12 de mayo leíamos, con gran pesadumbre, la noticia de que el gran H. R. Giger había fallecido en su casa a sus 74 años de edad. En pocas horas internet se llenó de lamentaciones e imágenes recordatorias de su trabajo entre las que se podían reconocer muchos de sus grandes trabajos. Entre ellos, no podía faltar la genial figura del “Alien”, el protagonista del film con el mismo nombre y gracias al que consiguió ganar un Oscar en 1980. No cabe ninguna duda de que Hans Ruedi Giger (Suiza, 1940) ha dejado una huella profunda en el mundo del arte, sobre todo dentro de la cinematografía.

Como diseñador, pintor y escultor, Giger encarna el concepto de artista multidisciplinar en todas sus facetas, y por lo tanto, acercarse a la significación de sus obras no es tarea fácil. Todos sus diseños poseen ese sello personal que los hace reconocibles; aún así, su estética se ha venido definiendo dentro de los parámetros del surrealismo y del realismo fantástico. Cabe añadir el toque erótico que, explícito o no, siempre aparece en sus obras. Un juego de formas sugerentes que se esconden entre paisajes verdaderamente terroríficos.

Necronomicon IV

Necronomicon IV

Probablemente fueron todas estas características unidas lo que hicieron que Ridley Scott, el famoso cineasta, decidiera que la imagen perfecta para el protagonista de su película fuera la de “Necronomicon IV”, que descubrió mientras ojeaba un libro recopilatorio del artista. Pero la experiencia de Giger en el cine venía de atrás. En 1967 y gracias a su pareja, la actriz Li Tobler, comenzó a adentrarse poco a poco en el cine, aunque siempre creando diseños desde sus elementos: el papel y la escultura. Así, creará “Birth Machine” una de sus más famosas esculturas.

Cabe destacar también los diseños de escenarios para Dune (1976) la cual iba a ser dirigida por Alejandro Jodorowsky, y que iba a contar con la participación de otro conocido ilustrador, Moebius; pero finalmente, no se pudo llegar a realizar. Para este proyecto fue recomendado por Salvador Dalí. Entre Dalí y Giger existía una mutua admiración que ha quedado constatada en algunas composiciones. Entre otras colaboraciones en películas, además de la saga Alien, destaca Poltergeist II (1986) o Species (1995).

Diseño para la película Dune.

Diseño para la película Dune.

Se le considera el creador de una estética de personajes “Biomecanoides”. Figuras mitad humanas, mitad tecnológicas, que parecen evocar una sociedad futurista donde los límites entre humanos y máquinas han quedado difuminados. Exoesqueletos, cables, cristales o fuselajes enredados dan lugar a una textura única lograda a través del dominio de la técnica del aerógrafo.

Cine, pintura y escultura fueron las disciplinas donde mejor aplicó sus ideas. Aún así, su formación como diseñador industrial le permitió llevar a cabo trabajos en diferentes campos: desde portadas de discos, mobiliario, un batmóvil, o incluso un micrófono para un famoso grupo de música.

Con un repertorio de referentes tales como los dibujos de Jean Cocteau, los paisajes expresionistas de Alfred Kubin o la mitología de Lovecraft, el arte de H.R. Giger traspasa óleos, esculturas o pantallas… Desde QAH queremos rendirle un merecido homenaje a H.R. Giger, el genio y creador de muchas de nuestras pesadillas.

li

Vía| HR Giger Museum

Más información| Official Website  Aullidos.com  ElUniverso

Imagen| Giger Bar  NecronomiconIV  Dune Li

RELACIONADOS