Patrimonio 


Gustav Klimt y las pinturas para la Universidad de Viena

A principios del siglo XX, Gustav Klimt (1862-1918) alcanzó cierta notoriedad escandalosa atendiendo un encargo de la Universidad de Viena. Corría el año 1894 cuando el austríaco y su socio, Franz Matsch, accedieron a realizar varias pinturas para el techo del Aula Magna con representaciones de las cuatro Facultades: teología, filosofía, derecho y medicina. A Klimt le encomendaron la Filosofía, la Medicina y la Jurisprudencia.

La Filosofía (Gustav Klimt, 1901-1907)

La Filosofía (Gustav Klimt, 1901-1907)

Los tres paneles, que se expusieron entre 1900 y 1905, fueron rechazados por la Universidad y por los críticos, que acusaron al artista de realizar pinturas obscenas y de no respetar los valores propios de una institución académica. Klimt, lejos de presentar obras solemnes e historicistas, pobló las pinturas de cuerpos desnudos, figuras moribundas y referencias a un mundo oscuro, subterráneo e infernal.

La Medicina (Gustav Klimt, 1901-1907)

La Medicina (Gustav Klimt, 1901-1907)

La Filosofía está dominada por un hueco vacío, con un rostro nublado, y la mitad de la escena llena de personajes desnudos y esqueléticos. Hay una fuerte influencia simbolista y una huella clara de Rodin y sus Puertas del Infierno en la ruptura de los límites pictóricos de la obra. Klimt ofrece una visión del universo similar a la del filósofo alemán Schopenhauer: el mundo como una corriente imparable de energía que no cesa jamás en su movimiento. 

En el panel de la Medicina hay de nuevo un espacio vacío que separa a las figuras humanas en dos orillas de un mismo río. En primer plano hay una sacerdotisa con serpientes: es Higía, la diosa de la curación y la sanidad. Las mujeres están desnudas, rodeadas por su cabello, elemento que mezcla simbolismo y erotismo. Hay una clara representación de la enfermedad, lo que remarca la relación entre la vida y la muerte que se aprecia en la obra. 

La Jurisprudencia (Gustav Klimt, 1901-1907)

La Jurisprudencia (Gustav Klimt, 1901-1907)

La Jurisprudencia tiene un enfoque totalmente diferente a las pinturas anteriores. Cuando la Universidad rechazó las obras de Klimt, éste recompuso el panel, que en un principio se situaba en el cielo, para trasladarlo a un mundo infernal. Hay una visión siniestra de la Justicia, con un anciano esquelético y cabizbajo, personajes encapsulados y mujeres que actúan como fuerza castradora del hombre.

Cansado de las críticas recibidas por su obra, pintó El pez dorado (1901-1902), una imagen que representa una mujer desnuda de espaldas y que dedicó a sus detractores. No haría ningún encargo más para instituciones. Se dedicó a trabajar para la Secesión vienesa.

Vía| NÉRET, Gilles. Gustav Klimt: 1862-1918. Colonia, Taschen, 2007

Más información| La destrucción creadora

Imagen| El pez dorado , Filosofía , Medicina , Jurisprudencia

RELACIONADOS