Historia 


Grandes filósofos de la historia: Platón

Lo que a continuación se presenta es una serie en la que abordaré la figura de los principales filósofos que la historia nos ha brindado. Como es lógico, no pueden estar todos, pero lo que sí os aseguro es que todos aquellos que aparezcan han marcado un antes y un después en la historia del pensamiento humano.

Busto de Platón

Busto de Platón

Como es posible observar en el mismo título, el autor que abordaremos en el presente artículo es Platón. Como todos vosotros sabréis, con anterioridad a Platón existieron grandes figuras dentro de la filosofía, pero dada la imposibilidad de abordar todos los autores, me he decantado por Platón, ya que la influencia que posteriormente ha tenido en el desarrollo del pensamiento de la humanidad le aportan una enorme importancia.

Para comprender la figura de cualquier filosofo, artista o literato es necesario conocer el contexto histórico en el que realizó su labor. En el caso que nos ocupa, Platón vivió en la Grecia del siglo V a.C., concretamente en Atenas. Algo que es necesario mencionar para comprender el mundo griego clásico es que no era un todo homogéneo, sino que estaba formado por diferentes ciudades estado (Poleis), las cuales eran independientes, con un gobierno propio. Si bien es cierta esta independencia de la que hablamos, también lo es la unión real que existía entre las mismas, ya que compartían lengua y muchos aspectos culturales, lo cual les hacía sentirse griegos frente a un mundo bárbaro. De entre todas las poleis que existieron, debemos desatacar las dos principales: Atenas y Esparta, que mantuvieron una larga pugna por ser la principal ciudad-estado del mundo griego. Atenas y Esparta tenían dos concepciones bien diferentes de gobierno, de sociedad, de cultura, etc. A modo de resumen, diremos que en Atenas es donde floreció el germen de lo que hoy en día conocemos como democracia, apareciendo la hoy en día tan utilizada figura del ciudadano, sustituyendo la hasta entonces tan común palabra de súbdito. La cultura espartana era, ante todo, militar, ya que estaba totalmente orientada a la guerra. La población era educada de una forma militar, teniendo fama los guerreros espartanos de ser los mejores de toda Grecia. Hay que recordar que la relación entre las diferentes ciudades estado griegas no siempre fue pacífica y la Guerra del Peloponeso, en la que que Esparta y Atenas se disputaron el poder del mundo griego, es un claro ejemplo de ello. Como hemos mencionado al comienzo, Platón fue un ciudadano de Atenas, aunque como posteriormente repetiremos, fue un completo detractor de la hoy tan valorada democracia.

Tras esta pequeña introducción al contexto histórico griego, a continuación presentaré la figura de Platón y unos esbozos de su teoría filosófica. Como ya hemos dicho con anterioridad, Platón vivió en la Atenas del siglo V, momento en el que Pericles está instaurando los principios de la democracia en la actual capital griega. No podemos entender la figura de Platón sin entender a Socrates. Sin profundizar demasiado, diremos que Socrates fue el maestro de Platón y su filosofía se puede entender mediante su tan conocida frase: “Solo se que no se nada”. La mayéutica socrática se basa en que todos tenemos en nuestro interior la verdad, la cual se descubre mediante la dialéctica y las preguntas adecuadas. Lo cierto es que Sócrates fue sentenciado a muerte por el gobierno democrático de Atenas, lo cual propició un eterno odio de Platón hacia este sistema político instaurado en Atenas.

Ilustración del Mito de la Caverna

Ilustración del Mito de la Caverna

Para comprender la filosofía platónica es necesario conocer que su concepción del mundo era dualista, dualismo ontológico. Para nuestro filosofo ateniense, la realidad estaba dividida en el mundo físico y el mundo de las ideas. Entendemos mundo físico como aquello que nuestros sentidos son capaces de interpretar, lo cual para Platón es imperfecto e impuro. Por otro lado tenemos el mundo de las ideas, la esencia de todo aquello que nuestros sentidos nos transmiten a través del mundo físico, el cual es perfecto, pero pocos llegan a darse cuenta de esto. Como muchos de vosotros sabréis, esto es explicado por Platón mediante su famoso “Mito de la Caverna”, el cual no explicaré aquí por no alargar demasiado el asunto, pero que es simple y llanamente uno de los pilares de la filosofía de Platón, así como de muchos seguidores que vinieron tras él. A pesar de no ser algo usual, para comprender el mito de la caverna desde un punto de vista más actual, os recomiendo la película Matrix, donde se puede ver una adaptación a los tiempos modernos de todo aquello que Platón pretende transmitir a través de su mito.

Una vez comprendida esta concepción dualística de la realidad, la cual ha sido la fuente de inspiración de muchos después, incluyendo el propio Cristianismo, estamos en disposición de comprender lo que es el principal objetivo del pensamiento platónico: el Estado Ideal. Para comprender esto hay que tener en cuenta que el dualismo de la realidad, Platón también lo aplica al propio individuo, el cual está dividido en cuerpo (mundo físico) y alma (mundo de las ideas). Este alma, está dividida en tres partes, que tienen diferente importancia en cada individuo dependiendo del tipo de persona que se sea. Por un lado, tenemos la parte del “apetito” del alma, por otro el “espíritu” y para finalizar la “razón”. Dependiendo de lo poderosa que sea cada parte del alma en cada individuo, la función de cada uno será diferente. En el Estado Ideal de Platón, aquellos dominados por el “apetito” deberán ser los labradores y artesanos, es decir, aquellos que provean a la ciudad de todo aquello que necesite. Por otro lado, aquellos que posean un alma dominada por el espíritu serán los guerreros encargados de proteger la ciudad de los posibles problemas que la acechen. Por último, tenemos la figura más importante de la ciudad de Platón, la figura del gobernante, con un alma donde la razón sea predominante. Estos son los filósofos, los encargados de gobernar la ciudad de forma justa, usando la razón. El principal objetivo del Estado Ideal platónico es la felicidad, que vendría dada porque cada individuo está colaborando al bien y al progreso de la ciudad, donde cada cual cumpliría su función.

A sabiendas de que esto no es más que un breve esbozo de las principales teorías expuestas por Platón, considero que es la base del pensamiento occidental posterior, ya que no podemos entender la cultura occidental sin entender a la filosofía platónica. Mucho más se podría decir acerca de la figura de Platón pero os invito a que profundicéis en su pensamiento, ya que es una de las joyas del mundo antiguo que ha tenido un eco en la historia el cual, todavía hoy, es escuchado.

Vía|Ross, W. D. (1993). Teoría de las Ideas de Platón. Madrid: Cátedra. Robin, León (2009). Platon. PUF. París.

Imagen| Platón; Mito de la Caverna

En QAH| Platón y su teoría de sus Ideas; La educación política (II): ¿Qué podemos aprender de la República platónica?; El mito de la caverna: los dos mundos de Platón; Platónicas latomías

RELACIONADOS