Derecho Mercantil, Jurídico 


Google y servicios vinculados a examen: ¿Quiebran la competencia?

Google a examenA Google se le está acabando el tiempo y todo apunta a que al igual que pasara con Microsoft acabará entrando en una batalla legal de muy alto coste. Con motivo de las críticas recibidas por parte de sus competidores, desde 2010 la Comisión Europea y la FTC (Federal Trade Comission) en América, empezaron a investigar sus prácticas de búsqueda. Los rivales señalan que Google anula todo tipo de competencia limitando el contenido de sus búsquedas y ofreciendo una clasificación de los resultados de búsqueda que supone una vinculación con otros servicios. Junto a estas críticas, también se han levantado voces que aseguran que las críticas son una forma de usar el derecho de la competencia para castigar el merecido logro empresarial de Google, y que solo terminarían perjudicando a los consumidores, los cuales el derecho de la competencia trata de proteger. En este artículo nos vamos a quedar en el análisis de la vinculación, aunque cabe mencionar que Google también está siendo investigada porque al parece ha transferido información de sus clientes anunciantes a rivales de estos.

Google es para internet lo que Microsoft Windows era para los ordenadores personales; y es que para la mayoría de los internautas Google supone la puerta de entrada a Internet a la hora de realizar cualquier búsqueda de tipo general. Google ofrece respuestas a la búsqueda de determinadas entradas y las ordena según la relevancia para el usuario. El motor de búsqueda utilizado se vale de dos mecanismos conocidos como algoritmos: un algoritmo de búsqueda y otro algoritmo de clasificación. Tales algoritmos secretos son propiedad de Google y permiten escanear la red en búsqueda de resultados relevantes y presentarlos de forma organizada. El secreto de los algoritmos tiene que ver con la forma de presentar esos resultados de búsqueda, lo cual está condicionado a consideraciones subjetivas de la empresa.

Google se le presume una posición dominante caracterizada por la nota de independencia frente a las presiones competitivas del entorno y con capacidad para atacar el proceso competitivo. La Comisión Europea considera como primera indicación útil para determinar la posición de dominio: “la cuota de mercado; al respecto los diferentes análisis indican que Google detenta una cuota de mercado superior al 60% en el sector de las búsquedas a nivel mundial, y una cuota entre el 90% y el 95% en Europa. Es una cuota de mercado que no permite margen a la competencia representada básicamente por “Bing” de Microsoft y “Yahoo”. En un segundo lugar las barreras de entrada y de expansión en el mercado, son otro elemento que la Comisión va a examinar para determinar la posición dominante por parte de Google. Estas barreras se expresan en los elevados costes que supone lanzar al mercado un sistema de búsqueda general en internet, y una vez se consiga ese motor de búsqueda adquirir cierta escala para poder desarrollar una competencia efectiva. Por consiguiente, teniendo en cuenta la cuota de mercado y las barreras al mismo, que un competidor pueda realizar una competencia efectiva y por tanto ser una alternativa real para los consumidores, es algo extremadamente difícil, arriesgado y costoso en términos de tiempo y dinero.

No obstante, asumir la posición de dominio de Google no implica per se traspasar la legalidad, pues la empresa en cuestión “tiene derecho a competir basándose en sus meritos” aún cuando estos le confieran esa situación. No obstante, asumida esta posición de dominio, nace sobre éste “la responsabilidad de proteger con su comportamiento la competencia efectiva en el mercado”. Es aquí cuando surge el problema, puesto que la posición de garante que debe tener Google queda cuestionada cuando se examinan sus controvertidas prácticas de vinculación. Tales prácticas consisten en introducir en sus servicio de búsquedas, sus servicios de traducción: “Google Translate”, su plataforma de almacenamiento de videos “Youtube” e imágenes “Google Imágenes”, de cartografía “Google Maps” y de comparar precios “Google shopping “entre otros varios.

Ante búsquedas determinadas el buscador a través de un algoritmo de búsqueda rastrea la web para ofrecer resultados relevantes y aparentemente neutrales. Seguidamente por medio del algoritmo de clasificación, ordena dichos resultados de manera neutral para mostrarlos de forma útil  para el usuario por medio de una clasificación determinada. El problema nace cuando para ofrecer los resultados, en los primeros puestos de la clasificación y de manera destacada frente al resto de resultados, el buscador muestra sus servicios vinculados (Youtube, Google maps,…) tanto en los resultados de búsqueda como en una índice superior para que se utilicen tales servicios asociados. El hecho de que Google tenga una posición de dominio en el mercado de las búsquedas generales por internet, implica que la adhesión a su servicio básico (herramienta de búsqueda) de servicios adicionales diferenciados y existentes de forma aislada que compiten de hecho en el mercado, suponga extender su dominio a los mercados de los productos vinculados causando una quiebra de la normal competencia en éstos; la vinculación proporciona al producto vinculado una fuerza para ser elegido por los usuarios por razón de su vinculación y no por razón de sus cualidades. La posibilidad de ser vistos y elegibles de otros resultados de búsqueda se dificulta y a la vez ocasiona que la rivalidad empresarial disminuya y se perjudique la competencia en base al mérito.

Admitir que los usuarios de Google prefieren por defecto servicios vinculados, es algo difícil de demostrar, y aunque fuera cierto no sería válido para justificar que se destaquen estos sobre los demás servicios. Así mismo, justificar la vinculación en los beneficios para los usuarios no compensaría los daños en el proceso competitivo. Google debería pensar en alterar el algoritmo para que a la vez que ofrece resultados relevantes no perjudique a la competencia de otros sistemas, ya sean de almacenamiento de videos, cartografía u otros servicios. Si finalmente es se inicia un procedimiento sancionador, éste podría terminar en una multa que alcanzaría un 10% de sus beneficios.

Vía | Bork, R.H. & Sidak, J. G.; What does the chicago school teach about internet search and the antitrust treatment of Google, Survival of the biggest; The Economist December 1st-7th 2012

Más Información | EU gives Google anti-trust ultimatum

Imagen | Europa avisa a Google: No todo vale

En QAH | Google Currents: Produce contenido para tablets y smartphones

En Youtube | FTC: No hay pruebas en contra de Google

RELACIONADOS