Cultura y Sociedad 


Giordano Bruno y la sociedad de la información

El Arte de la Memoria de Bruno

El Arte de la Memoria de Bruno

La vida de los actores de teatro en el siglo XVI no era nada fácil y, sin embargo, muy exigente en el plano intelectual; las obras rara vez se representaban más de dos veces seguidas, por lo que los actores, si querían comer, debían que tener un extenso repertorio. Es lógico que, en tales circunstancias, el actor William Shakespeare quedara deslumbrado a sus veinte años cuando conoció en Londres a Giordano Bruno y sus técnicas para desarrollar la memoria. Atraído por el aprendizaje del “arte iconográfico de la memoria” de Bruno, el luego autor teatral también resultaría influido por el estilo literario dialogado de sus obras científicas.

Más allá de esta contribución de Bruno a la cultura, en el ámbito de la ciencia su influencia fue aún mayor. Uno de sus adeptos más significativos, Leibniz, creador junto con Newton del cálculo infinitesimal, consiguió transmitir su método —mientras que el de Newton permanece ignoto— gracias al sistema simbólico de notación que le había enseñado Bruno. Según su biógrafo Michael White, el concepto “experimentos con el pensamiento” que Bruno había desarrollado y popularizado a partir de 1580 con su “arte de la memoria”, pasó a ser indispensable para la física de principios del siglo XX; la mecánica cuántica puso patas arriba la ciencia clásica gracias a un nuevo modo de pensar que fusionaba las matemáticas puras con las imágenes visuales.

WindowsPero la influencia de Bruno ha llegado a envolver la Sociedad de la Información de nuestros días. La visión de la lógica icónica de Bruno es utilizada por todos los usuarios de ordenadores.

Karl Popper

Karl Popper

Windows no es otra cosa que un conjunto de imágenes relacionadas lógicamente. Gracias a esa manera lógica de pensar, Bruno pudo despojar de matemáticas al modelo copernicano y explicarlo mediante imágenes de fácil comprensión.

Giordano Bruno se adelantó tres siglos y medio a Karl Popper al escribir: “El que desea filosofar primero debe dudar de todas las cosas”, lo que finalmente le costó la vida. Filósofo, científico, erudito y místico, nació en Nápoles el 1548 y murió en la hoguera de la Inquisición romana un jueves festivo, el 19 de febrero de 1600, convertido en el primer mártir de la libertad de pensamiento. Había preferido, según su propio testimonio, una muerte valerosa a una vida sumisa.

 

* Twitter| @jbanegasn
* Más información| España, más allá de lo conseguido, Canal Youtube de Jesús BanegasPrograma radio “Viaje a Serendipia” y Programa radio “Giordano Bruno y su asombroso legado”
* En QAH| Otros artículos de Jesús Banegas
* Imágenes| Portada artículo escultura de Giordano BrunoWindowsEl Arte de la Memoria de Bruno y Karl Popper

RELACIONADOS